*Petro Today”

El imperio del dólar no quiere admitir al Petro como moneda virtual competitiva, hace lo imposible por quebrar ese importante y audaz proyecto económico venezolano, el único que tiene un respaldo real, en petróleo, allí está su fortaleza, por eso el imperio financiero mundial le teme. En vano, el que se derrumba es el dólar.
Emilio Hernández
 
Exclusivo del autor para
la Revista Caracola
 
Retomo estas notas después de las elecciones de concejales porque, aunque siempre expresan a la vez elementos de crítica y de esperanza, no quería que la crítica pudiera magnificarse para influir en las necesarias victorias políticas que debemos seguir teniendo en la Revolución.
 
La situación monetaria en Venezuela es cada vez más crítica y no solamente como producto de la guerra económica, sino como resultado de decisiones monetarias influidas por análisis equivocados y por temor a salirse del “librito” de la economía ortodoxa. Hemos tenido como efecto colateral una dolarización acelerada, lo ve todo el mundo en la calle pero parece que no lo percibe el alto gobierno.
 
En estos momentos tenemos una cotización oficial del petro en BsS 9000, sobre la que se define el salario mínimo como medio petro (BsS 4500) y una cotización oficiosa del petro basada en la cotización del Dicom, en BsS 23.440,20. El salario mínimo “equivale” a medio petro pero nunca en la vida podremos comprar medio petro con un salario mínimo. Chávez siempre nos recomendó acudir a las matemáticas y les aseguro que esas cuentas no dan.
 
La cotización oficiosa del petro, con la que uno puede comprar certificados en petros en el sistema Patria, es igual a la cotización del dólar Dicom multiplicada por 60. La cotización actual del euro en el Dicom es de BsS 342,69 y un 1 euro son $1,14, esto quiere decir que un dólar son BsS 390,67. Si multiplicamos por 60, nos da que el petro paralelo está en 23.440,20.
 
Tenemos entonces un valor del petro en BsS 9000 (sólo para definir el salario mínimo) pero no se consiguen petros sino en BsS 23.440,30. ¿Quién iba a pensar que iban a ser las instituciones del mismísimo Gobierno Revolucionario las que iban a crear el Petro Today? De acuerdo al Petro Today el salario mínimo es menos de un quinto de petro.
El Dicom ha sido una estafa macroeconómica continuada desde que se creó y no hace más que perseguir la cotización del dólar criminal. Pareciera que existe para alimentar la bicicleta cambiaria, beneficiando a muy pocas empresas y personas naturales. Los beneficiarios compran divisas a una tasa favorable y los venden a la tasa del dólar criminal, o venden productos importados a tasa de dólar criminal. Una ganancia instantánea que tienen unos pocos elegidos.
 
PDVSA, que es de todos los venezolanos, tiene que dar dólares a tasa Dicom para que unos pocos privados se beneficien del diferencial cambiario.
 
¿Quién iba a pensar en agosto, cuando el Presidente Maduro hizo anuncios que *trajeron mucha esperanza* a todo un pueblo en la recuperación económica, en particular un anclaje del bolívar al petro a razón de BsS 3600 por Petro, y un anclaje del salario mínimo también al petro en exactamente medio petro (BsS 1800), que el salario mínimo estaría referenciado a una tasa del petro y bolívar a otra tasa del petro, diferente?
 
El anclaje se anunció pero nunca se implementó. No podemos hacer economía declarativa y no real.
 
Hay inconsistencias poco patrióticas en la política monetaria, aunque hayan sido efectos no intencionales. ¿Quién iba a pensar que el Petro se vendería a precio especulativo a los venezolanos y a precio fijo en moneda extranjera a los extranjeros, dándoles facilidades para que paguen con dólares, euros, yuanes y con chapitas criptográficas como el bitcoin, el ethereum, etc., que se han depreciado salvajemente?
 
Lo advertimos en diferentes oportunidades, *el bolívar no puede fluctuar frente al petro*. Deben ser dos expresiones del mismo signo monetario, que a lo interno de la economía es el bolívar y hacia el exterior es el petro. Si el petro y el bolívar fluctúan, el petro será una moneda más del combo dólar, euro, peso colombiano y yuan, todos contra el bolívar. Dejemos que el petro esté del lado del bolívar, defendiéndonos de las monedas extranjeras.
 
