You are here
Opinión 

RUIDO EN LA CALLE

Mariadela Villanueva

Especial de la autora para la Revista Caracola

Resulta lógico que el super concentrado y cuestionado poder capitalista mundial, acostumbrado a dominar y expoliar libremente al resto del mundo, se sienta amenazado por la creciente participación del Poder Popular en la vida política de nuestro país. Así como por la conversión del chavismo y el proceso constituyente en referentes para otros pueblos promotores de modelos de desarrollo alternativos en un mundo multipolar.

Referencias que conllevan grandes responsabilidades teórico – prácticas con los amigos y exigen cada vez más valor, fortaleza para resistir los embates del enemigo. En este contexto, cumpliendo con la cuota parte de responsabilidad que me corresponde, invito a los camaradas a revisar algunos temas que generan ruido en la calle. 

El funcionamiento de la Asamblea Nacional Constituyente

Instalada y trabajando, requiere ahora de un esfuerzo sostenido para adoptar un modo de operar acorde con su condición de órgano del Poder Originario.

Un modo que recuerde permanentemente su naturaleza popular y su trascendencia. Un modo que facilite una interacción fluida voceros – soberano y garantice la participación efectiva del pueblo en sus decisiones.

Una forma de trabajar que le dé un empujón al cambio cultural indispensable para avanzar en el proceso revolucionario bolivariano, que supere estructuras jerárquicas y protocolos justificables quizás en 1999 más no a estas alturas.

Una forma de trabajar que garantice el acceso libre a las propuestas bajo consideración para que podamos promover intercambios de experiencias, conocimientos e inquietudes entre nosotros “Pueblo en la Calle”, con nuestros voceros, con autoridades y con otros personajes pertinentes.   

El Plan 50

Resulta preocupante que el pueblo esté o se sienta marginado en una materia tan sustancial como la definición de los precios de los bienes y servicios objeto de la ley propuesta por el presidente Maduro a la ANC.

Urge que emprendedores, productores y distribuidores populares vinculados con dichos productos participen en las negociaciones y que los medios públicos nos mantengan informados sobre el avance de las mismas.  

Convivencia

La condena popular a la impunidad y la exigencia de sanciones ejemplarizantes a los responsables intelectuales y materiales del terrorismo desencadenado por los agentes del gran capital en nuestro país instan a revisar la adopción de conceptos foráneos como “crímenes de odio”.

Este es un concepto ideado en los EEUU en los 80 para despolitizar y teñir de emotividad actividades criminales generadas por las contradicciones e inequidades propias del sistema capitalista.

Las fulanas guarimbas, independientemente del origen humilde de algunos mercenarios, fueron manifestaciones de una lucha de clases internacionalizada.  El pueblo lo sabe.

! Venceremos !

mariadelav@gmail.com

 

Related posts

Deja un comentario