Descubriendo la trama político/militar de la derecha Noticia de Última Hora Opinión 

GUERRA NO CONVENCIONAL Y ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO

Carlos Lanz Rodríguez

Especial del autor para la Revista Caracola

CONTENIDO: 

 

 

PARTE I 

El papapel de Colombia en la “Guerra Proxy” contra Venezuela 

PARTE II

La alianza del sionismo con Santos, como plataforma de agresión imperial 

PARTE III

Ataque de EEUU contra Venezuela: Estrategia de Amplio Espectro 

PARTE IV

Santos operacionaliza territorialmente la próxima la próxima war (guerra) contra Venezuela

EL PAPEL DE COLOMBIA EN LA “GUERRA PROXY” CONTRA VENEZUELA 

PARTE I 

Fracasados en sus intentos desestabilizadores,donde los EEUU y sus socios, impulsaron durante el año 2017 desde las acciones de calle, actividades terroristas hasta ataques armados contra instalaciones militares, Trump desesperado como parece estar, se muestra decididos a emplear la opción  militar en el marco de enfoques de guerra no convencional, apareciendo la amenaza de la proxy War o guerra por delegación asumida ahora  por Colombia, donde Santos actúa como operador del siguiente tablero político-militar:

Activación del grupo de los 4 con Perú, Brasil y Argentina, quienes juegan al cerco diplomático y busca un impacto disuasivo con las maniobras militares conjunta en el amazona.

  1. Empleo del territorio colombiano como base de apoyo para la asfixia financiera y monetaria: apoyo al dollar tooday, negocio especulativo con las casas de cambio en la frontera, contrabando de dinero en  efectivo, de  alimentos y combustibles.
  2. Operaciones encubiertas con fuerzas especiales, para-militares, BAMCRIM.
  3. Apoyo político-diplomático a los actores oponentes, otorgándoles asilo y soporte logístico.
  4. Desarrollo de OPSIC y las distorsiones informativa basadas en los enfoques y métodos de The Rendon Group, también contando con el asesoramiento del venezolano experto en guerra sucia Juan Rendon.
  5. Empleo de la inteligencia tecnológica para monitorear nuestras comunicaciones .
  6. Fomento del separatismo en la “media luna” (Estados Táchira, Mérida, Zulia) montando provocaciones con operaciones extraterritoriales.
  7. Estas variadas políticas se enmarcan en la   “ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO” desarrollada en estos momentos  por Colombia en un esfuerzo por derrocar la revolución bolivariana.

Como ya indicamos, los EEUU despliegan un menú de opciones en el marco de la GUERRA NO CONVENCIONAL:

  • Guerra de baja intensidad y de enjambre
  • Guerra hibrida, sin restricciones
  • Proxy war o guerra por delegacion

De allí la importancia de caracterizar los rasgos de la proxys war como guerra no convencional que le sirve de marco conceptual para comprender la amenaza colombiana

  1. Guerra por delegación (proxy war, en inglés) es aquel conflicto donde una potencia utiliza a terceros actores (ya sean otros Estados, grupos guerrilleros u organizaciones terroristas) para defender sus intereses.
  1. La guerra subsidiariaguerra proxy  es un tipo de guerra que se produce cuando una  potencia, en este caso los EEUU, utiliza fuerzas títeres como sustitutos, en vez de enfrentarse directamente. El imperialismo ha utilizado  países enteros como subsidiarios, normalmente se prefiere utilizar a guerrillasmercenarios, grupos terroristassaboteadores o espías para golpear al oponente indirectamente.

El objetivo es dañar, dislocar o debilitar a un oponente sin ir a un conflicto abierto. Sintetizando podemos señalar .que una  “guerra proxy” es un enfrentamiento bélico en el que las potencias utilizan “representantes”, en vez de enfrentarse directamente.

3.- Colombia sería nodal en esa guerra por delegación, base logística para operaciones armadas de desgaste, sabotaje y guerra sucia contra nuestra nación. En este caso, se utiliza la DOCTRINA CONJUNTA donde se  combinan estrategias y  métodos simultáneamente, abarcando desde el cerco diplomático, la asfixia financiera, la OPSIC, el degaste político-militar, tal como lo hemos categorizado en la  Estrategia de Amplio Espectro.

ANTECEDENTES TEÓRICOS-PRÁCTICOS DE ESTOS PREPARATIVOS INTERVENCIONISTAS DE LOS EEUU, UTILIZANDO A LOS TÍTERES COLOMBIANOS

La actual amenaza del imperio a través de sus lacayos colombianos no es nueva. En nuestro caso hemos tenido como línea de investigación, el desarrollo de la estrategia injerencista de los EEUU a partir del territorio del vecino país.

En esa dirección vamos a reseñar algunos capítulos del ensayo que publicamos en el 2010 con el título “THE OUTSOURCING OF INTELLYGENCE”, donde quedan registrados los planes concretos que impulsó el Clan Santos y sus socios, cuando ejercía la cartera como ministro de la defensa en Colombia.

ESFUERZO DE JUSTIFICACION DE LOS PLANES GUERRERISTA DE LOS COLOMBIANOS, CON UNA ESTRATEGIA MÁS ABIERTA CONTRA VENEZUELA.

La semana que culmina el día Viernes 7 de enero de 2010, el diario el Tiempo, de Bogotá hizo mención a un documento elaborado por  la Dirección de Estudios Sectoriales del Ministerio de Defensa de Colombia, donde se establece la hipótesis de un “ataque exterior” presuntamente orquestado por Venezuela, y propone una readecuación y reamarmento de las fuerzas armadas para enfrentar ese peligro externo. Este tipo de direccionalidad geo-política coincide con las reiteradas declaraciones del ministro de defensa colombiano Gabriel Silva, quien la viene desarrollando en términos de vocería.

Vale la pena reseñar estas múltiples declaraciones de Gabriel Silva en los últimos meses, en diversas ocasiones y  a través de variados medios, donde se denota un viraje estratégico: de la coartada del combate a la insurgencia están pasando a otro justificativo, el conflicto con fuerzas externas, con lo cual pretenden ampliar la estrategia político-militar del Clan Santos:

  • “ el ejército está dispuesto a atacar bases guerrilleras en otros países” 
  • “algunos jefes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) estarían en territorio venezolano”. 
  • “ Hay que reforzar y modernizar el armamento para enfrentar “agresiones” exteriores de países con “aspiraciones expansionistas ideológicas y territoriales” que amenazan a Colombia. 
  • “Es necesario aumentar la capacidad militar del país para defenderse de ataques externo de países vecinos que estaban adquiriendo equipamiento militar. 
  • “Se plantea reforzar la presencia militar en su frontera con Venezuela con la construcción de una nueva base y la activación inmediata de dos batallones aéreos en otros puntos de la frontera.
  • “anunció la activación de seis batallones de aviación y uno de fuerzas especiales, dos de ellos en la frontera con Venezuela. 
  • “argumentando la necesidad de construir la nueva instalación militar fronteriza, Silva manifestó que ningún Estado puede evadir las “obligaciones internacionales de perseguir el terrorismo, enfrentar el crimen y buscar que sean castigados aquellos que han cometido delitos, no importa dónde se oculten o se resguarden”. 
  • “También dejó entrever que no descarta un ataque a una posible base guerrillera en territorio venezolano. 

Aunque en la nota del diario el Tiempo no se abunda en detalles, hemos podido tener acceso al citado documento que lleva por título “La Fuerza Pública y los Retos del Futuro” donde se observa la huella de los asesores de la FSD y la línea de continuidad con las orientaciones estratégicas trazadas por el imperio a través de las ejecutorias de Juan Manuel Santos como ministro saliente de la cartera de defensa en Colombia y los tarifados Alfredo Rangel, Germán Espejo y Andrés Villamizar. Una simple lectura comparativa de los ejes temáticos, la jerga técnica y las propuestas operacionales que ya reseñamos con anterioridad, nos conduce a la conclusión que estamos en presencia de un escalamiento de los planteamientos realizados por estos autores en el año 2004 y ratificados en el año 2009 antes que Santos dejara  el ministerio de defensa Particularmente esto está sintetizado en el discurso que examinaremos posteriormente,  dado por el ex ministro en el seminario  de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras –ANIF- con el nombre de “EL FUTURO DE LAS FUERZAS ARMADAS”, realizado en Bogotá el 30 de Abril del 2009.

Volviendo al texto “La fuerza pública y los Retos del Futuro”, podemos indicar que se trata de un trabajo de 59 páginas que comenzó a circular en medios masivos en los últimos días de Diciembre de 2009, pero en la edición en PDF que se consigue en internet aparece como editado por la imprenta nacional de Colombia en Julio de 2009. Igualmente aparecen una series de referencias de sus supuestos autores: Grupo de Análisis Estratégico TC. Pedro Villaquirán Ramos, TC . Jorge Alberto Chacón Zapata, TC . Dagoberto Blanco Barragán. Como hemos visto las actividades encubiertas de la FSD, puede demandar medidas de contrainteligencia, donde no aparezcan directamente señalados.

