Reuniones secretas entre EEUU, Canadá, Colombia y Brasil y Juan Guaidó. Medios gringos revelan trama que llevó al intento de golpe en Venezuela (+ video)

La cámara del Hotel Lido grabó el instante en el que Juan Guaidó entró al lobby del hotel donde se encontraría con Diosdado Cabello y Freddy Bernal. El presidente postizo negó el encuentro con los dos dirigentes chavistas y luego lo aceptó, pero la evidencia del video le cayó la boca y tuvo que retractarse.

AVN – Caracola Press Service CPS – Revista Caracola

Caracas, 27 de enero de 2019. Caracola Press Service CPS. El ministro para la Comunicación y la Información, Jorge Rodríguez, reveló información divulgada por medios de prensa de Estados Unidos en torno a la ejecución del golpe de Estado contra Venezuela impulsado por el gobierno de EE.UU.

La información la dio a conocer Rodríguez durante una jornada de gobierno de calle encabezada por el presidente de la República, Nicolás Maduro, desde el Parque Ezequiel Zamora, en El Calvario, centro de Caracas.

“Hoy aparecen dos artículos fundamentales en dos medios de comunicación estadounidenses, uno es la agencia de prensa más importante de Estados Unidos, esa agencia señala que este diputado –Guaidó, en desacato y nulidad jurídica– viajó en secreto a Washington, Colombia y Brasil en diciembre –2018– para recibir instrucciones oficiales”, reveló Rodríguez.

El ministro explicó que la agencia de noticias norteamericana The Associated Press (AP) señala que en los encuentros donde participaron diplomáticos y funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos, así como el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y funcionarios de Canadá y Colombia tenían como finalidad darle la instrucción a Juan Guaidó de autoproclamarse y así recibir el apoyo del gobierno norteamericano y sus aliados del continente.

También precisó que el periódico The Wall Street Journal reveló en un artículo publicado este sábado 26 de enero, en una página completa, que la noche antes del 23 de enero, Guaidó recibió la llamada de Pence y del senador estadounidense Marco Rubio, para presionarlo a que se juramentara.

El periódico The Eall Street Journal denunció la conspiración del gobierno de Trump contra Venezuela.

Ante esto, el jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro, destacó que se está generando un rechazo de la opinión pública estadounidense y que no queda duda de la autoría de Donald Trump en el golpe de Estado en Venezuela.

“En el mundo hay conciencia plena de que este es un golpe de Estado financiado por Estados Unidos y que han puesto a un títere farsante porque le miente a su gente que negó en programas internacionales y nacionales que se haya reunido con Diosdado Cabello –presidente de la Asamblea Nacional Constituyente–. Claro que se reunió”, ratificó Maduro.

Este sábado fue publicado un informe por AP, en el que se da constancia de un “sólido apoyo” del gobierno de EE.U.U presidido por Donald Trump al diputado de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, para planificar el golpe de Estado contra el presidente Maduro, durante viajes secretos realizados en diciembre de 2018.

El periplo del viaje secreto que realizara Guaidó a Colombia, Brasil y los Estados Unidos cobra relevante importancia, primero porque se realizó secretamente, segundo porque contó con el apoyo logístico de los gobiernos de esos países que movilizaron al golpista, –auto proclamado presidente por, órdenes de Trump–, quien salió de Venezuela disfrazado y entró clandestinamente a Colombia por Santander del Norte donde lo movilizaron a Bogotá por línea aérea en aviones militares y en tiempo breve. Allí se reunió con el gobierno de Duque y mandos militares colombianos y norteamericanos, la CIA y el Mossad, y funcionarios de inteligencia canadienses, que preparan la agresión militar a Venezuela. Allí recibió las primeras instrucciones políticas y militares, Guaidó les garantizó que su grupo terrorista voluntad popular garantizaba la movilización de la oposición y los grupos paramilitares colombianos y sectores del hampa, pata impedir la toma de posesión de Nicolás Maduro el 10 de enero a través de sabotajes en gran escala. Exigió le dieran los dólares en efectivo para el manejar su distribución entre los grupos de mercenarios.

De allí partió hacia Brasil y se reunió con el alto mando político del gobierno donde, por cierto, sectores del Ejército brasileño que se opusieron a que se instalara una base militar gringa en su país, igualmente se oponen a una agresión a Venezuela. Esa contradicción entre el presidente Bolsonaro y sectores poderosos del Ejército parece profundizarse.

Crece apoyo en los propios Estados Unidos con Venezuela y su Revolución. Los sectores latinos salen a la calle a defender las conquistas revolucionarias.

La apoteosis del viaje secreto de Guaidó fue en Los Estados Unidos del Norte donde fue recibido personalmente por el presidente Trump y por el vicepresidente, Mike Pence y el narcosenador Narco Rubio. Trump le garantizó personalmente el apoyo de su gobierno si se autoproclamaba presidente de Venezuela, que iba a contar con todo el poderío norteamericano y de países latinoamericanos. Se fijó como objetivo político sabotear la toma de posesión de Nicolás Maduro de su segundo período de gobierno el próximo 10 de enero.

El pasado 9 de enero, el mandatario nacional denunció que estaba en marcha un golpe de Estado contra Venezuela, ordenado por EE.UU. a través del autodenominado Grupo de Lima y de sectores de la ultra derecha fascista venezolana, anuncio hecho un día antes de su juramentación como Presidente para el período 2019/2025 ante el TSJ.

No pudo la derecha que hoy encabeza Juan Guaidó, autojuramentarse como presidende del país ese día, desplegar los grupos paramilitares y movilizar a sectores de la base opositora el 10 de enero, se lo impidió el inmenso despliegue de masas hecho por la Revolución que en más de 300 mil personas se movilizaron hacia la sede del Tribunal Supremo de Justicia y coparon casi totalmente la avenida Baralt de Caracas y avenidas aledañas. Igualmente los golpes asestados por los organismos de seguridad del Estado a la subversión.

Guaidó y sus acompañantes regresaron con los maletines llenos de dólares ensangrentados, que le entrego el propio vicepresidente norteamericano. Entraron al país igualmente de manera subrepticia, de bajo perfil para no ser detectados y comenzaron a implementar el plan de impedir la toma de posesión de Maduro el 10 de enero, creadas “las condiciones” mediáticamente y de decenas de declaraciones de funcionarios norteamericanos y de la injerencia abierta en los asuntos venezolanos criticando la toma de posesión de Maduro. Pero del plato a la boca se les cayó la sopa. Maduro se juramentó ese día para contento y gozo del pueblo venezolano.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.