Opinión 

¡Nìcolás, Yo si te quiero ayudar!

El patriota y revolucionario Carlos Perdomo, a través de las páginas de la Revista Caracola, hace un llamado al Presidente Nicolás Maduro con un conjunto de propuestas de largo alcance. Como hombre del pueblo necesita respuestas.
Aprovechemos el derrumbe del dólar, fortalezcamos el Petro. 

Carlos Roberto Perdomo Domador                                                                                        Exclusivo para la Revista Caracola 

Compatriota Nicolás Maduro, acudo a tu llamado de ayuda en estos momentos en que la crisis obliga a inventar y al concurso de todos para salir adelante. Hay muchas cosas por hacer, pero enfoquémonos en algunas que deberían ser grandes soluciones a grandes problemas. La hiperinflación inducida que no hemos podido frenar tiene, a mi modo de ver -y el de muchos y muchas compatriotas- una forma de ser detenida y no es otra que ¡Yuanizar la economía! En convenio con China, debemos usar el yuan como moneda circulante en el país, además de las transacciones internacionales. Ningún país de los que han vapuleado nuestra moneda, podrá hacer retroceder al yuan. Hay quienes hablan de pérdida de soberanía, pero no hay mayor pérdida de soberanía que la que estamos viviendo día a día con cada venezolano o venezolana, que con los conocimientos adquiridos aquí, emigra por culpa de esta hiperinflación. ¡Que no te vengan con cuentos! Además la suspensión del bolívar como moneda, será de manera temporal, mientras pasa el idem.

Por las fronteras con Colombia se sigue desangrando Venezuela, el contrabando continúa, la gasolina se va con los bachaqueros colombianos, en carros con doble tanque y el gandolas que llenan en Pdvsa y “alguien” autoriza su paso a la nación depredadora. ¿Dónde está el Ejército para ponerle mano dura a esa grave situación. Se debe volver al cierre de la frontera.

¡Cerrar la frontera! Es un clamor de la mayoría de l@s compatriotas. Sabemos que necesitamos muchas cosas que aún aquí no fabricamos, insumos que no tenemos, pero hay otras maneras de obtenerlos aunque signifique una tarea engorrosa. Estamos en crisis y debemos aprender. No podemos seguir dependiendo de los desmanes de empresarios y gobiernos de otros países, a quienes hemos beneficiado históricamente y ahora quieren hacernos leña, como árbol caído. ¡No podemos seguir teniendo relaciones hipócritas!

¡Detener el contrabando de extracción a como dé lugar! Sólo como un ejemplo, nuestro rebaño vacuno a finales de 2016 era de 11 millones de cabezas. En el 2017 consumimos la mitad de la carne que en el 2016, ergo, deberíamos tener un rebaño de 13 millones al menos, pero ¡bajó a 9 millones!, es decir no es que no tengamos producción, es que todo se lo llevan a los países vecinos por los caminos verdes (y todos sabemos -aún los daltónicos- que ese verde tiene un tono oliva). ¡Basta ya!

¡Reactivemos el aparato productivo! Enfocándonos prioritariamente en la producción de medicinas y en la producción de alimentos. Abramos nuevamente las plantas de medicamentos con apoyo de la India y otros países aliados. Ya teníamos varias. ¡No hay excusas! Y que tampoco te vengan con cuentos de camino. Es posible y en menos tiempo de lo que cualquiera puede pensar.

Hay muchas otras cosas que podemos hacer. Estoy dispuesto a conversar como lo hacíamos antes, en El Paraíso y en otros sitios de reunión, pero si no puedes escucharme, al menos considera estos puntos focales de los que te he hablado. Quiero ayudar. ¡Déjate ayudar!

Related posts

Deja un comentario