Veamos a continuación algunos fragmentos del citado documento:

“Este documento pretende ser el primero de una serie de documentos sobre el futuro de la Fuerza Pública, buscando generar debates alrededor de los interrogantes necesa­rios para definir la estructura de Fuerza y enfrentar estos retos del futuro. El documen­to está dividido en tres partes. En la primera se analiza el contexto estratégico, a través de una evaluación de las tendencias globales, para plantear los retos que en materia de seguridad se deben enfrentar en el futuro. La segunda parte presenta una discusión sobre los cambios y adaptaciones que debe enfrentar la Fuerza Pública colombiana de cara a las tendencias y los nuevos retos. En la tercera parte se introducen los debates en torno a las diferentes alternativas que surgen, su impacto en el gasto y su sostenibilidad en el futuro”.

Esto lo podemos sintetizar como el telón de fondo:

1.- Colocar a Venezuela como una amenaza, ubicada en un contexto global con aspiraciones expansionistas.

2.- Reestructurar las fuerzas armadas para ponerlas a tono con ese reto

3.- Realizar una serie de adquisiciones de material bélico.

4.- Incrementar el gasto militar, dándole continuidad a los impuestos de guerra.

En el referido trabajo,  la contextualización está planteada de la siguiente manera:

“… teniendo en cuenta el cambio en el entorno estratégico regional, la ten­dencia a la polarización política y las aspiraciones expansionistas manifiestas por al­gunos países, tanto en términos ideológicos como territoriales, surge la necesidad de hacer un mayor énfasis en la protección de la soberanía nacional. Este tipo de amenaza se inserta en la tendencia de que las guerras son cada vez más complejas y combinan una serie de elementos que hacen que al mismo tiempo se enfrenten formas de guerra convencionales y asimétricas. En este sentido, se debe considerar que, para proteger la soberanía nacional de amenazas externas, las Fuerzas Militares deben contar con capa­cidades para disuadir una posible agresión o para defender a la Nación en caso de que esta ocurra.”

Contextualizadas  las amenazas, también plantean una caracterización del tipo de guerra a enfrentar: 

Desde la perspectiva de diversos analistas militares, en la coyuntura actual se presen­ta una reconfiguración de los conflictos. Estos han dejado de ser de alta intensidad, en­frentando a ejércitos organizados de diferentes Estados, para convertirse en conflictos asimétricos o multivariantes, que difieren de la caracterización en blanco y negro que ha tenido tradicionalmente la guerra. “

En realidad, lo que se evidencia es una combinación cada vez más frecuente de for­mas de guerra altamente letales, que en la mayoría de los casos, tienen lugar en las calles, los campos y las casas de la gente. En dichos espacios se enfrentan oponentes estatales a otros no estatales, que se benefician del mercado ilegal de armas y de la globalización tecnológica para obtener capacidades armadas, explosivas, químicas, biológicas e infor­máticas, entre otras. Teniendo en cuenta que la paz y la seguridad internacional se han convertido en una preocupación global, esta asimetría supone un importante desafío en el futuro cercano”.

Ubicando los cambios en los nuevos escenarios estratégicos, en el trabajo realizan un reconocimiento explícito a las motivaciones últimas del militarismo: la cuestión petrolera y energética:

Además de las preocupaciones emanadas de la conciencia global, surgen nuevas e importantes necesidades como producto de los cambios en el ambiente geoestraté­gico de las últimas décadas, que han incidido de manera determinante en la vida y el comportamiento de los hombres y en el accionar de los Estados y las organizaciones. Dichos cambios tienen como principal característica una compleja interdependencia de procesos de diversa índole, que influyen en las concepciones geopolíticas, los equi­librios y las relaciones regionales, los modos de vida, los valores y las percepciones en torno a la seguridad y la defensa.

El efecto de esta interdependencia de los diversos procesos, que ha sido una cons­tante en los últimos años, en el curso del presente siglo se ha hecho más visible. En este sentido, conflictos y tensiones internacionales que permanecían en estado latente recobraron nuevos aires y se radicalizaron los extremismos y las acciones de los dife­rentes países para enfrentarlos. Dentro de la agenda internacional, se otorgó un lugar preponderante al terrorismo, a los temas energéticos y a la geopolítica del petróleo; también se generaron nuevos debates como producto de la conciencia global como la necesaria transición hacia nuevas fuentes de abastecimiento energético a largo plazo…”

Los distintos escenarios y el tipo de conflicto que se dibuja en el futuro, es también reiterado de la siguiente manera:

“Tal como se describe en la primera parte de este documento, la seguridad y la defensa en Colombia se enfrentan a un escenario futuro extremadamente complejo en el que interactúan nuevas y viejas amenazas. En buena parte del mundo, se ha superado la etapa en la que ejércitos con fuerzas comparables se enfren­taban y se ha iniciado otra en la que los combatientes, que en muchos casos no pueden ser homologados con ejércitos, utilizan diferentes tipos de armas y de tácticas no con­vencionales para alcanzar sus fines.

Teniendo en cuenta el cambio en el entorno estratégico regional, la tendencia a la polarización ideológica y las aspiraciones expansionistas manifiestas por algunos países, tanto en tér­minos ideológicos como territoriales, pone de presente la necesidad de hacer un mayor énfasis en la protección de la soberanía nacional. Este tipo de amenaza se inserta en la tendencia de que las guerras son cada vez más complejas y combinan una serie de elementos que hacen que al mismo tiempo se enfrenten formas de guerra convenciona­les y asimétricas”.

“En respuesta a los desafíos que sugiere el nuevo orden mundial y a la reconfiguración de los poderes regionales, las Fuerzas Militares deben dar un mayor énfasis al rol consti­tucional que les ha sido encomendado de proteger la soberanía y el territorio nacional. Para estos efectos, se debe tener en cuenta que la amenaza a la que se hace frente toma muchas formas; ya no se puede hablar de un conflicto regular basado únicamente en las capacidades estratégicas convencionales de los ejércitos, sino de una combinación de formas de guerra no convencionales o asimétricas, que van desde la guerra de guerrillas que el país ha aprendido a enfrentar, hasta guerras biológicas, químicas y cibernéticas”.

Después de hacer esta caracterización se asume la necesidad de construir una estrategia disuasiva contra  Venezuela, por supuesto sin nombrarla:

Para proteger la soberanía nacional de amenazas externas, las Fuerzas Militares de­ben contar con capacidades para disuadir una posible agresión o para defender a la Nación en caso de que esta ocurra. A pesar de que en los últimos años se ha llevado a cabo el mayor fortalecimiento de la seguridad en tres décadas, este permitió un desa­rrollo muy limitado de las capacidades estratégicas convencionales, en la medida que las adquisiciones de equipo se enfocaron en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

El efecto de estas decisiones fue un incremento en la brecha existente con respecto a países vecinos, que además de estar alineados ideológicamente en una tendencia contra­ria a la que ostenta Colombia, han venido fortaleciendo sus aparatos militares.”

Finalmente, en el documento citado, se desarrollan las líneas maestras que van a impulsar en esta nueva etapa:

“Sin embargo, teniendo en cuenta el carácter híbrido de las formas de guerra actual, para que Colombia adquiera una capacidad estratégica no se deben cambiar las capaci­dades existentes o comenzar de cero. En este sentido, los esfuerzos deben encaminarse a la obtención de dos objetivos primordiales: mantener las capacidades actuales que le dan una ventaja comparativa en términos de fuerzas especiales y operaciones asimétri­cas, y desarrollar otras capacidades de tipo convencional y algunas no convencionales que se encuentran limitadas. Estas acciones deben estar acompañadas por una flexibi­lización en la organización de las Fuerzas Militares, orientando los esfuerzos hacia una lógica conjunta. El reto consiste en lograr un equilibrio entre las capacidades conven­cionales y las no convencionales. 

Todo esto supone esfuerzos importantes en materia de entrenamiento y una integra­ción combatiente-equipo acorde con la realidad tecnológica militar vigente. Adicional­mente, dado que la defensa de la soberanía implica el desarrollo de operaciones defen­sivas y ofensivas, es necesario considerar la creación y reestructuración de unidades con responsabilidad principal sobre todos los sectores fronterizos. Para estos efectos se debe avanzar en el fortalecimiento de las capacidades de vigi­lancia, control de fronteras y monitoreo satelital, así como las de movilidad, contramo­vilidad y cobertura. También se deben fortalecer o adquirir capacidades para la defensa contra armas químicas y biológicas y la defensa aérea, incluyendo armas, equipos de vigilancia y alerta temprana. De igual forma, es necesario reforzar la capacidad de gue­rra electrónica, de guerra de superficie y guerra antisubmarina, así como la proyección  de fuerza, la defensa de costas, las operaciones de información y la guerra cibernética. Además, se debe profundizar el desarrollo de las capacidades ya existentes en operacio­nes especiales, aerotácticas, de movilidad y nocturnas.

