Noticia de Última Hora Opinión 

LA ASAMBLEA NACIONAL COMO CATALIZADOR DEL PLAN DESESTABILIZADOR. Para el balance de 5-E)

Iván Duque, presidente de Colombia, conversó por teléfono con el nuevo titular de la Asamblea Nacional de Venezuela, en desacato, el ultraderechista Juan Guaidó. Duque le expresó, en su típica actitud injerencista contra Venezuela, “su apoyo al restablecimiento de la democracia en el vecino país”. Luego agregó que “Colombia y el Grupo de Lima acompañan a nuestros hermanos venezolanos para salir de la opresión de la dictadura”. El líder fascista le agradeció al presidente neogranadino su llamada telefónica, y nuevamente Duque le reiteró “todo su apoyo y confianza para esta nueva etapa”, según Guaidó.

 “Bajo un enfoque de “cerco y asfixia”, también hemos acordado con los socios más cercanos de la MUD, utilizar la Asamblea Nacional como tenaza  para obstruir la gobernanza: convocar eventos y movilizaciones, interpelar a los gobernantes, negar créditos, derogar leyes.” 

OPERACIÓN VENEZUELA FREEDOM-2                                                                                                                                                                                                Almirante Kurt W. Tidd Comandante U.S. Southern Command (SOUTHCOM)                                                                                                                              Febrero 25.2016

000000000000000000000000

Carlos Lanz

Especial para la Revista Caracola

En el marco del enfoque de guerra no convencional y de empleo de la estrategia de amplio espectro, el imperio yanky y sus socios, nacionales-extranjeros, están focalizando el esfuerzo desestabilizador en agudizar un conjuntos de vectores críticos (donde aparecen conflictos de distintas naturaleza) pero que en estos momentos son catalizados por el tema político-jurídico del nuevo periodo de gobierno, que comienza con la juramentación y toma de posesión el 10-E.

Reiterando la estrategia intervencionista el secretario de estado de los EEUU, realizó una inusual visita el 2-3 de enero, entrevistándose con sus principales aliados del Grupo de Lima, afinando los detalles del plan que tienen planteando.

Por eso no hay sorpresa, cuando el día  4 de enero el Grupo de Lima hace público una declaración que sintetiza la agenda que desconoce tanto al gobierno democráticamente electo como a las instituciones legítimamente constituidas:

“1-Reiteran que el proceso electoral llevado a cabo en Venezuela el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos venezolanos, ni con la presencia de observadores internacionales independientes, ni con las garantías y estándares internacionales necesarios para un proceso libre, justo y transparente. En consecuencia, no reconocen la legitimidad del nuevo periodo presidencial del régimen de Nicolás Maduro, que se iniciará el 10 de enero de 2019.

2-Ratifican su pleno respaldo y reconocimiento a la Asamblea Nacional, elegida legítimamente el 06 de diciembre de 2015, como órgano constitucional democráticamente electo en Venezuela.

3- Instan a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia el 10 de enero de 2019 y a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, en forma provisional, el poder ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas.

4- Subrayan la importancia del respeto a la integridad, la autonomía y la independencia del Tribunal Supremo de Justicia legítimamente conformado…”

En tal sentido, no hay sorpresa cuando el nuevo presidente de la AN, Juan Guaido, en su discurso de toma de posesión el día de sábado 5 de enero, repite los contenidos de anterior narrativa trazada por los EEUU y presentada por el Grupo de Lima:

“… Reafirmamos la ilegitimidad de Nicolás Maduro por no haber habido elecciones el 20 de Mayo y a partir del 10 de enero estará usurpando la presidencia de la República.”

“A partir del 10 de Enero nos enfrentamos a la ruptura del orden constitucional y la presidencia no se encuentra vacante, se encuentra siendo usurpada y debemos actuar ante esa dura realidad”

“La ruta o camino que busca lograr el pleno restablecimiento del orden constitucional se resume en tres fases:

1. Cese de la usurpación,

2. Gobierno de transición

y 3. Elecciones libres para atender de manera inmediata la crisis humanitaria”,

“Se iniciará el 10 de enero “una lucha distinta”, porque Maduro se convertirá en un “usurpador” y presidente de facto”, por lo que hay que “articular todas las formas de lucha cívica”.

Aquí aparece el matiz del señalamiento el “USURPADOR” como un justificativo para la confrontación violenta-armada, la cual se va a legitimar invocando la cobertura de los artículos 333 y 350 de la CRBV.

5 de Enero de 2019

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.