¿Por qué se estabiliza el dólar paralelo y bajan algunos precios?

Carne en abundancia en los mercados libres, ¿bajando de precios? ¿Menos compra por los altos precios, puñalada del Dicom a dollar today?

Francisco Vielma

Especial del autor y de la Misión Verdad para la Revista Caracola

La economía venezolana ha experimentado situaciones en las últimas semanas que son sumamente importantes y cuya relevancia no ha captado la atención generalizada dados los eventos recientes que estremecen la vida política del país.

No obstante, algunos indicadores económicos están mostrando al menos una estabilidad, que podría ser relativa y circunstancial, específicamente los indicadores cambiarios referentes al Bolívar Soberano frente a otras monedas. Al mismo tiempo, es apreciable el estancamiento y baja en los precios de algunos productos esenciales.

Explicaciones sobre el comportamiento cambiario

Los factores DICOM-Interbanex. Como sabemos, durante los primeros días de febrero salió al ruedo la plataforma de bolsa Interbanex, que también divulga un tipo de cambio libre en la cotización del Bolívar Soberano frente a otras monedas extranjeras, mediante las actividades entre entidades bancarias y casas de bolsa. Esta plataforma surge con autorización del Banco Central de Venezuela (BCV) y está en clara coherencia con la derogación de la Ley de Ilícitos Cambiarios del año pasado.

Interbanex surge luego de que el marcador que dominaba el mercado paralelo en el momento, MonitorDolarVe, dejara de funcionar mediante un sórdido comunicado. Previamente MonitorDolarVe había propiciado un alza destemplada del tipo de cambio paralelo desde los Bs.780 a los Bs.4.100 por dólar en el mes de enero. Un quiebre importantísimo a la sinergia que venía afinándose desde el Plan de Recuperación Económica y anclaje de agosto de 2018.

Desde finales de noviembre pasado, la tendencia del tipo de cambio DICOM fue al alza, y en enero esta se concretó superando la tasa paralela. El 28 de enero, concretamente, el DICOM se impuso sobre la tasa paralela y el marcador DolarToday cedió (al menos hasta ahora) ante el DICOM y a Interbanex, convirtiéndose estos marcadores en factores de estabilización del tipo de cambio alrededor de los 3.300 Bs./$. En esa fecha concurre la medida efectista de devaluar un 36% al Bolívar Soberano haciendo posible el ajuste matemático.

Durante las últimas semanas, el mercado cambiario se ha estabilizado, sin lugar a dudas, mediante el posicionamiento de la tasa oficial e Interbanex como factores de regulación de la ansiedad y moduladores de las estampidas y presiones que ha sufrido el mercado paralelo recurrentemente, por situaciones derivadas de la especulación y ataques a la moneda con fines políticos.

El paralelo a inicios de año. Es indispensable señalar que la tendencia del dólar paralelo en los últimos años ha sido la de estancarse desde inicios de año hasta finales de marzo, por el uso de los tenedores de bolívares de la moneda nacional para pagos del Impuesto Sobre la Renta. Al tener que emplear bolívares para esos pagos, muchos se inhiben de adquirir dólares para resguardar su capital, cuestión que se deriva en desacelerar la demanda de dólares impactando el precio del dólar a la baja.

Esa tendencia hace suponer que no todo está concluido sobre DICOM e Interbanex y su posición de dominio sobre el dólar paralelo. La tendencia justo ahora podría ser efímera y su dimensión real se podría ver luego de marzo si el marcador paralelo supera esas tasas. Cuestión aún por aclararse.

El encaje legal bancario. El aumento del encaje legal bancario a un 60% implementado a finales de enero significa la implementación de una medida de ancla monetaria que intenta contener el flujo de dinero hacia la economía especulativa. O lo que es lo mismo: restringir el flujo de dinero desde la economía real al mercado paralelo, tendencia que ha sido común con el fin de resguardar capital de la inflación y devaluación desbocada.

El aumento del anclaje por el BCV ha servido para contener la expansión de los créditos no esenciales para la economía, es decir, hay menos bolívares fluyendo en las tarjetas de crédito. El corte a la tendencia ha sido notable, si relacionamos la relativa estabilidad de la moneda nacional en las últimas tres semanas, justo luego de implementarse el aumento del encaje. Esto ha generado la restricción momentánea del flujo de bolívares como factor combustible al mercado paralelo, conteniendo su alza.