Paralelamente, es necesario plantear una distribución geográfica de la Fuerza acorde con las necesidades estratégicas. Esto puede realizarse bajo la forma de centros de des­pliegue militar que concentren la fuerza en sitios estratégicos, de manera que puedan responder a cualquier eventualidad en las fronteras de manera rápida y efectiva. Es importante anotar que lo anterior implicaría cambios en la jurisdicción territorial actual de las Fuerzas Militares pasando a una jurisdicción sobre teatros de operaciones…”

Aquí aparecen los lineamientos trazados por el asesor gringo Marks en el 2004, los cuales fueron desarrollados por Andrés Villamizar en el texto que citamos anteriormente:

1.-Mantener la ventaja comparativa que posee Colombia en cuanto a fuerzas especiales y de contraguerrilla, operaciones aerotácticas y nocturnas.

2.- Desarrollar cambios organizativos que desarrollen los comandos y  operaciones conjuntas.

3.-Esfuerzo en el entrenamiento en el uso de las nuevas tecnologías,

4.- Creación y reestructuración de unidades en las fronteras.

5.- Vigilancia y control de los pasos fronterizos.

6.- Concentración de fuerzas en términos territoriales–fronterizos.

Por nuestro lado, en este trabajo investigativo hemos encontrado soportes documentales donde los anteriores lineamientos estratégicos del documento “Fuerza pública y los retos del futuro”, están reivindicados y avalados por Juan Manuel Santos ex ministro de la defensa, tal como lo vamos a ver a continuación.

En tal sentido, analizaremos el discurso Santos en el seminario  de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras –ANIF– que tuvo como nombre “EL FUTURO DE LAS FUERZAS ARMADAS”, realizado en Bogotá el 30 de Abril  de 2009. En la intervención se observa una línea de continuidad en los planteamientos  reseñados e incluso Santos  asume la paternidad del organismo que elabora el documento en discusión pública actualmente:

“Dentro de la nueva estructura del Ministerio de Defensa, ha sido fundamental la creación de a Dirección de Estudios Sectoriales, que está dedicada a planear el futuro, sobre modelos de países desarrollados, de forma prospectiva pero realista. El objetivo es avanzar desde hoy en los retos del mañana, y definir la manera en que las Fuerzas Armadas deben adaptarse en su estructura, equipos y logística para enfrentarlos”. 

Del mismo modo, vanagloriándose de los éxitos obtenidos contra la insurgencia, a partir de la estrategia guerrerista, dice Santos:

“Estamos en capacidad de desarrollar operaciones con altos componentes de inteligencia y precisión en sus objetivos, como la Operación Fénix que dio de baja a Raúl Reyes, o la ya épica Operación Jaque. Esto no sucedió de la noche a la mañana, sino que es el resultado de muchos años de trabajo cuyos frutos hoy estamos consolidando, para construir las Fuerzas Armadas del porvenir. Ha sido un esfuerzo de más de ocho años, que ha tenido especial desarrollo durante el gobierno del presidente Uribe, en el que incrementamos la capacidad militar y policial como no se había hecho en mucho tiempo.” 

“En el campo operacional, los resultados están a la vista. Ustedes y el país han sido testigos en los dos últimos años de los más grandes éxitos operacionales de la Fuerza Pública en muchísimo tiempo. No tengo que enumerarlos. Todos guardan en la memoria los golpes estratégicos que hemos dado… ¿Cómo hemos logrado todo esto?:

  • Fortaleciendo el trabajo conjunto y coordinado de las diversas instituciones armadas, y centralizando su inteligencia y las decisiones sobre objetivos de alto valor estratégico en la Jefatura de Operaciones Especiales Conjuntas.
  • La adecuada información de inteligencia, conocida en tiempo real por los encargados de las operaciones, nos ha permitido alcanzar un nivel de éxitos sin precedentes.” 

Igualmente en su intervención en este seminario, da cuenta de los lineamientos trazados por los gringos desde el año 2004 ( ensamblados ideológicamente por la FSD como ya lo anotamos ), bajo un lente militar:

  • “Pasamos de 313 mil hombres en 2002 a 430 mil al finalizar el 2008, un incremento del 40%. Adquirimos equipo esencial para el desempeño de nuestras tropas, en todas las fuerzas, que ya hemos recibido y seguiremos recibiendo este año y el próximo.”
  • “Se han comprado, entre otros equipos, 44 helicópteros, 52 aviones y 500 automotores de todo tipo para darle mayor movilidad, efectividad de reacción y capacidad de operación a nuestra Fuerza Pública”.
  • “También compramos 161 unidades navales y fluviales como lanchas, patrulleras, y botes de apoyo fluvial y de combate, e iniciamos la repotenciación de 4 fragatas y tres submarinos.”
  • “Estas adquisiciones las realizamos con recursos extraordinarios por 8,25 billones de pesos que aprobó el Conpes en febrero de 2007, y que son producto del impuesto al patrimonio que han pagado cerca de 3 mil contribuyentes con patrimonios superiores a los 3 mil millones de pesos.
  • “El eje para la construcción de las Fuerzas Armadas del futuro es la educación. La reforma está en marcha: 837 oficiales están cursando especializaciones, maestrías o doctorados y 15 viajaron como becarios de Colfuturo a estudiar posgrados en el exterior.1.450 suboficiales se han nivelado con título tecnológico y 104 están cursando especializaciones tecnológicas. En los últimos dos años cerca de 9 mil soldados recibieron su título de bachiller. Además, más de 63 mil miembros de las Fuerzas Armadas están estudiando inglés.”
  • “Colombia, al terminar este año, tendrá más de 80 helicópteros Black Hawk, convirtiéndose en la fuerza de Black Hawk más importante en el hemisferio, después de Estados Unidos, y una de las cuatro más grandes del mundo. Con semejante fuerza aeromóvil, el secreto está en poder tener adecuado entrenamiento para los pilotos y mantenimiento”. 

 Dentro de la prospectiva de estas líneas estratégicas, Santo se adelanta a lo que queda patentizado en el documento “La fuerza pública y los Retos del Futuro” y describe algunos de los lineamientos que vienen adelantando en los últimos meses, donde aparece el rearme belicista, la estrategia disuasiva contra Venezuela y los aprestos operacionales para una intervención en la frontera:

  • “”Las fuerzas públicas deben desarrollar una nueva infraestructura en las zonas alejadas, con una lógica de centros de despliegue –algo así como los fuertes militares–, con pistas aéreas y movilidad fluvial…”.
  • “Las Fuerzas Militares tienen que continuar avanzando, también, en sus conceptos comandos conjuntos. Una organización fundamental en este aspecto será el Comando de Operaciones Especiales Conjuntas, que contará con las tropas más calificadas, que podrán movilizarse en muy corto tiempo a cualquier punto de la geografía nacional.”
  • “Un trabajo especial de inteligencia.”
  • “Un esfuerzo de contención en las fronteras y en otras áreas estratégicas.”
  • “Tendremos que mantener una capacidad militar que proporcione un poder de disuasión creíble frente a eventuales agresiones externas.

Los anteriores tópicos planteados por Santos indican el desarrollo de aprestos operacionales para una agresión militar contra Venezuela y otros países que nos estamos enfrentando a la estrategia del pentágono en la región. En este  punto sostenemos que la reforma militar colombiana tiene como coartada el combate a la insurgencia,  (la  cual propagandísticamente quieren homologarla con el  narcotráfico), pero en prospectiva se trata de tener una fuerza de reacción rápida en la frontera sur como base de apoyo para una intervención en profundidad en el territorio  venezolano. 

 INTERVENCION IMPERIAL Y LA TRANSFORMACION DE LA FF.AA  COLOMBIANA 

El actual escalamiento de la estrategia norteamericana contra el proceso revolucionario venezolano, tiene como uno de sus hitos la instalación de las bases militares en Colombia, pero sería un error tomar este hecho como punto de partida de la intervención yanky, ya que llevan década intentando desarrollar su estrategia geo-política de control y dominio de Sudamérica utilizando como plataforma el gobierno y el territorio colombiano, recientemente a través del Plan Colombia, Plan Patriota, y el vigente Plan  de Seguridad Democrática.

La instancia encargada de formular esta última fase de la intervención norteamericana es la denominada Fundación Seguridad y Democracia, como organismo de fachada ( caso típico de un outsourcing de inteligencia ) La FSD tiene como Director a Alfredo Rangel, y conforma un trío conjuntamente con Germán Espejo y Andrés Villamizar, quienes sistematizan el enfoque estratégico donde se combinan los intereses del imperio y los intereses de la oligarquía colombiana, hegemonizada por la fracción guerrerista del Clan Santos y el Grupo Santo Domingo, teniendo una de sus vocerías en el capo mayor, el padre del paramilitarismo en Colombia: Uribe.

La coartada ideológica que sustenta este plan responde a la misma directiva empleada por la administración Bush: guerra contra el terrorismo y el narcotráfico.

