Opinión 

Sin disimulos

Carola, como siempre, aguda, con su lenguaje irónico y sarcástico, dice mucho en pocas palabras.
¿Qué dijo el presidente norteamericano cuando se enteró que su propuesta de condenar a Cuba a 60 años más de bloqueo? “¿Me derrotaron en la ONU y cuatro gatos votaron contra el bloqueo que desde hace 60 años le impusimos a Cuba? Ahora van a ver lo que es bloqueo, no sólo será ahora Cuba, sino Venezuela y Nicaragua y que se prepare Bolivia”, tronó Donald Trump desde la Casa Blanca al saber su derrota.

Carola Chávez                                                                                                              Especial de la autora para la Revista Caracola

El mismo día que en la ONU votaron todos los países menos dos a favor de una resolución que exige -palabras al viento- levantar el bloqueo de EEUU a Cuba; los EEUU sacaron la lengua ¡chusma, chusma, chusma! y anunciaron nuevas sanciones contra –¡adivinen!– Cuba, Nicaragua y Venezuela, calificándonos como “La Troika de la Tiranía”, una especie caribeña del Eje del Mal… Y ya saben cómo trataron al eje ese…

“Bajo el mando del presidente Trump, Estados Unidos va a tomar acciones directas contra estos tres regímenes para defender el imperio de la ley, la libertad, la decencia humana mínima en nuestra región” -dijo John Bolton, el que sostiene que el único error que cometió EEUU en Iraq fue retirar las tropas, culpeObama. No las armas de destrucción masiva que nunca existieron, ni el millón de muertos, ni el uranio empobrecido, no, el único error fue no haberse quedado matando gente –perdón– defendiendo “el imperio de la ley, la libertad, la decencia humana mínima” allá en el medio oriente.

Ya ni se molestan en decir que las sanciones solo afectarán a Maduro, a Diosdado y a Delcy, porque nadie les cree, y a ellos no les importa que les crean. Guardar las formas no está de moda, miren a Bolsonaro exhibiendo su racismo, misoginia y violencia como si fueran hermosas virtudes. Y uno ya no sabe cómo, pero parece que lo fueran, porque el tipo ganó sobrado en un país donde la mayoría son, según el candidato ganador, “negros que no sirven ni para reproducirse”.

Decía que ya ni siquiera disimulan con su mentira de las “sanciones que no dañan al pueblo”. Ahora se trata de convencernos de que nos pegan porque nos quieren. Hace unos días William Brownfield habló de “acelerar el colapso” de Venezuela, total –dijo– el pueblo ya está sufriendo tanto que no importa profundizar ese sufrimiento “por meses, quizá por años”, si eso lleva al derrocamiento de Maduro. Quizá por años… 56 tiene los cubanos resistiendo de pie. El bloqueo es un castigo a la insumisión.

“Y vendrán más sanciones… El mundo está claro que Maduro no encabeza un gobierno, sino el hampa organizada en el poder” –dijo el vampiro Ledezma–, apurando una copa de vino antes de salir a visitar a su yerno y patrocinante, que está preso, allá en España, por blanqueo de capitales a exfuncionarios y contratistas de PDVSA. Así son.

@Tongorocho

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.