Noticia de Última Hora Opinión 

Los derechos humanos como excusa / Cuando los buitres se comen sus propias vísceras: McCain contra Haspel

En esta fotografía, publicada en mayo de 2013 como testimonio de la reunión secreta de John McCain con el estado mayor del grupo terrorista llamado Ejército Sirio Libre (ESL) en territorio sirio. Puede verse a McCain conversando con el terrorista Abu Yussef, que posee varias identidades. El Departamento de Estado norteamericano presuntamente lo buscaba bajo el nombre de Abu Du’a. La ONU lo busca bajo la identidad de Ibrahim el-Baghdadi y pertenece al estado mayor del ESL como Abu Yussef.

Aldemaro Barrios                                                Especial del autor para la Revista Caracola

El reporte de la periodista Karoun Demirjian aparece en el diario Washington Post, el 23 de marzo de este año, en el cual John McCain, senador republicano de Arizona presidente del Comité de Inteligencia del Senado del Congreso de los Estados Unidos envió el cuestionario a la postulada por Donald Trump para la dirección de la CIA Gina Haspel, sobre sus actuaciones irregulares en las que se les acusa de haber practicado torturas contra prisioneros en las acciones desarrolladas por esta agencia entre 2001 y 2009.

El propio McCain quien fuera prisionero durante la guerra de Vietnam, ha abanderado investigaciones sobre procedimientos indebidos en el tratamiento de prisioneros, una práctica que tiene antecedentes desde los años 50 cuando la CIA ordenó la realización de estudios para conocer los niveles de resistencia humana en la aplicación de torturas en los interrogatorios a prisioneros. La CIA desde 1963 implantó el Manual Kubark diseñado por el psiquiatra canadiense Donald Ewen Cameron, el mismo método de interrogatorios que aplicaron en América Latina en la contrainsurgencia antiguerrillera de los 60 y 70 y continuaron aplicando en todo el mundo hasta hoy.

Todos los gobiernos de Estados Unidos han avalado este tipo de prácticas de manera subrepticia o abierta y solo por presión pública, electoral o económica se mueven los congregantes para “interpelar a funcionarios” sobre métodos prohibitivos y producir sanciones por la violación de las leyes en el tratamiento de prisioneros. Nunca se juzga a los mandatarios que avalan los procedimientos de sus verdugos, se trata de un juego político para desviar la atención pública y aplicar la máxima de los conejillos de indias.

Gina Haspel ha sido denunciada de participar en el programa de torturas implementado por el Estado norteamericano y ejecutado por la CIA y otras instituciones. La gestión de Haspel en la prisión, conocida con el nombre clave Ojo de Gato, marcó su profundo involucramiento en las operaciones injerencistas de la CIA y demostró que estaba dispuesta a formar parte del programa de rendición, detención e interrogatorios de los prisioneros. Pero ese infame capítulo en su vida dentro de la criminal agencia trascendió a la opinión pública y se la señaló como una torturadora de prisioneros. El año 2002, supervisó las operaciones de la CIA en una prisión secreta en Tailandia. Se conoció que los agentes de la agencia de inteligencia torturaron en tres ocasiones a un sospechoso de Al Qaeda usando el ahogamiento simulado (waterboarding), y brutales técnicas de interrogatorio y se la señala como participante activa en las torturas.

Las denuncias sobre Gina Haspel, se han incrementado también desde el lado de los demócratas cuando la senadora Dianne Feinstein de California, solicitó a la CIA la desclasificación de documentos comprometedores de este tipo de prácticas que atentan contra los derechos humanos, con atrocidades cometidas por agentes de la CIA y oficiales estadounidense de servicio en el Medio Oriente, en América Latina (Colombia) o África.

El mismo McCain ha señalado con anterioridad a la interpelación de la postulada directora de la CIA Gina Haspel, que se conocen los usos de técnicas fallidas de interrogatorios aplicados por la CIA que generan información errática y falsa y “lo más importante que el uso de la tortura compromete nuestros valores, el honor nacional y nuestra histórica y amenazada reputación” según McCain.

La oficial de inteligencia Gina Haspel, ahora prospecta jefa de la CIA, es una mujer madura soltera, nacida en 1957 en Ashland, Kentucky, no usa redes sociales, estudio en la Universidad de Louisville, en su desempeño como oficial de inteligencia ha obtenido galardones militares por sus servicios en las operaciones de contrainsurgencia y contraterrorismo, aunque su historial, como es obvio, permanece bajo resguardo y muchos de los videos que la comprometían en estas prácticas fueron destruidos, durante su gestión como subdirectora de la CIA.

