Opinión 

¿Y entonces sifrinos? ¡AD, TU JEFE OTRA VEZ!

Continúa el contrabando de gasolina hacia Colombia. Los pimpineros no han desaparecido, han “afinado” sus métodos. El paramilitarismo controla el jugoso negocio y entran a través de las trochas o por la “tolerancia” de algunas autoridades en la fronteras. Este año el gobierno debe redoblar el esfuerzo para enfrentar el contrabando.

Dr. Ángel Rafael Tortolero Leal                                                               Especial para la Revista Caracola

Cambia el calendario 2017-2018, cierra un ciclo contable, un año de vida y un periodo fiscal, pero, sin ánimo de pecar de pesimista, no se terminaran los ataques desde el imperio, los apátridas desesperados, ni los medios escuálidos, agentes de la derecha que desde el alba al ocaso,  mienten todo cuanto pueden en contra del gobierno bolivariano del Presidente Maduro, con le desfachatez de auto proclamarse Chavistas críticos y revolucionarios.

En ese sentido, al parecer continuaremos inmersos en este cuento de terror, que ahora nos trae del pasado más detestable y remoto, a los Adecos de siempre, para imponerlos en una A.N en desacato, como una nueva directiva que seguirá inhabilitada y presidida por un dinosaurio desprestigiado y adeco (valga la redundancia) cuya historia habla por él.

Como todos pueden ver, los opositores: A eso lo llaman cambio, y al parecer, para esa gentecita de escasa memoria y radical oposicionismo, aunque sus actuales jefes políticos son los mismos que saquearon al país en Siglo XX,  la idiotez inducida por los sifrinos de PJ, VP, ABP, VV, entre otros especímenes de la nueva política corrupta y maniobrera de derecha (Porque todo corrupto es esencialmente Adeco de corazón y Copeyano de actuación) le validan su presencia y le ponderan sus añejas aspiraciones de retornar al pasado.

En ese orden de ideas, para ellos nada cambia y a decir de su discurso repetido y sin sustancia continuaremos en medio de esta infeliz guerra económica. Ya que su estrategia seguirá centrada en la elevación de los precios de todos los productos de la canasta básica, no respetaran controles y cualquier acción del Estado en su contra, la presentara ante el mundo como un impedimento a la libre empresa.

Tal como me lo indico un gran amigo que circunstancialmente está allende a las fronteras patria, observando desde la distancia como el águila, sin perder de vista el objetivo político y marcando con precisión estratégica y certeza táctica las coordenadas exactas, donde los enemigos ríen cómo hienas y bailan como buitres sus pírricas victoria, aunque irónicamente, también es el sitio, donde lloran desesperados todas la derrotas, desaciertos y sus malos cálculos políticos.

Así, el  precitado compañero, luego de mi mensaje de felicitaciones y buenos deseos por el advenimiento del año nuevo, me señalo: “Este año también será difícil. Hay que vencer.  Es necesario ver el panorama de las adversidades para que la estrategia no se vuelva contra nosotros. La soberbia de sentirnos vencedores no es buena porque no es cierto que hayamos vencido al  enemigo. Este no está adentro sino fuera y necesitamos la unidad del pueblo para vencerlo”.

En consecuencia, la única fórmula es: pensar y vencer, luchar y vencer sin vacilación, reforzar la marcha y convocar a todos nuestras fuerzas en el mundo, para que junto a nosotros demos la madre de todas las batallas: La batalla por la construcción del socialismo, fe, esperanza y único camino para la preservación de lo humano,  el hombre y sus circunstancias para y por la vida.

Es tiempo de humildad en el liderazgo y resistencia en la tropa. Pues si bien hemos avanzado en lo político, la lucha continuará a pesar de ello. Este año en particular, en lo financiero apostamos al PETRO, en lo político electoral, al triunfo de Nicolás Maduro en las elecciones Presidenciales, en lo político social, a la organización del poder popular y sin más trabas a la formación del Estado Comunal. Mientras que en lo internacional, nos ha llegado la hora de la diplomacia de los pueblos y con los pueblos y más allá de las alianzas comerciales entre los Estados, hay que activar  las millones de voces que en el planeta con sus particularidades, luchan por un mundo justo y a la medida de la vida para la especie humana.

Para ello sin duda hay que reformular con quien o con quienes hacer esa tarea de internacionalismo militante, cabal y comprometido,  pues para nadie es un secreto, que los despiadado opositor, auto exiliados y en muchos caso evadidos de la justicia por la comisión de delitos comunes en suelo patrio, hoy asedian a las minorías débiles de consciencia que trabajan en nuestro servicio exterior, con el fin de doblegarlo en favor de sus ridículas aspiraciones. “Porque la revolución se hace con revolucionarios y el que dude mejor se aparte”

Solo nos resta decir, que aquí nadie se rinde, no daremos cuartel pero tampoco lo pediremos. Estamos en plena guerra, a la ofensiva con nuestras verdades como escudo y la patria como bandera. Tenemos un líder: El Presidente Maduro; un partido, PSUV y el apoyo perfecto de las organizaciones populares con su fuerza moral, sustantiva, real, lo cual debe ser  suficiente para derrotar cualquier arremetida por grande que esa sea.

Estamos en pleno combate, no hay espacio para la traición, ni el cálculo político mal intencionado y egoísta de los tránsfugas interesados en asumir el poder desde adentro de las filas revolucionarias. Pues, quien atente contra la disciplina y unidad, no merece llamarse revolucionario y en consecuencia se ira al basural de la historia, donde los traidores fagocitan el fruto de su existencia.

Feliz año nuevo y sigamos luchando.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.