Sin embargo en el telón de fondo hay razones distintas, entre las que podemos señalar:

1.- Conquista de mercados y control de las materias primas (fundamentalmente las energéticas) a través de los tratados de libre comercio. Cuestión que cobra una mayor relevancia político-militar en el actual cuadro de crisis global que vive el imperio.

2.- Presencia militar norteamericana bajo el pretexto del combate global al terrorismo y al narcotráfico, permitiendo que el complejo industrial – militar, con sus empresas contratadas hagan negocio con la traída de mercenarios, vendiendo armas y equipos: helicópteros, radares. Todo esto se va a ver ampliado con la instalación de las 7 bases en territorio colombiano. Como indica un reportaje periodístico “…Cuando la maquinaria de guerra estadounidense hace un despliegue semejante, suele hacerlo a lo grande: sacos de arena, lonas, insecticidas, generadores, máquinas de Coca-Cola, vídeos, literas, uniformes, radios, explosivos, cafeteras; todos los artículos de un catálogo de operaciones sobre el terreno y otros que no figuran en él. El aparato militar norteamericano es impresionante, pero además es acaparador. No se limita a levantar un campamento, sino que importa toda la cultura de comida rápida, centro comercial y recipientes de usar y tirar.”

3.- Muro de contención a los procesos de cambio en la región.

Estos tópicos permiten comprender las orientaciones más específicas  del Plan Seguridad Democrática:

  • El enfrentamiento a la insurgencia Colombiana hace parte de un combate global a la revolución en la región.
  • La solución militar involucra desconocer la soberanía nacional de los países vecinos y el desarrollo de “operaciones extraterritoriales” o persecución en caliente de los guerrilleros.

La FSD y sus operadores tarifados (subcontratados) han venido legitimando el gasto militar, el cambio en la doctrina que apunta a no respetar la soberanía nacional, los cambios organizativos y tecnológicos en las fuerzas armadas colombiana que permitan tener la capacidad operativa con fuerza de choque del imperio en la región.

En los diversos ensayos de los referidos autores, publicados por la Fundación Seguridad y Democracia encontramos lineamientos estratégicos para la solución militar, incluyendo la intervención  en Ecuador y Venezuela.

Germán Espejo en el texto “Operaciones Extraterritoriales: Riesgos y Alternativas”, (Publicaciones FSD, 25/01/2005) justifica la persecución en caliente invocando razones  de seguridad:

“Simultáneamente, el concepto de seguridad nacional tiene cada vez más aristas que tocan no solo situaciones y temas de carácter interno o nacional, sino al mismo tiempo una multiplicidad de temas y aspectos internacionales que tienen una enorme importancia a la hora de valorar la preservación de la seguridad de un Estado. Independiente de contar o no con la autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, una situación de conflicto o pre-conflicto se ha consolidado históricamente como un escenario típico de operaciones extraterritoriales, muchas de ellas encubiertas. En una situación de pre-conflicto, es decir en los días o meses anteriores al inicio de las confrontaciones entre fuerzas armadas de dos o más países se puede notar un tipo de operaciones extraterritoriales. Estas corresponden normalmente a misiones desarrolladas por unidades de fuerzas especiales de las fuerzas armadas o de unidades operativas de los servicios de inteligencia de un Estado, que realizan operaciones encubiertas en territorio enemigo para facilitar o hacer más contundente las acciones ofensivas de las propias fuerzas cuando se inicie la confrontación.”

“Si bien es cierto que en ningún momento estas operaciones fueron aprobadas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, también lo es el hecho de que en este escenario no se discuten ni aprueban este tipo de operaciones. De hecho no hay un foro internacional donde los gobiernos del mundo debatan sobre estos temas. Para ir más lejos, no existe una prohibición expresa o una regulación internacional para este tipo de operaciones, más allá de los principios consignados en la Carta de Naciones Unidas y otros tratados internacionales.”

“…la legitimidad de estas operaciones residirá en cada caso en las justificaciones o motivos que cada parte involucrada argumente a la hora de defenderlas o condenarlas. En cualquier caso, sería absurdo pensar siquiera en el establecimiento de una institución o foro internacional con estos fines. La esencia de una operación encubierta, es precisamente esa, su confidencialidad absoluta”.

El mismo Germán Espejo, junto con Andrés Villamizar, abordando el aumento del gasto militar, en el ensayo El Gasto en Seguridad y Defensa en Colombia: De la Contención a la Ofensiva” (publicación FSD.2004), plantean lo siguiente:

“A pesar de las numerosas voces que se alzan para denunciar el incremento de los recursos públicos destinados a la seguridad y la defensa, lo cierto es que el actual presupuesto es insuficiente para enfrentar el reto de recuperar la seguridad y mantener la ofensiva contra los grupos armados ilegales, combatir el narcotráfico y garantizar la seguridad de todos los habitantes del territorio nacional. En otras palabras, el presupuesto, y la estructura de fuerza que éste financia, tal vez son suficientes para contener las amenazas pero no para derrotarlas. Para lograr pasar a la ofensiva en términos estratégicos sería necesario un aumento mayor del gasto militar que permita incrementar el pie de fuerza y el equipamiento de las unidades operativas de la Fuerza Pública. Esto implicaría un mayor esfuerzo desde el punto de vista tributario…”.

“La situación fiscal de Colombia aun es delicada. Por ello el actual gobierno del Presidente Álvaro Uribe enfrenta un dilema de difícil solución. Por un lado, fue elegido con el claro mandato de pasar a la ofensiva contra los grupos armados ilegales, tras los frustrados diálogos de paz adelantados por la anterior administración de Andrés Pastrana. Esto implica, necesariamente, un aumento del presupuesto destinado a la Fuerza Pública.

Consciente de esta realidad, el gobierno fijó, haciendo uso de los poderes que le otorgó la declaratoria de conmoción interior, el llamado ‘impuesto para la seguridad democrática’, con el cual recaudó cerca de 2.5 billones de pesos y que permitió cerrar la brecha presupuestal de la Fuerza Pública para el 2002 (600 mil millones) y financiar el llamado “plan de choque” del 2003 (1.4 billones) y 2004 (400 mil millones). Este plan incluyó un aumento considerable del pie de fuerza y de unidades tales como brigadas móviles, batallones de alta montaña y agrupaciones de fuerzas especiales urbanas. Adicionalmente se organizaron cerca de 600 pelotones de soldados campesinos (unos 22.000 hombres) para cubrir igual número de municipios.

Durante el periodo 2003-2004 se implementó un programa de fortalecimiento de la Fuerza Pública que le dio continuidad a programas iniciados durante el anterior gobierno, así como esquemas novedosos encaminados a fortalecer el control territorial. Entre los primeros cabe destacar el aplazamiento de un contingente de 13.000 soldados regulares, lo cual se había hecho anteriormente. Esto consiste en prolongar el servicio de 18 a 24 meses de un contingente, tal y como lo permite la ley, lo cual tiene el efecto temporal de aumentar el pie de fuerza de soldados regulares (conscriptos) en ese mismo número. Una vez se licencia el contingente aplazado, el pie de fuerza de regulares vuelve a su número inicial. En el 2003 se aplazaron 10.000 y en el 2004 3.00 adicionales.

Igualmente se aumentó el número de Brigadas Móviles (BRIM), principal unidad operativa de contraguerrillas, de las cuales, para 1998, ya se habían activado las primeras 3, que posteriormente pasaron a conformar, junto con la Brigada de Fuerzas Especiales, la Fuerza de Despliegue Rápido o FUDRA. Durante el gobierno de Andrés Pastrana se activaron cuatro nuevas BRIM. El gobierno de Uribe a su vez activó dos nuevas BRIM en el 2003, la No. 8 bajo la jurisdicción de la Quinta División y la No. 9 adscrita a la Cuarta División. En el 2004 se activaron las BRIM 10 y 11, pertenecientes a la Sexta y Segunda División, respectivamente.

El actual gobierno también ha creado cuatro nuevos Batallones de Alta Montaña (BAM). El primero fue activado por el gobierno anterior en la región de Sumapaz, Cundinamarca; Durante la actual administración se han activado el No. 2 en el Páramo de Chiscas (Boyacá); el No. 3 fue ubicado en los Farallones de Cali, el No. 4 en la Bota Caucana y el No. 5 en Genova, Quindío. Próximamente será activado el sexto en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Como aspecto más novedoso del mayor énfasis sobre el control territorial permanente, se han creado 596 pelotones de soldados campesinos o “de mi pueblo” (compuestos cada uno por unos 35 hombres para un total de 22.000) para cubrir igual número de municipios. Estos pelotones tienen como finalidad complementar la presencia permanente de la Policía Nacional en las cabeceras municipales y están integrados por jóvenes pertenecientes a la región donde operan, por lo que los vínculos con la población son más fuertes.” 

“Si bien este gasto ha aumentado, el ritmo del incremento en los últimos tres años no ha sido los suficientemente acelerado para romper el equilibrio de fuerzas en el campo de batalla. Así como el incremento en el número de profesionales y de capacidad aérea implementada en el periodo 1999-2001 sirvió para detener la ofensiva militar de la guerrilla, reversar el cambio de la guerra de movimientos a la fase de guerra de guerrillas y contener al enemigo, se necesita un aumento igualmente rápido para dislocar a los grupos armados y pasar a la ofensiva estratégica.