Haspel ha sido acusada de crímenes de guerra y de aplicar torturas a prisioneros en Tailandia en 2002, entre otras graves acusaciones en su carrera como espía al servicio de esta agencia en las cuales presuntamente puso en práctica las llamadas “piscinas de la muerte” siendo jefe de una estación de interrogatorios en los campos contrainsurgentes contra miembros de Al-Qaeda, prisioneros como Abu Zubaydah, y Abd al-Rahim al-Nashiri recibieron tratos crueles por parte de la funcionaria en el Medio Oriente.

McCain y el “honor de un torturado”

McCain fue piloto en la guerra de Vietnam, fue capturado al ser derribada la nave A-4 Skyhawk que piloteaba, cuando realizaba una operación de bombardeo sobre Hanoi, estuvo cinco años prisionero desde 1967 hasta 1973, en sus memorias escritas en el libro Faith of my father, señala haber sido torturado por las autoridades vietnamitas durante cinco años y medio, tiempo que duro su detención, una aseveración que resulta más un libelo propagandístico que una verdad comprobable, a tal extremo que estas memorias en parte escritas durante su detención, se convirtieron en una producción cinematográfica con el mismo nombre en 2005, autorizada por el mismo McCain para su promoción política y electoral.

En el plano institucional, la designación de Haspel, tendrá que tener la aprobación del Senado, para poder asumir sus funciones como nueva Directora de la Agencia Central de Inteligencia, aunque McCain, presidente de ese comité, está de reposo por un cáncer en el cerebro y prácticamente no ha asistido a sus sesiones recientes no obstante sus declaraciones públicas, pero como se sabe es “tradición” que se produzcan negociaciones entre el gobierno de Trump y los legisladores tanto demócratas como republicanos para lograr la aceptación de esta propuesta.

Haspel sería la primera mujer postulada a tan alto cargo y la primera funcionaria interpelada por el senado que está involucrada en gestiones reñidas con los “valores éticos institucionales” de acuerdo a Mc Cain.

De ser rechazada la designación de Haspel, Trump tendrá que cambiar las señas al Departamento de Estado y maniobrar una opción B que debe tener el Presidente bajo la manga, con una situación crítica a lo interno del gobierno luego de la destitución abrupta de Rex Tyllerson, se vislumbra muchas incertidumbres. Si por el contrario ocurre la designación, ella junto a Mike Pompeo, serán quienes dirigirán la política exterior del gobierno de EEUU, donde se asienta el poderío de este estado nación sin fronteras y destinos ilimitados. Con este dúo en ejercicio se prevén políticas mucho más duras y más conservadora que la ya expresada por Tyllerson, en su breve desempeño, especialmente hacia América Latina con foco especial en el caso Venezuela.

La severa crisis institucional a lo interno del gobierno de EEUU, que se expresan en la irregular, despótica y atropellada manera de gobernar de Donald Trump, ha tenido reveses y desaciertos hasta con sus propios aliados en Europa, tal parece y de acuerdo a la manera como se suceden los hechos derivados del carácter arbitrario y arrogante de Trump y a la necesidad de ejercer mediante el uso de la fuerza la implantación de sus políticas económicas.

Si Mike Pompeo, quien desde la CIA promovió gestiones de fuerza y violencia, especialmente contra Venezuela, ahora en el Departamento de Estado y la prevista designación de Haspel como nueva Directora de la CIA, la fórmula que esgrimió Trump de acciones militares contra Venezuela tendrá concreción en los meses por venir.

El menú de acciones contra el país suramericano que ha retado al hegemón del mundo con una criptomoneda que desafía las políticas de dominación del dólar y es un “mal ejemplo” para otros países del “patio trasero” de Estado Unidos, varían desde las acusaciones de “dictadura”,”, “falta de libertad y democracia”, “crisis humanitaria”, “violaciones de los derechos humanos y otras categorías inventadas por los laboratorios de guerra difusa del Departamento de Estado y el Pentágono.

Las gráficas, ampliamente conocidas por la opinión pública internacional, dejan constancia de la brutal y terrorífica práctica de las torturas por parte del ejército norteamericano y la misma CIA en países invadidos por los Estados Unidos como Irak o Afganistán.

