prensaEntrevista 

Habla la tía chavista de Francisco Márquez Lara

Víctor Hugo Majano - Cortesía de La Tabla para la Revista Caracola
Por Víctor Hugo Majano – Cortesía de La Tabla para la Revista Caracola

“En la oposición estarían felices de que dejen presos a Francisco y a Gabriel”

Con una tía y madrina que ha sido una firme militante revolucionaria toda su vida, un padre que fue “cura obrero” jesuita y una madre que en algún momento militó en la agrupación de izquierda Proceso Político, la historia de Francisco Márquez Lara, el activista del partido de derecha Voluntad Popular, imputado por legitimación de capitales tras ser apresado con cerca de tres millones de bolívares en efectivo, refleja las contradicciones de una “clase media” a la que los sectores políticos y empresariales que han apostado al derrocamiento de la Revolución Bolivariana, pretenden controlar y utilizar

La tía es Carmen Cecilia Lara, una periodista formada en Cuba en la década de los 80 y recientemente jubilada como docente de la Universidad Bolivariana, el Alma Mater de la revolución impulsada por Hugo Chávez. Además es una prolífica articulista de opinión que puede ser leída en distintos portales digitales a favor de la Revolución Bolivariana. Y entre sus antecedentes más destacados se cuenta el haber sido una militante de la solidaridad con la lucha de los pueblos centroamericanos.

Candy-con-su-sobrino-Francisco
La gráfica familiar nos muestra a Francisco Márquez Lara abrazado a su tía/madrina Carmen Cecilia Lara.

En una extensa conversación con La Tabla ofreció detalles sobre la historia política y familiar del joven, quien es abogado y egresado de un master de la escuela de gobierno Kennedy, de la Universidad de Harvard. Y en la que además analizó el proceso histórico de derechización de importantes grupos de los sectores medios en América Latina.

-¿Usted es la tía chavista de Francisco Márquez Lara?

-Sí, yo soy la tía chavista…

-¿De un potencial terrorista?

-No, no acepto que le digas eso

– ¿De qué manera cree que él está involucrado en esta situación?

-Él está tan involucrado como lo estuve yo, y yo no me creo una terrorista no creo que él sea un terrorista. Él está involucrado por sus ideales y tiene una concepción de la democracia que sus padres le inculcaron…

-¿Entonces debemos concluir que Francisco es un demócrata que está luchando por la democracia?

-Yo concluiría que es un joven de la derecha que cree en la democracia capitalista. Yo creo que él es un joven honesto que cree en lo que está haciendo. Yo diría, como una tía chavista, que él está confundido, aunque sé que se molestaría. Porque un joven siempre tiene que ser revolucionario y luchar por las causas más justas. Pero recuerda que pertenece a esa generación de los “manitas blancas”, que viene desde hace 10 años, y que algún sector del chavismo ve como terroristas, pero ahí hay mucho jóvenes honestos y con ideales.

-¿Cómo evalúa los hechos en los que está involucrado su sobrino?

Ambos-fueron-apresados-al-e
Aspecto parcial de los fajos de billetes de cien bolívares que le fueron requisados a los militantes del grupo derechista. En total les fueron encautados 2 millones 900 mil bolívares.

-Mira, yo agarré una indignación muy grande al ver al ingenuidad de llevar tanto dinero. Pero y parto de su buena fe y de que ese dinero era para lo que dijeron, es decir para la logística de la MUD, pues el había sido designado delegado de la MUD en el estado Portuguesa.
Argumenta que, además del dinero, la pareja de jóvenes llevaba propaganda para pedir la libertad de Leopoldo López, lo cual no es ilegal, pues en Venezuela hay libertad de expresión. Asimismo unos cuadernos que corresponden a la información de los militantes registrados en las toldas políticas.

 -¿Cuál sería la verdad en este caso?

-Hay dos realidades. O ese dinero iba a financiar la violencia, como dicen las especulaciones. O iba realmente a financiar los toldos, los autobuses y los refrigerios de quienes firmaron en Portuguesa. Ahora Smolansky ha dicho que ese dinero era producto de donaciones, entonces tendrán que demostrar el origen de ese dinero con nombres y apellidos de los donantes. Para mí, si realmente ese dinero iba dirigido a financiar la violencia yo estoy convencida de que mi sobrino no lo sabía. Porque la ingenuidad de esos jóvenes es absoluta. Claro que hay descuartizadores, terroristas y tarifados, pero hay gente que está con ellos de manera honesta y por ideología. Yo se lo dije mil veces “Francisco ten mucho cuidado porque te pueden estar utilizando”

-Usted habla de ingenuidad pero el perfil de Francisco lo muestra como un cuadro de la derecha…

-Sí, él es un cuadro de la derecha. Es el un intelectual orgánico de la derecha como yo lo soy de la Revolución. Yo reconozco que él es un cuadro de la derecha pero nunca ha sido formado para ejercer la violencia.