De esta forma, se plantea la necesidad de aumentar en un 10% real adicional el gasto en defensa y seguridad, aproximadamente 1.1 billones de pesos, para financiar un incremento en el número de soldados profesionales de los actuales 60 mil a 90 mil, conformando con ellos setenta nuevos batallones de contraguerrilla y un aumento de la capacidad aérea adquiriendo 24 nuevos helicópteros de transporte, con capacidad de movilizar unos 20 soldados cada uno y duplicar la flota de aviones fantasma de 6 a 12 para que cada división tenga dos de estas plataformas disponibles para apoyar las tropas en tierra.”

El desarrollo de tal estrategia no es obra soberana de los colombianos, sino que sigue la receta de los instructores gringos, como ocurre con el enfoque estratégico-militar formulado por el Departamento de EEUU bajo la vocería del agente encubierto Thomas A. Marks, profesor en School for National Security Executive Educación (SNSEE) de National Defense University (NDU) Washington D.C. y autor del trabajo Colombian Army Adaptation to FARC Insurgency (Carlisle, PA: Army War College, Enero 2002).

Así encontramos que Andrés Villamizar, actuando como operador subcontratado de la FSD, desarrolla algunos planteamientos del asesor Marks, en su ensayo “Fuerzas Militares para la guerra. La agenda pendiente de la reforma militar” (FSD.Bogotá. Noviembre de 2003) donde descendiendo en detalles de la reforma militar que ha elaborado la FSD para el Clan Santos en los últimos años, nos dice:

“1.-Mejoramiento de las fuerzas aerotransportada 

Las cuatro misiones fundamentales que desarrolla la Fuerza Aérea son: i) el control del espacio aéreo, es decir, garantizar la soberanía y el respeto de la Constitución y la ley en los aires; ii) aplicar la fuerza, lo cual implica utilizar las capacidades inherentes al poder aéreo militar en desarrollo de las operaciones militares como pueden ser los bombardeos a blancos en tierra o los combates aire-aire; iii) multiplicar la fuerza, lo que significa aumentar la capacidad militar terrestre o marítima a través del uso de aeronaves, por ejemplo con el apoyo de fuego a las tropas terrestres; y, finalmente, iv) apoyar la fuerza, la cual incluye el abastecimiento logístico necesario para adelantar operaciones prolongadas.

Una de las misiones más importantes, la de multiplicar la fuerza, incluye el asalto aéreo, es decir, transportar por vía helitransportada unidades terrestres al campo de batalla. Las fuerzas de asalto aéreo son capaces de proyectar poder de combate sin la limitación impuesta por el terreno o los accidentes geográficos.

La versatilidad y fuerza de este tipo de operaciones se logra al combinar las capacidades de las aeronaves modernas de ala rotatoria, velocidad, agilidad y capacidad de fuego con las de las tropas terrestres.

Se debe resaltar el enorme incremento de la capacidad aérea de las Fuerzas militares colombianas, tanto en el transporte de tropa como en el apoyo de fuego cercano, es decir, el apoyo de fuego que los helicópteros o aviones brindan a las tropas terrestres, volando muy cerca de la tierra y a una relativa baja velocidad. Actualmente, Colombia cuenta con una flota de unos 230 helicópteros, distribuida así:

  • 30 helicópteros de combate (que incluyen 16 Blackhawk artillados AH-60, mejor conocidos como “Arpía”, 10 Bell 212 artillados o “Rapaz” y cuatro Hughes 500).
  • 189 de transporte (43 Blackhawk UH-60, 14 MI-17 de fabricación rusa, 25 Bell 212 y 54 Huey II).
  • 40 destinados a otras misiones, tales como reconocimiento, entrenamiento, comando y control, entre otras.

Más allá de los impresionantes avances en capacidad helitransportada, es importante destacar otros avances jugado un papel fundamental en el fortalecimiento de las Fuerzas Militares. Estos incluyen la capacidad de realizar operaciones nocturnas, la mayor capacidad de inteligencia técnica y las mejoras en los sistemas de comando, control y comunicaciones militares. 

2.-Inteligencia técnica

Las Fuerzas Militares colombianas han fortalecido considerablemente sus capacidades de inteligencia técnica, entendida esta como la recolección de información por medios distintos a las fuentes humanas. Incluye la capacidad de interceptar señales, comunicaciones y de tomar aerofotografías, entre otras.

Un componente fundamental de estas capacidades son los llamados rastreadores o trackers y las plataformas de inteligencia. 

3.-Capacidad para realizar operaciones nocturnas.

Muchos ejércitos tienen alguna capacidad de operar en la noche. Es relativamente fácil adquirir algunos de los equipos y tecnología a precios razonables en el mercado mundial. Pero para ser usados de manera efectiva, las organizaciones deben desarrollar las tácticas, técnicas y procedimientos que maximizan la ventaja de poder operar en la noche. Pero la verdad es que pocos ejércitos del mundo tienen la capacidad de realizar operaciones significativas en un ambiente nocturno. Para poder hacerlo, un ejército requiere no solo contar con los equipos adecuados, sino también a doctrina y el entrenamiento que les permite enfrentar un ambiente operacional riesgoso y complejo. 

4.-Comando, control y comunicaciones

Las Fuerzas Armadas Colombianas han desarrollado un moderno sistema de comando, control y comunicaciones que incluye el Centro de Operaciones Conjuntas (COC) del Comando General de las Fuerzas Militares, así como centros equivalentes en cada uno de los Comandos de Fuerza. Estos centros están enlazados con las unidades operativas, lo que le permite a los comandantes militares coordinar y comandar las acciones en el campo de batalla. 

5.- Profesionalización de la tropa.

Uno de los cambios institucionales más importantes que se implementaron en el periodo 1998-2003 fue la paulatina pero constante profesionalización de las tropas. Tanto el Ejército como la Infantería de Marina (cuerpo terrestre de la Armada, cuya misión incluye el patrullaje de costas, ríos y litorales) avanzaron en este proceso. Las Fuerzas Militares adelantaron un proceso de profesionalización de sus soldados e infantes de marina, reemplazando los llamados bachilleres (soldados e infantes conscriptos con diploma de bachiller) por soldados profesionales. Estos últimos son aquellos que tras concluir su servicio militar obligatorio deciden voluntariamente continuar en las Fuerzas Militares, luego de recibir un reentrenamiento y que a partir de ese momento reciben un sueldo por su trabajo. Durante el periodo 1999-2001 se aumentó en 30.000 el número de soldados profesionales (un aumento del 140%), los cuales reemplazaron igual número de soldados bachilleres. Este reemplazo se realizó en el marco de lo que se conoció como el Plan 10.000, el cual contemplaba el reemplazo de 10.000 bachilleres por igual número de profesionales, durante tres años consecutivos.

Actualmente hay cerca de 60.000 soldados e infantes de marina profesionales, 100.000 soldados e infantes regulares (conscriptos) y un número reducido de bachilleres (menos de 3.000), quienes integran los batallones de Policía Militar, el Batallón Guardia Presidencial y otras unidades menores. La meta del actual gobierno es aumentar el número de soldados profesionales hasta alcanzar aproximadamente unos 85.000, quienes integrarían las Brigadas Móviles (BRIM) y los Batallones de Contraguerrillas (BCG), puntas de lanza de las Fuerzas Militares en su esfuerzo contrainsurgente. Si tenemos en cuenta que cada BRIM consta de aproximadamente unos 1.200 soldados y que cada BCG consta de unos 300 hombres, los 85.000 soldados profesionales proyectados alcanzarían para componer aproximadamente 10 BRIM (unos 12.000 hombres) y cerca de 200 BCG. 

Esta perspectiva la vienen desarrollando desde el año 2004 y de suyo queda sobreentendido que son preparativos y planes implementados sin contar con el nuevo escalamiento de esta política involucrada en el acuerdo para establecer las 7 bases gringas en territorio colombiano.

Particularmente estos aprestos operacionales se han venido materializando con la constitución de tropas especializadas, bajo la coartada del combate a la guerrilla y el narcotráfico.

Esta perspectiva de nuestro trabajo, como investigación en curso, también permite comprender el posesionamiento del departamento de estado de los EEUU en Colombia y la plataforma político-militar que se ha montado, vista como una estrategia global que no respeta frontera y que puede tener ramificaciones en Ecuador, Bolivia, Chile, Argentina, siguiendo el expediente de Outsourcing de Inteligencia.

LA ALIANZA DEL SIONISMO CON SANTOS,COMO PLATAFORMA DE AGRESION IMPERIAL 

PARTE II 

Alertas tempranas en las “Líneas de Chávez” del año 2009: “… los agentes de la reacción internacional preparan su guion para revertir el proceso emancipador que vive Nuestra América. Véase la amenaza imperial en ciernes contra Venezuela desde Colombia: la Colombia hermana convertida en el Israel de la América del Sur”. 

