Opinión 

PAULO FREIRE: El PROFETA DE LOS SUEÑOS TRANSFORMADORES

 

 Centro de Formação, Tecnologia e Pesquisa Educacional da Secretaria Municipal de Educação de Campinas. Autor: Luis Carlos Cappellano

Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre. Paulo Freire                                      

Grisel Marroqui

Exclusivo de la autora para la Revista Caracola

El 19 de septiembre de 1921, nació en Brasil Paulo Freire. Su formación nace de sus nobles y extraordinarias vivencias y experiencias alfabetizadoras. La propuesta axiológica, como disciplina de la filosofía de éste militante de la educación popular, se fundamenta en los valores que humanicen, transformen, organicen, y liberen a los desposeídos, desesperanzados y oprimidos habitantes de la tierra, para que sean los dueños de sus propias decisiones, de sus propios pensamientos, de sus vidas. Su  magistral obra está desglosada en numerosos artículos de periódicos, revistas, prólogos de libros, entrevistas, manifiestos políticos y educacionales, conferencias, y textos, traducidos a más de 35 idiomas, entre los que  citamos: “La casa de Paulo Freire

El educador de espesas y blancas barbas, que nos recuerda a los pastores de ovejas de los pasajes bíblicos, o a los sabios de Grecia, enuncia su propuesta pedagógica en términos de práctica y no del saber. Su propósito educativo tiene un carácter histórico, es decir que los hombres entiendan su papel en un momento determinado de la historia, como el hombre está en y con el mundo.

Expone un proyecto global, inacabado  en permanente movimiento de praxis liberadora, liberación que llega a través de la conciencia que permite la unión de los seres oprimidos como clase. En  “La importancia del acto de leer”, afirma lo siguiente:

Pablo Freire pertenece a esa legión de héroes y revolucionarios de América de todos los tiempos: Simón Bolívar, Hugo Chávez, Tupac Amarú, Che Guevara, Fidel Castro, Pancho Villa y cientos más que regaron la Patria Grande con su ejemplo y le han dejado un gran legado a las nuevas generaciones de revolucionarios.

Toda unión de los oprimidos entre sí, que siendo acción apunta a otras acciones, implica, tarde o temprano, que al percibir éstos su estado de despersonalización, descubran que en tanto divididos, serán siempre presas fáciles del dirigismo y de la dominación….Por el contrario unificados y organizados, harán de su debilidad una fuerza transformadora, con la cual podrán recrear el mundo, haciéndolo más humano

Su pedagogía es una rebeldía contra el modelo educativo establecido, contra la educación bancaria, que aún, hoy, es reproducida por las clases dominantes y la cual es reflejo de una sociedad opresora por lo cual, la educación  crítica, se presenta como una opción ineludible para transformar esa realidad:

En la medida en que está visión bancaria anula el poder creador de los educandos o los minimiza estimulando así su ingenuidad y no su criticidad, satisface los intereses opresores y resulta en una educción domesticadora, en una práctica de la dominación, cuya finalidad es indoctrinar al pueblo en el sentido de su acomodación al mundo de la opresión. Ibídem.

Aborda la metodológica como la problematización permanente de la enseñanza. Plantea la dialógica o revelación de la palabra, entendida, como la comunicación amorosa en el encuentro de los hombres y mujeres, que accionan y reflexionan para colectivizar la transformación de la existencia, del mundo que nos rodea. Siendo humildes y no autosuficientes, como lo plantea el propio maestro: El diálogo, como encuentro de los hombres para la tarea común de saber y actuar se rompe si sus polos (o uno de ellos) pierde la humildad. “Pedagogía de la indignación”,

¿Cómo puedo dialogar, si temo la superación y si, sólo en pensar en ella, sufro y desfallezco?

La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo. No pueden ser sus compañeros de pronunciación del mundo. Si alguien no es capaz de sentirse y saberse tan hombre como los otros, significa que le falta mucho que caminar para llegar al lugar de encuentro con ellos. En este lugar de encuentro, no hay ignorantes absolutos ni sabios absolutos: hay hombres que, en comunicación, buscan saber más”.

Aborda la enseñanza como un hecho político porque es imposible separar la ideología de la enseñanza y debe ser afrontada con conciencia crítica dando respuestas pedagógicas: Todo proyecto pedagógico es político y se encuentra empapado de ideología. El asunto es saber a favor de qué y de quién, contra qué y contra quién se hace la política de la que la educación jamás prescinde “La educación en la ciudad”.