Los asesores extranjeros (y no tan extranjeros) nos están matando con su visión neoliberal y dolarizada, que ven al petro como una moneda no venezolana.
 
Seguramente que ahora vienen estos genios asesores y dicen que el salario mínimo debe pegarse al Petro Today, cambiando las tablas salariales todos los días, trayendo un monumental caos a la economía. No es así, la solución es no permitir el Petro Today, tenemos que tener un precio fijo del petro, una paridad fija o una tasa de conversión fija, como quieran llamarlo.
 
La tasa fija es perfectamente sostenible, como hemos demostrado en infinidad de oportunidades, haciendo una oferta de petros sin escasez, para lo que se requiere emitir al principio como máximo unos 200 millones de petros anuales, cantidad que irá bajando progresivamente a medida que se consolide un circulante en petros.
 
La miopía de los economistas neoliberales no les permite ver más allá de sus narices. Alegan que si se venden petros a paridad fija, seguirá la bicicleta cambiaria. No les entra en la cabeza el concepto de oferta de petros sin escasez, según el cual siempre habrá suficiente oferta oficial de petros a esa misma paridad y desmotivará comprarlos a un precio mayor. Es un remedio que debemos aplicar durante al menos un par de años para estabilizar el tipo de cambio.
 
Como efecto colateral del abandono de la defensa del bolívar, tenemos una dolarización acelerada de la economía. Los opositores no dicen nada de la dolarización, sólo se frotan las manos.
 
Presidente Maduro, es urgente un cambio radical en la política monetaria. No puede darle alas al sector libre-mercadista de su gabinete económico y de su cuerpo de asesores. Nos están matando.
 
Presidente Maduro, tenemos todas las condiciones para frenar la devaluación espuria del bolívar. De verdad que sí, pero su gabinete económico no lo sabe o no lo entiende. No vemos por ningún lado “razones de Estado” que justifiquen plegarse al proceso de depreciación inducida del bolívar. Pronto tendremos que ajustar otra vez el cono monetario.
 
Estaremos bien cuando podamos ahorrar en bolívares, no en certificados de ahorro en oro ni petros, aunque éstos sea instrumentos apropiados como alternativas si dan rendimientos adecuados. Pero es el bolívar el que debe ser moneda de ahorro. Sí podemos hacerlo, es sencillo.
 

Propongo lo siguiente:

(1) Paridad fija bolívar-petro en BsS 10.000, de modo que el petro sea como el billete criptográfico de BsS 10.000. El valor del petro en bolívares no debe ser especulativo. Implementar el cambio bolívar-petro desde YA.
 
(2) Oferta de petros sin escasez, que todos puedan comprar los petros que deseen, sujetos a una Ley de uso racional del petro para evitar fuga de capitales (tenemos ya un borrador hecho de esta Ley). Con la oferta sin escasez se mantendrá el petro en BsS 10.000.
 
(3) Adoptar la fórmula de valor del petro del “white paper”, según la cual el petro se cotiza diariamente en moneda internacional en el valor que salga de la fórmula, que corresponde a una cesta de nuestras materias primas, como valor facial del petro.
 
(4) Dar garantías nacionales e internacionales de que el Estado venezolano respetará ese valor facial del petro, recibiéndolo como moneda de pago de exportaciones petroleras a ese valor y, a partir del 2025, el Estado comenzará a recomprar petros con otras divisas, garantizando su valor facial.
 
(5) Como consecuencia de la fluctuación del petro en moneda internacional, el bolívar fluctuará frente a divisas extranjeras, pero *no frente al petro*.
 
(6) Eliminación de las subastas espurias del Dicom que no ha tenido *absolutamente ningún efecto en el control de dólar criminal*. El Dicom puede transformarse en una casa de cambios oficial.
 
(7) Subir en enero el salario a BsS 10.000 (un petro porque habrá paridad fija en BsS 10.000) y subir trimestralmente el salario en 1/4 de petro para llegar a fin del año 2019 a dos petros de salario mínimo (BsS 20.000), sin cambiar la paridad de BsS 10.000 por petro.
 

No permita que su oportuna decisión al haber creado el petro, sea arruinada por malas decisiones posteriores. El petro es un instrumento extraordinario y estoy seguro de que será la tabla de salvación de la economía venezolana. Confío plenamente en mi país y en las fuerzas vivas de nuestro país. Sólo tenemos que darles un voto de confianza. ¡Venceremos!

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.