En la PARTE I de este conjunto de ensayos que estamos publicando, realizamos una caracterización del papel de Colombia-Clan Santos en la guerra delegada (proxywars) promovida por el Comando Sur de los EEUU contra Venezuela. Ya desde el año 2004, estando Santo en el ministerio de la defensa, bajo la asesoría y tutela del imperio impulsó la transformación de las FFAA colombianas, bajo el pretexto de lucha contra la insurgencia, la droga y el terrorismo. En nuestras investigaciones desenmascaramos estas coartadas, ya que los cambios doctrinarios, la  nueva arquitectura organizativa y operacional que se ha introducido en el aparato militar colombiano tiene como propósito de servir de muro de contención a las transformaciones revolucionarias en nuestra américa y más puntualmente, prepara el terreno para una intervención multinacional en nuestro territorio enmarcada en modalidades   de GUERRA NO CONVENCIONAL.

En esa dirección, en esta II Parte, seguiremos examinando como  para los EEEUU, Colombia es la principal fuerza títere, la cual  abastece de armamento de todo tipo, al igual que inteligencia tecnológica, entrenamiento y conformación de fuerzas especiales.

Por eso observamos la carrera armamentista donde Santo se ufana de ser dotado de helicoteros Black Hawk, aviones Super Tucano, tanques de guerra AMX30, conformando una fuerza convencional con casi medio millón de hombres e invirtiendo más de 8 %  del PIB.

Ese tipo de apoyo cómplice del imperio envalentonó a Santo para dar una respuesta al señalamiento del Cmdt. Chávez, asumiendo su filiación pro-israeli. En una entrevista en 2013 con el periódico israelí Haaretz, abordó los comentarios anteriormente reseñado  en las Líneas de Chávez, donde se pronostica el papel de Colombia como el “el Israel de América Latina”. En tal sentido, el títere colombiano dijo: “Si alguien llamara a mi país Israel de América Latina, estaría muy orgulloso. Admiro a los israelíes, y lo consideraría un cumplido”. 

En tal sentido, no hay sorpresa de la injerencia de los sionistas en la asistencia militar a Colombia, triangulando con contratistas privados las compras y adquisiciones de la ayuda militar yanky a los distintos planes, comenzando con el Plan Colombia desde el año 2000. (ver más adelante el fenómeno del “OUTSOURCING DE INTELLIGENCE”)

En un cable de Wikileaks originado en la embajada de USA en Bogotá con fecha Diciembre  de 2009, se pone en evidencia como en Colombia  la firma Global Comprehensive Security Transformation (Global CST) fundada por el Mayor General (R) Israelí, Ziv (Ex- jefe de la Dirección de  del ejército Israelí)  fue contratada para apoyar la lucha contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), así como para evaluar potenciales peligros provenientes de Venezuela.

Por un periodo de tres años, Ziv creó una relación de confianza con el Ministro de Defensa de ese entonces, Juan Manuel Santos, mediante la promesa de una asistencia más barata que la americana.

La intrusión de Global CST en el ámbito imperial del Gobierno de Estados Unidos fue facilitada por Juan Manuel Santos, actual Presidente de Colombia, quien ha dicho que la firma le fue recomendada a él durante su ejercicio como Ministro de Defensa por su amigo el ex Ministro de Relaciones Exteriores israelí Shlomo Ben Ami.

Como ya reseñamos, estos nexos de Israel-Colombia  fueron develados en las denuncias de wikileaks hechas en el año 2009, basadas una serie de intercambio de información clasificada:

“El Gobierno de Colombia (GOC) mantiene relaciones positivas con Israel, particularmente en el sector de defensa a través de  contratistas privados.  Las áreas clave de cooperación incluyen asesoría militar estratégica, entrenamiento de fuerzas especiales, empleo de inteligencia tecnológica y operaciones conjuntas.

Un contacto dentro del Ministerio de Defensa colombiano (MOD) nos dijo que esta nueva relación se remonta a diciembre de 2006.  El gobierno colombiano también ha contratado a los israelíes para entrenar a las fuerzas especiales colombianas, particularmente relacionadas con objetivos de alto valor (HVT).

El gobierno colombiano contrató a oficiales retirados y en servicio activo de la Fuerza de Defensa de Israel con operaciones especiales y antecedentes de inteligencia militar. En  este sentido, el  Ministerio de Defensa de Colombia ha contratado a una empresa israelí, Global Comprehensive Security Transformation (Global CST), como proveedor de vehículos aéreos no tripulados (UAV)  con capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR).

Estas relaciones también son reiteradas por el autor Walter Goobar, quien en su sitio web, publica   un artículo títulado “ISRAELI EN LA SELVA”

( http://www.waltergoobar.com.ar/notices/view/410/israelies-en-la-selva.html)

“Una empresa israelí formada por altos ex oficiales del ejército y los servicios de inteligencia hebreos tienen un contrato por 10 millones de dólares con el ejército colombiano.

Tres generales israelíes que de manera privada trabajan para el ejército colombiano.

El general israelí Israel Ziv, asesor en asuntos de seguridad al Gobierno de Colombia, según reveló en el diario Maariv en un informe sobre el centenar de empresas de ex combatientes israelíes que prestan ese tipo de servicios en el exterior.

Ziv, que fue jefe de una unidad de élite y director del departamento de Operaciones del Ejército israelí  y su socio, el general de brigada y antiguo director del servicio de  inteligencia militar(Aman), Yosi Kuperwasser, son los titulares de Global CST (Comprehensive Security Transformation), una compañía formada por ex oficiales del Ejército y del Mossad (servicio secreto externo) que desde hace año y medio están contratados por  el Ministerio de Defensa colombiano.

“Nosotros los ayudamos a planificar las operaciones, a recopiilar inteligencia”, confiaron fuentes de la empresa al columnista Yossi Melman del diario Haaretz.

Las relaciones militares entre Colombia e Israel se canalizan en dos vías. Una oficial y otra, menos conocida, es la que ofrece Global CST”

De esta triangulación EEUU-Israel-Colombia, a través del outsourcing de intelligence con Global CST, nos interesa destacar los aspectos que se vinculan a los cambios estratégicos que  ha venido impulsando el imperio. En esa dirección. En esta II parte de este ensayo, haremos énfasis en el  outsourcing de inteligencia y las operaciones encubiertas con fuerzas especiales.

OUTSOURCING DE INTELIGENCIA, OPERACIONES ENCUBIERTAS Y FUERZAS ESPECIALES

El nexo entre Santos y Global CST, se inscribe en las categorías tales como “EXTERNALIZACION”,“TERCIARIZACION”, “SUBCONTRACION” U “OUTSOURCING” DE INTELIGENCIA”, teniendo entre sus componentes:

  • Las empresas privadas se han vuelto completamente entrelazada con las actividades más sensibles del gobierno: la inteligencia y seguridad.
  • El “outsourcing de intellygence” ha sido explotadas, usando las operaciones secretas que evaden controles.
  • Sin escrutinio público se emplean paramilitares, mercenarios, contratistas en operaciones encubiertas.
  • Los beneficios incluyen la “negación pausible” en torno al asesinato, la tortura, las desapariciones, el sicariato, la guerra sucia.

Bajo la impronta neoliberal, en los EEUU se ha privatizado la guerra y corporativizado el Estado. Tal privatización se expresa al interior de las fuerzas armadas y la Comunidad de Inteligencia .

Detrás del telón está el poder de los monopolios financieros, los carteles mediáticos, el lobby petrolero y el complejo industrial-militar. Este es el verdadero gobierno en los EEUU en la sombra, donde los  carteles, civiles y militares logran jugosos negocios sin escrutinio público. El proceso de privatización de la seguridad nacional, guiado por la mercantilización, coloca en entredicho la función pública.

Los mercenarios, como alguna vez fueron conocidos, están prosperando; ahora reciben el nombre de contratistas militares privados, con la modalidad de outsourcing, y algunos incluso son subsidiarios de las 500 compañías más poderosas del mundo.  A menudo dirigidos por oficiales militares retirados, entre los que hay generales de tres y cuatro estrellas, los contratistas privados representan la nueva cara del negocio de la guerra. Situados en una línea borrosa que no distingue entre lo militar y lo civil, proveen a los soldados en activo: desde apoyo logístico hasta entrenamiento en el campo de batalla y asesoría militar, tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Estos mercenarios realizan todas las tareas administrativas y logísticas, tales como alimentación, correo, aprovisionamiento de armas y municiones a las tropas, sanidad, construcciones, etc. colaboran en custodia, interrogatorios y torturas a los prisioneros; también realizan tareas de guardaespaldas de personalidades, custodia y vigilancia a cuarteles, convoyes de soldados y otras instalaciones militares, y cumplen tareas de combate, junto a las unidades regulares. Lo hacen desconociendo los derechos humanos, torturando presos, asesinando civiles.