Paulo es todo un ejemplo de humildad, comprensión y pasión por el conocimiento y la comunicación material y espiritual entre Los condenados de la tierra, como titulara Frank Fanon su libro en 1961. Dibujó los recuerdos de su infancia en el discurso “La importancia del acto de leer”, pronunciado en el XI Congreso Brasileño de Biblioteconomía y Documentación, en enero de 1982. Recuerdos que no se los lleva la nostalgia a cualquier rincón de la tristeza. Es una dulce nostalgia del ayer escrita en el libro de su existencia. En el universo de su memoria fluyen las evocaciones de su niñez y adolescencia con un amor infinito por las cosas y experiencias que lo rodearon cuando todavía no leía la palabra escrita.  La casa donde nació en Arrecife. Los cantos del ruiseñor y el ben-tevi.  El silbido del viento y la furia de los vendavales, la forma de las hojas y el  olor de las flores. Los juegos bajo la lluvia y la sombra de los árboles de gruesos troncos, los vendavales y tempestades. El miedo que le causaban  los cuentos de los aparecidos y las almas penando en cualquier rincón de su vieja y amplia residencia. Sus recuerdos nos enternecen porque también son los nuestros, cuando también aprendimos a leer, igual que Paulo, sentados en el suelo del patio oloroso a  tierra mojada bajo la sombra de los árboles.

Fui un niño de la clase media que sufrió el impacto de la crisis del 29 y que tuvo hambre, yo sé lo que es no comer” (…). “Pesqué en ríos, robé frutas en frutales ajenos. Fui una especie de niño colectivo, mediatizado entre los niños de mi clase y los de los obreros… recibí el testimonio cristiano de mis padres, me empapé de vida y existencia, entendí a los hombres desde los niños. 

El libro ‘Cartas a Cristina’ es una auto biografía que se hace Pablo Freire, y un relato de sus vivencias en distintas épocas. El valor testimonial de este libro es excepcional.

El vuelo de Paulo

No escribió como César Vallejo el poema de su muerte porque siempre escribió el poema de la vida.

No era jueves, ni era otoño, ni fue en París. Era viernes de primavera ese 2 de mayo de 1997, en su patria sureña, cuando el corazón le estalló en el huerto de su pecho. Había almacenado durante setenta y cinco años demasiada indignación por la desigualdad y desmedido amor por la humanidad, que sembró generosamente sobre las praderas de la educación popular para recoger los frutos del conocimiento y de su hermosa y productiva existencia.

Ahora, el viejo de la blanca barba, el profeta de los sueños transformadores, está  sembrado en la patria  que lo vio nacer, crecer y salir exiliado durante largos dieciséis años hacia América, Asia, Oceanía, Europa y África,  cuando  la dictadura militar que duró veintiún  años en el poder, derrocó al presidente Joao Goulart, en 1964. Consideró la tiranía que la Campaña Nacional de Alfabetización, que concientizaba el pueblo, agrupado en los círculos de cultura, era subversiva. Los sátrapas  tenían toda la razón. Solamente un subversivo es capaz de liberar al oprimido, educar y practicar la libertad, indignarse ante la injusticia y sembrar la esperanza.

Varios galardones premiaron la obra alfabetizadora y el pensamiento revolucionario   de  éste humano  orgullo del magisterio del mundo. La UNESCO, le otorgó los premios internacionales  de Alfabetización y Educación para la Paz. (1986) y el “Premio Andrés Bello”, como Educador de los Continentes (1992). 

Algunas reflexiones sobre su pedagogía transformadora, poética esperanzadora, recopiladas en algunos de sus libros, artículos y discursos. 

Mi visión de la alfabetización va más allá del ba, be, bi, bo, bu. Porque implica una comprensión crítica de la realidad social, política y económica en la que está el alfabetizado.

Enseñar exige respeto a los saberes de los educandos

Enseñar exige la corporización de las palabras por el ejemplo

Enseñar exige respeto a la autonomía del ser del educando

Enseñar exige seguridad, capacidad profesional y generosidad

Enseñar exige saber escuchar

Nadie es, si se prohíbe que otros sean

La Pedagogía del oprimido, deja de ser del oprimido y pasa a ser la pedagogía de los hombres en proceso de permanente liberación

No hay palabra verdadera que no sea unión inquebrantable entre acción y reflexión

Decir la palabra verdadera es transformar al mundo

Decir que los hombres son personas y como personas son libres y no hacer nada para lograr concretamente que esta afirmación sea objetiva, es una farsa

El hombre es hombre, y el mundo es mundo. En la medida en que ambos se encuentran en una relación permanente, el hombre transformando al mundo sufre los efectos de su propia transformación

El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas

Solo educadores autoritarios niegan la solidaridad entre el acto de educar y el acto de ser educados por los educandos

Todos nosotros sabemos algo. Todos nosotros ignoramos algo. Por eso, aprendemos siempre

La cultura no es atributo exclusivo de la burguesía. Los llamados “ignorantes” son hombres y mujeres cultos a los que se les ha negado el derecho de expresarse y por ello son sometidos a vivir en una “cultura del silencio”

Alfabetizarse no es aprender a repetir palabras, sino a decir su palabra

Defendemos el proceso revolucionario como una acción cultural dialogada conjuntamente con el acceso al poder en el esfuerzo serio y profundo de concientización.  

La ciencia y la tecnología, en la sociedad revolucionaria, deben estar al servicio de la liberación permanente de la HUMANIZACIÓN del hombre.

Related posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.