-¿Él es funcionario de la Alcaldía de El Hatillo?

-Sí, es el director del despacho. Y lo repito, no puedo saber si mi sobrino me está ocultando algo, pero yo tengo que dar fe de lo que he vivido con él desde lo conozco, porque soy su madrina y he tenido discusiones políticas frontales porque nunca hemos roto la comunicación durante los últimos 17 años.

-El no está siendo imputado por ninguna actividad violenta sino por legitimación de capitales…

pancho-cuando-era-llevado-a
Los militantes del grupo derechista voluntad popular, Francisco Márquez Lara y Gabriel San Miguel, son llevados a la prisión de San Juan de Los Morros.

-Él ha sido imputado por instigación pública… Y el de la legitimación de capitales, el es adulto y asume sus responsabilidades. Él me dijo una vez “¿tía y si en algún momento caigo preso?” y yo le dije “si llegas a caer preso será porque habrás hecho algo ilegal y yo te voy a ir a visitar a la cárcel.” Y si de verdad él estaba transportando ese dinero a sabiendas de que su origen era ilegal o iba dirigido a la violencia, él debe asumir su responsabilidad. Nuestros cuerpos de inteligencia, nuestros jueces y fiscalía sabrán determinar la verdad y, a diferencia de mi familia, yo sí confío plenamente en las instituciones del Estado. Pero en este momento estoy abogando por la verdad y por su integridad física.

-¿Francisco y usted de que capa social provienen?

-Yo diría que de una familia de la “pequeña burguesía” intelectual, de los sectores medios acomodados. Mi padre es abogado, trabajó en las petroleras, participó en la nacionalización petrolera y se jubiló cuando ya existía PDVSA. La mamá de Francisco es médica. Mi mamá sí viene de una familia ganadera y más acomodada. Pero nosotros vivimos siempre del sueldo de mi papá, es decir de un 15 y último. Mientras que el papá, mi cuñado, es ex-sacerdote jesuita, filósofo y siempre ha vivido de ser profesor.

-Es decir ¿que ni usted ni Francisco son descendientes de la burguesía…?

-No se podría decir, por ejemplo que Francisco es como Capriles, hijo de la oligarquía o representante de intereses económicos como realmente lo es Capriles. Mi sobrino es hijo de profesionales, de intelectuales y yo soy hija de profesionales e intelectuales. Mi mamá en psicóloga y mi papá abogado. Mi bisabuelo, el papá de mi abuela materna, Maclobio Prato, fue un revolucionario antimperialista que estuvo con Pío Tamayo. Yo no se si eso es genético o no, pero cuando lo descubrí eso me dio un gran alivio. Además esa hija, que se casó con un ganadero y tuvo a mi mamá, era una mujer de ideas muy avanzadas y luchó por el voto de la mujer. Cuando mi abuela tuvo casa en Caracas tuvo escondido a Domingo Alberto Rangel, que era perseguido de la Cuarta República. Ella era copeyana pero tuvo escondido en su casa a un comunista. Su casa la hizo Fruto Vivas y ella decía: “que lástima que Fruto Vivas es comunista porque es tan inteligente”.

¿Como ocurre el proceso en que usted se vincula con la izquierda y su sobrino con los sectores más radicales de la derecha?

-Porque yo soy una excepción, desde el punto de vista de la clase. Ahora, mi generación del 70 sí fuimos revolucionarios y ahora la mayoría de ellos está en la derecha porque venían de la pequeña burguesía o clase media. Los que se mantienen son los que eran de extracción más popular. Lo natural es Francisco, él expresa los intereses de clase de una pequeña burguesía en ascenso, de unos intelectuales orgánicos.

-¿En el caso de sus hermanos hay algunos que son activistas de derecha?

-El único militante político que hay en mi familia es Francisco Márquez. El resto vota por la derecha, van y validan sus firmas, pero no son militantes. Y la única militante de izquierda de mi familia soy yo. Mi sobrino es producto de una etapa en la que el imperialismo se metió mucho más de lleno a trabajar en la ideología y a trabajar en la juventud, porque ya sabía que había perdido a sus dictadores y gorilas, que ya no podía meterse con la represión y las desapariciones forzadas y tenía que lavar el cerebro.

Francisco-Márquez-Lara-y-el
Francisco Márquez Lara junto al alcalde de El Hatillo David Smolansky. Su cargo en la alcaldía es de Director del Despacho.

– ¿Usted cree que el activismo de derecha de Francisco fue producto de un proyecto familiar?

-La verdad que no. Mi cuñado y mi hermana son profesionales de la derecha pero no tenían un compromiso o militancia con ninguna organización. Mi sobrino tuvo una inclinación desde joven porque él es muy sensible. No te digo que cuando él cumplía años mi cuñado, que toca cuatro, le cantaba canciones de Alí Primera. Pero es que ellos tienen como una confusión, a mi sobrino no le gusta que yo le diga que él es de derecha.