El ousourcing (externalización, privatización) ha tenido lugar en casi todos los aspectos de las labores de inteligencia: acopio de contrainteligencia, operaciones encubiertas.

Muchos de los contratistas, de hecho, son ex empleados de la Comunidad de Inteligencia ( IC ) y  han dejado la inteligencia militar y  la comunidad de inteligencia, para trabajar en el sector privado.

A través del OUTSOURCING DE INTELIGENCIA, los EEUU ha potenciado las formas encubiertas de intervención, impulsando un accionar clandestino de fuerzas paramilitares  siendo este un aspecto predominante puesto en práctica por  las fuerzas yankis en las guerras de baja intensidad o guerras no convencionales (de “enjambre”, “híbridas”, “sin restricciones”)  Estas  operaciones  pueden incluir acciones tales como el asesinato , el sabotaje , la extorsión , el apoyo a grupos electorales o subversivos, la creación de rumores, la explotación de catástrofe naturales, la tortura , el uso del fraude electoral  .

Estas actividades en  la nueva estrategia imperial se le conoce también como operación negra (del inglés: Black Operation, o también Black Ops en plural) siendo una actividad que generalmente comprende acciones  catalogadas como clandestinas y fuera del  protocolo militar , siendo una práctica contra  la legalidad internacional y la soberanía nacional. Un factor clave   es que se lleva a cabo con gran secreto, en muchos casos sin dejar rastros, ni registros oficiales.

Una operación encubierta o “Black Ops” es una operación planeada y ejecutada para ocultar la identidad de sus autores, tratando de obviar las consecuencias políticas y legales de ella.  Puede ser conocida después de su ejecución,  pero la responsabilidad no será rastreada ni menos probada.

Por el costo político interno y el desgaste en el escenario internacional, los EEUU no asumen la autoría de las operaciones encubiertas y cuando estas resultan  públicas o  son fallidas, acuden a la DOCTRINA DE LA NEGACION PAUSIBLE.

De allí la importancia de caracterizar el uso y abuso de la negación plausible utilizada en diversa ocasiones por  el imperio:

  • Negación plausible es un concepto jurídico y se refiere a la falta de pruebas que acrediten una denuncia. Si no hay  pruebas irrefutables   se puede “negar plausiblemente”, a pesar de que puede ser cierto.
  • De manera  general, “negación plausible” también puede aplicarse a cualquier acto que deja poca o ninguna evidencia.
  • Tratar de evadir la no responsabilidad de  los Estados Unidos en las operaciones encubiertas fue el propósito original  de la llamada doctrina de la “negación plausible”.
  • En el caso de que las Black Ops    se hagan   públicas, los funcionarios de alto rango pueden negar cualquier conocimiento de tal acto o ninguna conexión con los agentes utilizados para llevar a cabo tales actos.
  • De   Rutina los diversos organismos de la Comunidad de Inteligencia emiten  una denegación general de una acción,  destruyen  u ocultan las pruebas para evitar un proceso penal. Esto es equivalente al “YO NO FUI” utilizado por los guarimberos en Venezuela.
  • La responsabilidad del imperio en las Black Ops  se hace difícil de precisar, por el sofisticado sistema de vaguedad institucional y por las explicaciones que se dan plenas de  significados ambiguos o alegórico, sobre todo para eludir la censura política..
  • Por ello las operaciones encubiertas o  Black ops  encajan en  la  negación plausible, equivalente a darles licencia para actuar de forma independiente .

En  el seno de la CIA existen diversas instancias operativas responsabilizadas por este tipo de  Black Operation, siendo una de ellas el Servicio Nacional Clandestino (NCS), el cual tiene como fuerza motriz la División de Actividades Especiales, en inglés: Special Activities Division (SAD), la cual actúa como brazo militar de la CIA responsable de llevar a cabo operaciones encubiertas o clandestinas, entre ellas, las paramilitares.

Esta División de Actividades Especiales (SAD) y, más concretamente, su élite Grupo de Operaciones Especiales  (SOG) son empleadas en diversas operaciones encubiertas. El dúo SAD / SOG  son los brazos ejecutores de operaciones políticas y militares del Comité Nacional Clandestino (NSC) de la CIA, en tal sentido, se encargan de   tareas no convencionales que van desde montar un fraude electoral hasta organizar  sabotajes y asesinatos, es decir son los ejecutores del decálogo que esbozamos anteriormente, como parte sustantiva del  Plan de Acción Intervencionista.

El Grupo de Actividades Especiales (SOG) es dentro de la SAD responsable de las operaciones paramilitares. Este  grupo como unidad elite, está  considerada como la fuerza  más secreta  de operaciones especiales de Estados Unidos. Desde el ángulo militar, conforman grupos para-militares que se encargan de generar disturbios,  realizar asesinatos selectivos y sabotajes de distintas naturaleza, igualmente desarrollan acciones más ofensivas como ataque a instalaciones militares.

La SAD está formada por ex – miembros del Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC): DELTA FORCE, SEAL Team Six  de la marina, Boinas Verdes, Rangers.

Estos equipos de acción directa se articulan con diversas fuerzas especiales de los diversos componentes de la fuerzas armadas de los EEUU.

Alrededor de estas fuerzas se han formado verdaderos mitos, alimentados mediáticamente por la “Rambomanía” y a pesar de su carácter secreto existe bastante literatura donde se hace una apología sobre sus hazañas, que no es otra cosa que la cultura de la violencia y la muerte técnicamente organizada.

Existe una larga lista de actividades encubiertas desplegadas por estas fuerzas especiales, que han dejado una estela de sufrimiento y dolor por las muertes, heridos, mutilados, disociados psicóticos que han generado en diversas partes del globo. La instancia que coordina las operaciones encubiertas bajo el mando directo de Obama es el Comando de Operaciones Especiales (JSOC). Este organismo,  se mantiene en un nivel medio de la oscuridad que ni siquiera la CIA maneja. Como organismo ya dijimos que  recibe órdenes directamente del presidente, pero también se coordina con el Secretario de Defensa y es supervisado por una cadena militar de mando único. El Núcleo de JSOC incluye la Fuerza Delta del Ejército, el equipo de la Marina SEAL 6,  160a Especiales del Ejército de Operaciones del Regimiento de Aviación, y el Regimiento Ranger.

El JSOC planifica y lleva a cabo ejercicios conjuntos de operaciones especiales como ya vimos, integrando al SOG de la CIA. En las fuerzas armadas de los EEUU son  responsables de las misiones especiales: ejecución, planificación, entrenamiento, tácticas de operaciones encubiertas, donde se incluye como vimos el sabotaje, asesinatos selectivos, entrenamiento de paramilitares, ataque a instalaciones militares.

Desmontando la mitificación de tales fuerzas (llámese Ranger, Boinas Verdes, Seal Team Six, Delta Force ), es necesario tomar muy en cuenta  las anteriores consideraciones sobre su accionar y organización, es decir, nuestra  insistencia en este tema se dirige a plantear  una  alerta temprana sobre la amenaza que significan para nuestro proceso revolucionario.

Por eso, vamos a reseñar a continuación los trabajos de investigación periodística sobre el ascenso vertiginoso que ha tenido en los últimos años las fuerzas especiales de los EEUU

Según lo describe  el investigador Nick Turse en su web  http://www.tomdispatch.com/blog/175790/, las Fuerzas de Operaciones Especiales  de  EEUU están desplegadas  en  137 países.

En un artículo de dicho autor, que lleva el título de “Operaciones Especiales se hace global”, nos describe la historia y los pormenores que rodean a estas fuerzas élites del imperio:

Nacido de una fracasada incursión en 1980 para rescatar rehenes estadounidenses en Irán (en la cual murieron ocho miembros de los servicios de EE.UU.) el Comando de Operaciones Especiales de EE.UU. fue establecido en 1987, compuesto de unidades de todas las ramas de los servicios armados.

Un estudio de información de fuentes abiertas revela que en 2012 y 2013,las  fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU estuvieron  desplegadas en –o entrenando, asesorando, u operando con el personal de– más de 100 países extranjeros. Es decir, se encontraban en aproximadamente un 60% de las naciones del planeta. Con un personal de 33.000 en 2001, se informa que han alcanzado 72.000 en 2014. (Cerca de la mitad de esa cantidad, se llama en la jerga profesional “operadores con placa”: SEALs, Rangers, , Boinas Verdes, mientras el resto son personal de apoyo.) De hecho, el Comando de Operaciones Especiales ha convertido el planeta en un gigantesco campo de batalla, dividido en numerosos frentes discretos.

Del 2012 al 2014, por ejemplo, las Fuerzas de Operaciones Especiales llevaron a cabo 500 misiones anuales pertenecientes a la Junta Combinada de Entrenamiento e Intercambio (JCET) en nada menos que 67 Estados nacionales.

La proliferación de estas galimatías ─SOJTFs y CJSOTFs, SOCCE– refleja la expansión permanente de este comando, con su jerga militar que resulta indescifrable para la mayoría de los estadounidenses en la misma medida en que sus misiones les resultan también secretas.