Posibilidades que explican el estancamiento y baja de algunos precios

¿Ha habido un boicot organizado de los consumidores para no comprar los productos como la carne o, más bien, las políticas gubernamentales de ataque al dollar paralelo están incidiendo en los precios?

Algunos precios que bajan. En redes sociales, muchos usuarios han reportado bajas considerables de precios de algunos productos. La deflación, cosa poco conocida en Venezuela, podría ser circunstancial y ella recae sobre productos alimenticios de tipo perecedero, susceptibles a aumentar nuevamente muy pronto: carne, pollo, queso, huevos, tomate, plátano, entre otros. Productos estacionales en su mayoría.

Luego de marzo, las medidas darán a conocer su dimensión real

Bajan los precios porque se ha estancado el dólar paralelo. Esto no es así en lo absoluto. El comportamiento de los precios es mecánico acorde al comportamiento del dólar paralelo, sólo si el dólar sube, pues tal aumento sirve de argumentario para desatar la especulación y la ansiedad. Sin embargo, cuando el paralelo baja o se estanca, los precios suben igual. ¿Qué ocurre entonces? Aunque el estancamiento del paralelo y bajas en los precios coincidan, ambos eventos no están tan relacionados. Los precios están bajando por otras razones.

Los salarios frente a los precios. El salario en términos nominales se ha movido al alza conforme a los ajustes del precio del Petro en bolívares. Pero el Petro, que sigue siendo una unidad de cuenta en una política de anclaje aplicado al salario, o mejor dicho, el salario mínimo de medio Petro, ha perdido poder de compra enormemente desde agosto de 2018. Es decir, en términos reales continúa la tendencia de pauperización del salario como la conocimos antes de agosto de 2018.

Esto, por supuesto, significa la inhabilitación del poder de compra de los salarios, lo que quiere decir que frente a un alza de los precios que se ha sostenido pese a las medidas de agosto de 2018, gran parte de la población no puede adquirir ciertos bienes, lo que se traduce en caídas en las ventas para ciertos rubros. Un ejemplo de ello es el de la carne, sujeta meses atrás a una burbuja, que parece haber reventado al ver una caída en su venta, pues no es nada usual en Venezuela que la carne baje hasta casi un 50% en pleno ciclo de verano, que es la época donde menos ganado se sacrifica en el año y hay menos oferta del rubro.

¿Inflación en dólares? En enero de 2018, cualquiera podía armar una fiesta con sólo 100 dólares, y como decimos en Venezuela, podría «tirar la casa por la ventana» gracias a las distorsiones del dólar paralelo. En enero de 2019, esos mismos 100 dólares sirven para comprar apenas un 40% de lo que se podía comprar en enero de 2018. Dicho de otra manera, la tendencia hiperinflacionaria y especulativa comenzó a consumir dólares.

La consecuencia que esto trae es que el poder de compra de las familias que reciben remesas ha ido mermando. Esto genera un impacto desfavorable en el consumo y por eso algunos precios están cediendo.

La cuestión fronteriza. Dados los ajustes monetarios que Venezuela ha acelerado desde agosto de 2018, se están revirtiendo las variables cambiarias que durante años generaron una correlación favorable a Colombia del tipo de cambio. ¿Qué significa esto? Que ya es más barato comprar un bien en Colombia en dólares o pesos a comprarlo en Venezuela. De hecho, el mismo producto en dólares ya es más caro en Venezuela. Esta tendencia puede prolongarse.

Esto también significa que es cada vez menos viable el contrabando de algunos alimentos, ha disminuido, contribuyendo a ampliar la oferta en estados fronterizos, lo que conlleva a que los precios se estabilicen. Más de un tercio de la población del país es susceptible a verse impactada por esa regresión.

Cierre

Los comportamientos que hemos apreciado en las últimas semanas podrían ser efímeros. Evidentemente, luego de marzo, las medidas efectictas del ejecutivo venezolano darán a conocer su dimensión real. No obstante, dejan varios mensajes: es posible quebrar las tendencias hiperinflacionarias en Venezuela. También es posible que la reorientación de la política monetaria sirva para contener la agudización de las tendencias que han recrudecido el ciclo de inestabilidad monetaria.

Ambos mensajes son, en realidad, buenas noticias frente a una dinámica económica que, aún estando en enormes dificultades, encuentra espacios de distención en sus adentros, pero que ve agudizar sus contradicciones mediante la profundización del bloqueo y cerco económico internacional, como también lo hemos visto en las últimas semanas. Todas estas encrucijadas siguen sobre la mesa.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.