 

Es posible que la excusa central para una intervención militar multilateral sea la “violación de los DDHH”, porque así lo demuestran los indicios públicos y porque esta categoría permea el apoyo de otros gobiernos o entidades internacionales sensibles al tema; es factible que dichas acciones se recrudezcan en los meses de abril y mayo, en tanto que durante esos meses se desarrollará la campaña electoral en Venezuela para elegir presidente y nuevas autoridades legislativas regionales y municipales. Planes que seguramente ya fueron analizados por el equipo de Haspel, antes de su posible designación como máxima jefa de la CIA para abril de 2018, puesto que ya tenía la autoridad como subdirectora de la agencia para promover y ejecutar acciones deliberadamente injerencistas, violentas y violatorias del derecho internacional contra Venezuela y contra otros países que intentan liberarse del dominio norteamericano.

Los retos que se le presentan a Mike Pompeo y Gina Haspel, estarían dirigidos a enfatizar una campaña de “protección a los derechos humanos” de los venezolanos en situación de “refugiados” en Colombia como detonantes externo y la violencia y crisis humanitaria a lo interno de Venezuela como resonante central, por lo que ya se han iniciado y abonado importantes recursos monetarios a través de la USAID ($2.5 millones) para apoyar al gobierno de Colombia y por su interpuesto a organizaciones no gubernamentales asociadas a la oposición venezolana, para llevar adelante los propósitos indicados, según la declaración de Heather Nauert, portavoz del Departamento de Estado el pasado 20 de marzo.

Tales recursos podrían ser distribuidos a agentes colombianos asociados al paramilitarismo y a la infiltración de agentes generadores de violencia en el occidente de Venezuela y Caracas, como falsos positivos, asesinatos selectivos, violencia de calle, sabotajes, actos terroristas antes y durante el proceso de votaciones en mayo, para exacerbar el clima de incertidumbre que desde hace años vienen inoculando agentes comunicacionales dentro y fuera de Venezuela.

“McCain versus Haspel”

La falsa oposición de McCain contra Haspel, no es más que un “talk show” a los que stablesment norteamericano está acostumbrado para legitimar sus acciones militaristas contra países que resulten “amenazas extraordinarias e inusuales” como Venezuela, en el intento de aplicar mano dura contra los rebeldes venezolanos y de justificar acciones violentas que no han cesado desde el golpe de 2002, mismas que han sido neutralizadas una y otra vez por el pueblo venezolano.

A pesar de los teatros legislativos para la designación de Haspel en abril de 2018, donde probablemente no podrá asistir McCain debido a su delicado estado de salud, está a la expectativa la designación de la nueva directora de la CIA, sin embargo de lo que se trata es de una política vinculada al terrorismo de estado global que con Trump ha entrado en su fase “caliente” de guerra declarada y que Tyllerson a pesar de sus intereses petroleros con la Exxon, no pudo controlar con la diplomacia de doble rasero. La pregunta clave en esta interpelación a Haspel, será: ¿Usted haría de nuevo interrogatorios como los que se acusa? Una pregunta fácil de contestar que daría la probabilidad para que sea ratificada la designación hecha por Donald Trump.

Twiter del senador Jhon McCain señalando a la posible directora de la CIA, Gina Haspel, de apoyar los planes de torturas a los prisioneros pollíticos de diferentes latitudes, sobre todo en el Oriente Medio, acusados de terrorismo.

Finalmente en la antesala de ese evento, las declaraciones del vocero del Departamento de Estado Heather Nauert sobre el financiamiento a estas políticas del gobierno de EEUU, el pasado 20 de marzo no pueden ser más elocuentes y apuntan en la dirección que Trump y sus operadores realizan:

“Este financiamiento es adicional a los $36.5 millones que el Departamento de Estado proporciona en los años fiscales 2017 y 2018 para apoyar las operaciones humanitarias regionales del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y otras organizaciones internacionales. Esas operaciones incluyen asistencia para los venezolanos que ahora residen fuera de su país. Encomiamos las contribuciones humanitarias realizadas por todos los donantes y alentamos a que se hagan contribuciones adicionales para satisfacer las crecientes necesidades. Aplaudimos al gobierno de Colombia por su compasión al albergar a cientos de miles de venezolanos que han huido de su país. Estados Unidos apoya al hemisferio y a las naciones democráticas de todo el mundo en apoyo del pueblo venezolano, donde quiera que esté.”

No hay dudas que el gobierno de Estados Unidos con su “filantropía magnánima” y “ayuda humanitaria” este preparando el terreno para nuevas arremetidas contra Venezuela, que conjuguen los dos escenarios, el externo y el interno, este último muy débil con una oposición dividida, experimentando fórmulas organizativas como el del “Frente Amplio Venezuela Libre” que le lave la sangre que todavía tienen los rostros de sus principales voceros quienes avalaron la violencia política de 2014 y 2017, con saldos lamentables de centenares de muertes especialmente jóvenes, la mayoría de ellos del lado chavista.

Related posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.