-¿No se asume de derecha?

-Yo creo que el no se asume de derecha, como casi toda la derecha. Porque una de las cosas que ellos han logrado a hacerle creer a su gente que no son de derecha. Ellos no tienen proyecto porque no quieren decir que realmente defienden al capitalismo. Claro que mi sobrino defiende la libre empresa, eso lo hace abiertamente, pero él cree que eso no es de derecha…

-¿Cómo está formado su grupo familiar?

-Ellos son tres hermanos varones y él es el menor. Uno es psicólogo y vive en los Estados Unidos y el otro médico y también vive en EEUU. El es el único que vive aquí. Porque para mi familia siempre EEUU fue el modelo. Yo soy la excepción. Mi hermana, la mamá de él, en algún momento fue de izquierda y militó en Proceso Político con Carlos Blanco.

-Y si me dice que su padre le cantaba canciones de Alí Primera quiere decir que también había cierta identificación con la izquierda…
-Si, porque mi cuñado fue de los jesuitas obreros. Fue ordenado sacerdote jesuita junto con Arturo Sosa. Mi cuñado era progresista, trabajaba en las cárceles, fue cura obrero en Ciudad Guayana.

Carmen Cecilia precisa que la familia conoció al padre de Francisco cuando siendo aún adolescente integraba un grupo de siete estudiantes del Colegio San Ignacio que mostraban vocación sacerdotal y entre los cuales se encontraba su hermano mayor.

-Ellos eran de izquierda. Es que la época nos marcó, eran los años de la guerra de Vietnam y el que no fuera de izquierda estaba desfasado

-Por su relato entonces ha habido un firme proceso de derechización de la “clase media”…

-Total. La hipnotización. Es que EEUU se fajó, después de que las dictaduras comenzaron a caer, para ver como penetraban a la clase media latinoamericana porque ¿de dónde salían algunos de los cuadros más valiosos de nuestras revoluciones?

-¿Que herramientas ha usado el imperialismo para derechizar a la clase media?

-Por un lado enfatizar mucho sobre los derechos individuales, hacer contraposición entre los derechos individuales y los colectivos, es decir que si tu defiendes los derechos colectivos es porque estás en contra de los derechos individuales y por lo tanto me violas los derechos humanos. Han logrado contraponer algo que es imposible, que es que tu puedas estar bien mientras la mayoría está mal. El imperialismo logró seducir a esos sectores medios por el lado del individualismo. Se dieron cuenta que podían exacerbar el individualismo de los sectores profesionales que al ganar más que un obrero podían tener oportunidad de comprar una casa o un carro. Procuraron conquistar a la clase media para evitar que se solidarizara con la clase obrera. Y lo lograron penetrando las universidades de manera descarada.

¿Y cual es el rol de la religión en ese proceso?

-Eso ha sido dramático, el cómo lograron revertir una iglesia progresista, a favor de los pobres, para convertirla de manera descarada en una iglesia a favor de los poderosos, anticomunista, mentirosa y manipuladora
-¿Qué se puede hacer para evitar que esa clase media siga siendo manipulada y usadas por los poderosos?

-Yo le pediría de verdad al presidente Maduro que tenga un discurso dirigido para esos sectores. No para decirles “que lindo lo que ustedes hacen”, pero si para reconocer que esos sectores medios, que están siendo confundidos, no todos están vendidos, no todos son tarifados, porque esos son clichés. Eso nos hace mucho daño, porque hay que distinguir muy sutilmente, hay que matizar. El revolucionario que no matiza se pierde.

-¿Cuál debería el discurso para esa clase media?

-Yo considero que mínimo nombrarlos. El presidente Maduro debería de hablar de las colas, reconocer la paciencia de la gente, los revolucionarios o no, que deben hacer colas como consecuencia de esta guerra económica. Esa misma paciencia que han tenido para comprar comida es parte de lo que nos ha sostenido.

La tía chavista al cierre de la conversación precisa que en el caso de Francisco “está clarísimo que hay intereses políticos” y no precisamente del lado de la Revolución.

-Aquí hay intereses políticos de la derecha y en la oposición estarían felices de que dejen preso a mi sobrino y a Gabriel (San Miguel). Adivine por qué.

-¿Por qué?

-Porque seria una nueva bandera para ellos, renovarían el discurso de los presos políticos. Además una Revolución no se construye con chivos expiatorios sino identificando la causa y no el efecto.

-¿Dónde está la causa?

-En quienes dentro de la derecha reciben el financiamiento del exterior y  en los grupos económicos responsables de la guerra económica y la política del gobierno de EEUU de derrocar a Maduro.

Víctor Hugo Majano – Cortesía de La Tabla para la Revista Caracola

Related posts

Deja un comentario