Opinión 

Ni libre ni asociado

Carola Chávez

Especial de la autora para la Revista Caracola|

Cuántas veces he escuchado, de boca de gente decente y pensante, aquello de que Venezuela debería ser un Estado libre asociado de EEUU. “¿Te imaginas? ¡Tendríamos pasaporte americano! Como Puerto Rico, qué envidia…”.

Qué envidia hasta que el huracán María arrasa una isla ya arrasada por la colonización. Puerto Rico, el Estado libre asociado, en mayo se declaró libremente en bancarrota sin que su socio hiciera nada por evitarlo. Así, quebrada, a la deriva, recibió la isla al poderoso huracán que tampoco quiso tener piedad con ella. Destrozada, la isla esperaba que esa sociedad, en la que nunca ganan los borinqueños, por fin sirviera para algo.

Pues no, ser colonia no es ser socio, es más bien ser un poco coleto. Puerto Rico, ignorado por el Norte que lo usa, recibe la ayuda del Sur, al que pertenece. Venezuela primer chicharrón solidario, como siempre.

La alcaldesa de San Juan nos agradece, la alcaldesa de San Juan pone a Trump en evidencia. Trump la insulta y luego llega lanzando rollos de papel tualé a la gente, tipo basketbolero cobrando tiros libres. La indignación sacudió a los boricuas y a todos los latinoamericanos, menos a dos o tres imbéciles que, fascinados, grababan con sus iPphones cómo Trump los humillaba.

Lanzado el papel tualé, Trump lanzó más insultos: los llamó llorones porque allí “no hubo tantos muertos como con Katrina”. Les reclamó que ahora, por culpa de Puerto Rico, que se dejó destruir por un huracán, el presupuesto de Estados Unidos se iba a ver afectado; y para que no digan que ser colonia es malo, Trump prometió condonar la deuda de la isla, promesa que duró lo mismo que el trayecto de vuelta del avión presidencial entre San Juan y Washington D.C. Era una mentirita, gafitos llorones…

Un mes después de María, con 74% de la isla sin electricidad, 40% sin agua potable, sin nada, el huracán Trump sigue arrasando: “¡No podemos mantener a la Fema (la agencia federal de gestión de emergencias), los militares y los socorristas, que han sido increíbles (en las circunstancias más difíciles) en Puerto Rico para siempre”, y agrega que “la electricidad y toda la infraestructura eran un desastre antes de los huracanes. El Congreso decidirá cuánto gastar…”.

Puerto Rico, atado de pies y manos, negada su dignidad, pero con pasaporte gringo, eso sí.

 

@Tongorocho

 

Related posts

Deja un comentario