Opinión 

Por sus madres los conocerán

 

“La canción “duérmete mi niño”, tomó prestada la música del himno nacional “Gloria al Bravo Pueblo”, ya que cuando cayó la Segunda y Tercera República, los realistas habían prohibido el himno”.

Pedro R. Quintero Gamboa                                                                                                            Especial para la Revista Caracola

Las madres venezolanas arrullan a sus hijos cantando la canción “duérmete niño, duérmete ya, que ahí viene el coco y te llevará”.   Según el historiador Herrera Luque, la canción “duérmete mi niño”, tomó prestada la música del himno nacional “Gloria al Bravo Pueblo”, ya que cuando cayó la Segunda y Tercera República, los realistas habían prohibido el himno, entonces, las madres, a manera de protesta, lo cantaban con la letra cambiada para arrullar a sus hijos..

Quiere decir que a los venezolanos desde que somos bebes recién nacidos nuestras madres nos inculcan el amor por la patria, y ellas, las madres, sin pretender ser cantantes nos transmiten ese sentimiento, luego con mucha facilidad  con orgullo, alegría y emoción  cantamos nuestro himno nacional y adoramos la patria, queremos a Venezuela. Ejemplo de esta afirmación la tenemos cuando escuchamos la interpretación que hace el Comandante Hugo Chávez, que no solo cantó nuestra canción nacional, ya que entregó su vida por amor a esta tierra.

Todo lo contrario apreciamos cuando escuchamos a Julio Borges estropeando nuestro himno, recitando frases insípidas e incoloras, que solo le salían de la boca. Sin dudas, su ejecución tan oscura de nuestro himno, fue realizada de esa forma para desestimular el amor que le expresa el pueblo a la patria.

Pero esto se justifica lo que explicamos anteriormente, el amor del venezolano por su patria. La madre de estas antipatías no son venezolanas.

La madre de Borges es una realista española, la de Henrique Capriles  Radonski es una sionista polaca, la de Henry Ramos Allup es una siria, la de Ricardo Hausman Goldfarb: madre sionista de origen israelita, la Freddy Guevara es natural de Perú.

En consecuencia, no debemos esperar que estos individuos tengan sentimientos de amor por esta patria, de respeto y adoración por nuestros antepasados que gloriosamente lucharon por nuestra libertad e independencia. No les importa arrodillarse a sus amos del norte por unos cuantos dólares y una ñinguita de poder

Related posts

Deja un comentario