Noticia de Última Hora Opinión 

La Idealidad Avanzada de Pío Tamayo

El combativo comunista Pío Tamayo en los días que estuvo libre y viajó a los Estados Unidos donde creó, junto a Gustavo Machado, Eduardo Machado y otros revolucionarios venezolanos, la primera célula comunista en 1924.

Jesús Mujica

Cortesía del periódico digital Idealidad avanzada Nº 175 para la Revista Caracola

“Lego a la justicia en marcha mi apellido” 

Pío Tamayo, el bolchevique larense 

El manifiesto político que versificó Pío Tamayo encendió la mecha, en Caracas se realizó una manifestación que salió de la Universidad y llegó hasta el Parque Carabobo donde fue disuelta a tiros, el pueblo respondió apoyando a los estudiantes y dando mueras a J.V. Gómez, combatieron a la caballería con piedras y botellas… luego se extenderían las protestas y huelgas en solidaridad: los empleados de los bancos, los trabajadores de las minas de Naricual, así como los empleados del comercio. Tamayo le imprimió al movimiento el sentido colectivo, de solidaridad y organización, por primera vez los estudiantes y el pueblo estremecen al país utilizando tácticas de lucha de nuevo tipo.

Pío fue el ideólogo que ayudo a organizar los sucesos del Movimiento estudiantes-trabajadores-pueblo del año 28, él sembró la orientación justa y acertada de los jóvenes que luego estuvieron presos en el Castillo de Puerto Cabello. Él le imprimió al movimiento de protesta el sentido colectivo, solidario y organizativo y esto fue muy importante porque el pueblo respondió en la calle. Esta verdad fue egoístamente negada por la gran mayoría de los integrantes de la llamada “Generación del 28”, la cual traicionó al movimiento social revolucionario e históricamente es la responsable de la consolidación de las clases capitalistas, títeres de los intereses imperialistas, tres de sus líderes fueron los representantes a partir del año 58 primero del “Pacto de Nueva York” que luego fue el “Pacto de Punto Fijo”, nos referimos a Rómulo Betancourt, Raúl Leoni y Jóvito Villalba, más tarde en 1936 se incorporaría Rafael Caldera, todos como la máxima representación de la “Cuarta República” (1958-1998)…

Volvamos a 1928, la reacción de la dictadura de J.V. Gómez no se hizo esperar, 213 estudiantes fueron detenidos al igual que Pío Tamayo el 13 de febrero de 1928, de la Cárcel de la Rotunda en Caracas fueron trasladados al Castillo de Puerto Cabello, allí engrillado el Poeta Revolucionario montaría la “Carpa Roja” y debajo de ella fundó una escuela de formación política, una universidad de la vida, donde enseñó y orientó a los jóvenes estudiantes presos. “… supe que mi condena –escribe a su madre– obedece a que el gobierno ha tenido noticias de que mantengo escuela de comunismo en el Castillo. No de comunismo, pero sí de idealidad avanzada”.

Todos los estudiantes fueron puesto en libertad menos el poeta Tamayo. 

CARTA DE UN ESPÍA AL DICTADOR J.V. GÓMEZ SOBRE PÍO TAMAYO

Esta ficha policial es el punto obligado de partida sobre el prontuario de actividades revolucionarias que la dictadura poseía sobre “El Bolchevique Larense” y su misión revolucionaria.

En una carta, que un funcionario del servicio exterior en La Habana, Cuba, le envía al dictador General Juan Vicente Gómez, este le expresa:

“Estados Unidos de Venezuela

Ciudadano: José Pío Tamayo Rodríguez

Iniciador del Comunismo en Venezuela.

Elemento enemigo.

Preso el 14 de febrero de 1928 y remitido al Castillo el 23 de febrero del mismo año, Cárcel “La Rotunda”.

“…puse una cartica al General Willet (…) y le recomendaba que no perdería de vista a un individuo llamado Pío Tamayo, hombre de ideas anarquistas que tuve siempre vigilado aquí por el servicio secreto.

Ahora he sabido que es uno de los culpables del movimiento estudiantil del Carnaval en Caracas fue Pío Tamayo. Estimo los sucesos ocurridos en Caracas como inspirados por los enemigos de dentro y de fuera, en combinación con la propaganda sovietista que allá se ha hecho subterráneamente creyendo que uno de los responsables es el Pío Tamayo”. La Habana, Abril de 1928.

En los calabozos del Castillo mal nombrado “Libertador”, en Puerto Cabello, Pío comenzó a formar a los jóvenes estudiantes que en octubre de 1928 renovaron las protestas y alrededor de 150 de ellos fueron hechos nuevamente presos, desde la cárcel “La Rotunda” fueron enviados a las Colonias de Araira a construir la carretera hacia Barlovento, luego los confinaron en el Castillo de Puerto Cabello donde Pío los recibió bajo su “Carpa Roja” hablándole a sus engrillados alumnos de las perspectivas de la revolución en Venezuela y América en coordinación y solidaridad con el proletariado internacional: “Necesitamos campos de experimentación –escribe desde la cárcel– cuyos resultados prácticos debemos aprovechar adaptando y asimilando, nunca copiando servilmente, porque cada país debe dar su expresión características”.

Pío Tamayo en la celda del tenebroso Castillo dePuerto Cabello, prisión infame donde el dictador Gómez confinaba a sus enemigos.

 

“Pío estableció una charla matutina –así lo narra el Dr. Miguel Acosta Saignes– como a las diez de la mañana se reunía un grupo a escucharle hablar, a oír una verdadera clase que daba diariamente. Por la noche los que estábamos en el Calabozo No 6, junto con él, conversábamos otra vez (…) por primera vez pudimos hablar de determinadas cosas y oír exposiciones sistemáticas sobre lo que eran las luchas sociales. En las charlas de Pío, Venezuela adquirió sentido para nosotros (…) Cada día había analizado el capítulo de algún libro de historia, de economía política, de ensayos. No entraba literatura marxista al Castillo, ni a Venezuela, pero Pío recordaba a Marx, a Engels, a Lenin explicaba con gran claridad la teoría del Estado según el materialismo histórico…”.

Pero la tuberculosis se ensaña contra los pulmones del poeta. Desde la cárcel le escribe a su madre:

“Estuve amenazado por la muerte, hoy estoy agarrado por las tenazas de sus manos. Muero asesinado por los verdugos que asesinan a Venezuela (…) supe que mi condena obedece a que el gobierno supo que mantengo escuela de comunismo en el Castillo. No de comunismo, pero sí de idealidad avanzada”.

Siete años dura la prisión de Pío Tamayo, el dictador J.V. Gómez le da la libertad sobre la certeza de que el Poeta agoniza a consecuencia de la tuberculosis contraída en la tenebrosa cárcel. Pío dejó la llanura larense en un viaje sin regreso el 05 de octubre de 1935, se fue con el crepúsculo, llevando a cuesta sus 37 años… sus restos fueron enterrados en su amado pueblo: “El Tocuyo, final del llano Venezolano, cañón largo rodeado de altos cerros que se adentran en la Cordillera Andina…” en uno de sus escritos podemos leer:

Lego a la justicia en marcha mi apellido; y para la revolución que dio música a mis gustos endoso mi “stock” de acciones”.

 

 

 

 

Related posts

Deja un comentario