Artículos Noticia de Última Hora Opinión 

LA NECESIDAD DEL DEBATE IDEOLÓGICO

José Chela Barradas un auténtico y consecuente revolucionario socialista, antimperialista, bolivariano y chavista. De hombres como él dijo el revolucionario aleman Bertolt Brecht: “Los que luchan siempre, toda la vida, esos son los imprescindibles”. Hoy lo tenemos como un nuevo colaborador permanente de la Revista Caracola. ¡Bienvenido!
El Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, artífice y ejecutor de la invencible Revolución Bolivariana, su obra, su teoría revolucionaria, su aporte a las ciencias políticas y al pensamiento revolucionario mundial constituyen una teoría y una praxis fundamental para los cambios fundamentales en Venezuela, América y el mundo.

José Chela Barradas                                                                                                                                                          Exclusivo para la Revista Caracola                                                                           

Una de las características de las luchas sociales en los años sesenta, setenta y ochenta podríamos decir que consistió  en la ausencia del debate ideológico lo cual implicó la no jerarquización , por parte de los actores de izquierda, del correcto camino revolucionario además de crear y superar las verdaderas condiciones objetivas y subjetivas del momento, situación que hubiese permitido entender, comprender, orientar y desarrollar una línea justa tanto en las luchas abiertas (pacíficas) como en las armadas.

La lucha armada ha sido citada muchas veces como expresión de la derrota, del testimonio de lo que no debió hacerse. Sin embargo, este hecho significativamente tergiversado viene a ser la antesala de un hecho histórico sin precedentes como lo es el surgimiento de un liderazgo auténtico, nacionalista con un lenguaje revolucionario basado en el sentimiento nacional, lleno de un discurso fresco, arrollador, impecable históricamente.

Estos elementos contribuyeron a realzar los valores patrios, el latinoamericanismo, la unidad y la integración de la Patria Grande, ejes fundamentales en la lucha antimperialista, necesarios para lograr la independencia, la soberanía y la autodeterminación. Ese gigante fue Hugo Rafael Chávez Frías.

Es por ello que la actuación político-ideológica de Hugo Chávez reviste pasiones encontradas bien sea por una izquierda tradicional, huérfana de un liderazgo emancipador, de falta de vocación en la toma del poder político, de grupos dogmáticos, sectarios llámense éstos PCV, MIR, FLN-FALN, etc., aún teniendo en sus filas verdaderos combatientes, revolucionarios honestos, valientes, patriotas y donde muchos de ellos sacrificaron sus vidas en aras de lograr un verdadero cambio social, una verdadera revolución, un socialismo auténtico, sin concesiones de clase, sin ambigüedades y por otro lado, un proceso bolivariano nacionalista, integrador, forjado y adelantado por el mismo Chávez pero que al desaparecer físicamente los llamados herederos del pensamiento del Comandante no han sabido captar en esencia esas novedosas, esa direccionalidad de soberanía, de independencia, de integración, de unidad con dignidad y principios revolucionarios que den al traste las ideas retrógradas, atrasadas, reaccionarias que han mantenido los grupos dominantes, la oposición apátrida.

Notamos en este proceso de cambio ideas reformistas, revisionistas, ideas no acordes con un verdadero cambio social, clientelismo político propio de la derecha, populismo desmedido, excesivo electorerismo que efectivamente derrota al enemigo pero que no avanza ideológicamente y que no le permite al pueblo la creación de una verdadera vanguardia que le garantice avances en sus luchas contra la oligarquía parasitaria, contra el sector medio de la sociedad (lo que los marxistas llaman pequeña burguesía) enemigo fundamental en este momento contra el proceso  de cambio conocido por todos que, a falta de una ideología, se camina una vez más a la burguesía y refuerza sistemáticamente su accionar contra las fuerzas revolucionarias, es eje fundamental y actor principal en la guerra mediática, en la guerra económica, es símbolo permanente del tener y no del ser, es pilar fundamental en el sector migratorio.

Ahora bien, ¿cómo enfrentamos estos retos, todas estas deformaciones? Necesariamente propugnando el debate ideológico que nos permita esclarecer el norte, la brújula, el azimut de este cambio social que por muchas opiniones no está bien definido, establecido, orientado en primer lugar por una dirigencia conformada en un partido policlasista, con diferentes matices, bien sea de clase, de compromiso al desarrollar las ideas bolivarianas esbozadas por el Comandante Chávez, el Socialismo del Siglo XXI y que muchas veces no permite la crítica, la autocrítica y que algunos de sus dirigentes acusan de contrarrevolucionarios, enemigos a todos aquellos que en una u otra forma llaman al debate, al esclarecimiento de ideas, al rumbo definitorio de este proceso. Otros compañeros de los años sesenta, setenta y ochenta que están en importantes cargos de dirección del partido gubernamental pareciese se hacen eco de ejecutorias mal encaminadas.

La intención de estas pequeñas opiniones es promover un debate ideológico de altura, sin descalificaciones, sin ambigüedades y que nos permita avanzar. Muchos dicen que veinte años no es nada (parodiando al autor del famoso tango) pero necesario es verificar cosas fundamentales, a saber:

  • Debate económico: ¿las mismas relaciones de producción?
  • Leyes sociales: ¿seguimos gobernando con leyes burguesas?
  • ¿Realmente vamos hacia una sociedad socialista?
  • ¿Es la corrupción, la burocracia, la negligencia, la falta de voluntad política el enemigo principal de este proceso?
  • ¿Hacia dónde vamos: a) a un estado de bienestar económico, b) a un verdadero socialismo, c) a una modernización del capitalismo?

Necesario es revisar opiniones tan importantes como las de Brito García, Vladimir Acosta, Julio Escalona, Pasqualina Curcio, Misión Verdad y otros que continuamente están orientando, criticando y señalando verdades-errores que deben ser corregidos.

No sean tomadas estos ligeros apuntes como expresión malsana, como testimonios contrarrevolucionarios, sólo queremos promover un verdadero debate ideológico  que encauce y desarrolle esas ideas precisas y contundentes que nos legó el Comandante Chávez y que estamos obligados a desarrollarlas para así lograr una verdadera revolución, la revolución de los sectores más desprotegidos, el cambio social del Plan de la Patria y otras políticas que engrandezcan la Patria de Bolívar, de Sucre, de Zamora, de Pío Tamayo, de Argimiro Gabaldón, de Fabricio Ojeda, de Jorge Rodríguez (padre) y de tantos patriotas que han caído por conquistar una patria y un mundo mejor, una sociedad de iguales.

Reitero, son opiniones de un “pendejo del pueblo” que tiene 76 años confrontando, esperando la derrota definitiva del capitalismo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.