¿Piñera con Parkinson? O la maldición del que se mete con Venezuela se seca

Sebastian Piñera, el presidente pinochetista de Chile, a duras penas ocultó en Cúcuta, donde fue a presenciar el derrumbe del Ejército venezolano y su pase en masa a las filas contrarrevolucionarias, no pudo, ocultar el temblor de sus brazos y manos ante el creciente y letal mal de parkinson que le está diezmando su mísera vida. Un dicho muy mágico y cabalístico dice que todo el que se mete con Venezuela se seca. Por lo visto eso le está sucediendo al presidente Piñera, se está secando, por eso se quita la careta.
El periodista Rolando Prudencio Briancon nos presenta una certera caracterización de la enfermedad que aqueja al presidente chileno Piñera y lo está consumiendo, mal que se le agudizó con su llegada a la Colombia traidora por querer dañar a Venezuela.

Rolando Prudencio Briancon *

Cortesía de Barómetro Latinoamericano

Realmente tanto aquella futurista frase del libertador simón Bolívar sobre que: “Los EE. UU parecen estar predestinados por obra de la providencia a plagar de miseria nuestra América”; como aquella otra de la jerga popular venezolana que dice que: “El que se mete con Venezuela se seca”, parecen paradójicamente estar cobrando vida, y pidiéndoles cuenta aquellos que creyeron que podían convertir a Venezuela en la cenicienta del poder imperial.

Ya anteriormente fue al “perrito simpático” de Pedro kuszinski, quien, por batirle la cola a los estadounidenses, terminó yéndose con la cola entre las piernas del gobierno peruano. Obviamente que la razón principal para tener que salir por la ventana, fue por ser un consumado corrupto. Claro que antes no dejó de meterse con Venezuela, atacando al presidente Nicolás Maduro, y dejando sin efecto la invitación -por órdenes de los EE.UU.- que él mismo le hiciera previamente a la cumbre de las Américas realizada en Lima.

Si esa fue la razón por la que surgió el apócrifo Grupo de Lima, que como aclara el periodista boliviano Gastón Núñez; este grupo no tiene absolutamente grado de representación alguna, pues no representa nada, ni a nadie. Es más, su misma conformación no obedece a ningún procedimiento democrático.

Ésa es la razón por la que entre quienes conforman el Grupo de Lima estuvo Sebastián Piñera, quien junto a Iván Duque estuvieron en ese cómplice concierto Live Aid Venezuela, haciendo coro a esa caterva de cantantes, que con el canto de sirena de la “ayuda humanitaria” querían que se abriera paso a la invasión del suelo del libertador Bolívar.

Por lo vertiginoso de los acontecimientos de estos días, la opinión pública parece no haber reparado en un dato que hace a la salud de Piñera, ya que ayer durante su aparición junto a Iván Duque y Mike Pompeo dando una conferencia de prensa, se ha podido advertir que padece de un Parkinson severo, ya que no puede controlar la motricidad de sus extremidades superiores, y ha tenido que, ante cámaras cruzar enérgicamente sus brazos para poder controlarlos, pues al paso que va, van a tener que ponerle un chaleco de fuerza para que mantenga quietos sus brazos.

El Parkinson es una enfermedad nerviosa degenerativa que afecta al sistema nervioso de las personas, quienes llegan a no poder controlar sus movimientos, que como en el caso de Piñera, que no pudo controlar su infame injerencia contra la patria del libertador; que ahora el Parkinson está pasándole a Piñera la factura de su felonía.

  • Rolando Prudencio Briançon, sociólogo, analista político de Cochabamba, Bolivia, militante, promotor y defensor activo del proceso de cambio en Bolivia y Venezuela

prudenprusiano@gmail.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.