Alrededor de todo el mundo, usted puede encontrar Fuerzas Conjuntas de Tareas en Operaciones Especiales (SOJTFs), Fuerzas Conjuntas Combinadas de Tareas en Operaciones Especiales (CJSOTFs), y Operaciones Especiales Conjuntas de Fuerzas de Tareas (JSOTFs), Comando para Teatro de Operaciones Especiales (TSOCs) así como Comando de Operaciones Especiales.

El comando de Operaciones Especiales no divulga sus sitios, ni siquiera brinda una idea de las dimensiones de sus SOC FWDs por “razones de seguridad”.

Lo que queda claro es que SOCOM prefiere operar en las sombras en tanto sus misiones y personal se expanden por todo el planeta pero sin que se le preste mucha atención. “La cuestión principal es que SOCOM resulta ser una fuerza global. Apoyamos a los comandos de combate donde quiera que estén, no estamos atados a las fronteras artificiales que habitualmente definen las áreas regionales en que actuar. Así que lo que tratamos de hacer es operar a través de tales fronteras.” 

Claves para ubicar el mapa de Fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU. en el mundo, 2012-2013

Marcadores rojos: despliegue de Fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU. en 2013.  Marcadores azules: Fuerzas de Operaciones Especiales que trabajaron con/entrenaron/asesoraron/realizaron operaciones en un tercer país durante 2013.

Marcadores púrpura: despliegue de Fuerzas de Operaciones Especiales en 2012.

Marcadores amarillos: Fuerzas de Operaciones Especiales que trabajaron con/entrenaron/asesoraron/ realizaron operaciones con tropas en un tercer país durante 2012. Después de más de una década de enfrentamientos secretos, vigilancia generalizada, incontables asaltos nocturnos, detenciones y asesinatos, por no mencionar los miles y miles de millones de dólares gastados, el anterior cuadro nos indica el desarrollo de escenarios de GUERRA NO CONVENCIONAL, los cuales poseen como vértice las operaciones encubiertas con fuerzas especiales.

El predominio  de las fuerzas especiales en la actual coyuntura histórica, no sólo tiene  que ver con el fracaso y empantanamiento de grandes contingentes, como ha sido en la experiencia de Afganistán, sino que hay que enmarcarlo también en la evolución doctrinaria  en el  ámbito militar, tal como lo analizaremos en las próximas partes:

 – DOCTRINA DE VISION CONJUNTA: Enfoque de comando y operaciones conjuntas

–  Guerra no convencional y  estrategia de amplio espectro.

– Fuerzas especiales colombianas desplegadas en el eje fronterizo con Venezuela ( Fuerza de Operaciones Conjunta OMEGA, AUC, Bacrim)

PARTE III

En la Parte II de este ensayo realizamos la reseña sobre  el papel que juega en la actual coyuntura las operaciones encubiertas y las fuerzas especiales de los EEUU, enmarcado en el fenómeno del outsourcing de inteligencia. Ahora  en este nuevo capítulo de este trabajo, vamos a establecer el marco global de tal proceso, inscrito en las modalidades de GUERRA NO CONVENCIONAL y el desarrollo de la ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO.

EL GÉNESIS O ANCLAJE ESTRUCTURAL QUE SUBYACE EN LA GUERRA NO CONVENCIONAL 

La evolución y transformaciones que ha venido teniendo la doctrina militar norteamericana  ( con el predominio de las operaciones encubiertas y el papel relevante de las fuerzas especiales en estos momentos ) resulta incomprensible, si no ubicamos su génesis estructural y la dinámica que introduce el conflicto de intereses, la lucha de clase por la apropiación del trabajo ajeno, la pugna entre naciones por el control territorial, las contradicciones inter-burguesas por la caída de la tasa de ganancia en las economías hegemónicas. Nuestro punto de partida tiene su génesis explicativa en la propia “acumulación primitiva” del capital (Carlos Lanz. Crisis y Guerra Economica: la vigencia de la Crítica de la Economía Política” 04/01/2016) donde su lógica reproductora se asocia a la violencia criminal, al saqueo de recursos naturales, a  la guerra de rapiña. De esta manera el conflicto armado no es un accidente histórico, sino que es parte sustantiva del metabolismo del capital, visto como un proceso contradictorio: extorsión del trabajo-acumulación-reproducción ampliada.

Con esta lectura global, se puede rastrear   la emergencia de la guerra ( convencional y no convencional ) vinculada a la propia crisis orgánica del capital:

  • Bloqueo de la valorización del capital (restricciones en la extorsión del trabajo)
  • Caída tendencial de la tasa de ganancia
  • Conflicto entre la producción y el consumo
  • Deformaciones sectoriales (desarticulación entre la agricultura, la industria, y el comercio).
  • Distorsiones en la ocupación del territorio.

El impacto de este conjunto de contradicciones se manifiesta como crisis periódicas, concretadas en las coyunturas como SOBREPRODUCCIÓN DE MERCANCIA Y DE CAPITALES, SUBCONSUMO, CAIDA DE LA TASA DE GANANCIA.

En ese contexto, se puede ubicar la guerra como un mecanismo que contribuye a a  la activación del proceso anti-crisis:

1.- Flexibilización y precarización del trabajo, buscando  profundizar  la explotación

2.-Saqueo de materias primas y recursos energéticos.

3.-Exportación del capital financiero especulativo y generalización de mecanismos de endeudamiento.

4.- Reparto del mundo y conquista de nuevos mercados.

5.-Destrucción y reconstrucción de la infraestructura material devastada.

6.-Utilización del  Complejo militar – industrial como locomotora de la actividad productiva.

Como este no es un “proceso sin sujeto” se hace indispensable tener claro el mapa de actores que están asociados en las guerras convencionales y no convencionales:

  • El cartel financiero

  • El lobby petrolero

  • El emporio mediático 

Estas instancias corporativas y los actores  beneficiarios de los conflictos armados debemos   identificarlos con nombre y apellido:

1.-FAMILIAS QUE MONOPOLIZAN LA RIQUEZA DEL MUNDO:  Rothschild, Rockefeller, Warburg, Morgan, Lazard, Mosés, Kuhn Loeb, Lehman Brothers,Goldman Sachs.

2.-CARTELES ECONOMICO-FINANCIEROS A LOS QUE PERTENECEN:

Club Bilderberg, Comisión,Trilateral, Club de Bancos Centrales, Club de Roma,  FMI, Banco Mundial

3.-EMPORIOS  INFORMATIVOS QUE MANIPULAN:FOX, CNN, NBC, ABC, CBS, BBC, New York Times, Washington Post, Wall Street Journal, Newsweek

En la www.publico.es/actualidad/mitad-riqueza-mundial-manos-poblacion.html, se denuncia tamaña desigualdad: 

“…la democracia ha sido ‘secuestrada’ en beneficio de las élites económicas, que ‘manipulan’ las reglas del juego en su beneficio creando un mundo en el que sólo las 85 personas más ricas acumulan todo el capital de que dispone la mitad más pobre de la Humanidad. En la actualidad, el 1% de las familias más poderosas acapara el 46% de la riqueza del mundo”. 

Son estas elites  minoritarias las que promueven guerras bajo las banderas  del neoliberalismo: la libertad  de mercado, la apertura para el capital  financiero, la globalización y la expansión del “ideal de vida americano”.

Como ya indicamos en la Parte II de este ensayo, estos actores no asumen sus responsabilidades en la promoción de la guerra. En cada conflicto, sea este de baja intensidad o no, sea una guerra convencional o no,  está el poder de los monopolios financieros, los carteles mediáticos, el lobby petrolero y el complejo industrial-militar. Este es el verdadero gobierno en los EEUU, estando por supuesto en la  sombra, tras bastidores.

Ubicar tales sectores y su entramado de relaciones de fuerzas en el mundo, permite identificar al enemigo principal y sus aliados.

RAZONES QUE CONDUJERON A LA MODALIDAD DE GUERRA NO CONVENCIONAL Y LAS DIVERSAS VARIANTES QUE EXISTEN EN TORNO A LA MISMA

Siempre existe el riesgos de considerar los cambios en las doctrinas y metodologías político-militares, como productos de descubrimientos e innovaciones separadas de los conflictos de clase y sus relaciones de fuerzas (las contradicciones capital trabajo, imperio-nación) las determinaciones geo-políticas en la coyuntura.

En tal sentido, debemos conjurar tales déficits incorporando los diversos aspectos que han incidido en el cambio de la estrategia imperial: 

  • 1.-SECUELAS DEL SINDROME DE VIETNAM: Intentos de evadir el costo político, reducir el número de bajas.
  • – EMPLEO DE GUERRAS NO AUTORIZADAS: utilización de las “órdenes ejecutivas” como amparo legal
  • – COSTOS ECONOMICOS CRECIENTES, restricciones en las compras de armamento y los soportes logísticos
  • – DIFICULTADES PARA ARMAR ALIANZAS BELICAS.
  • – LOS OBSTACULOS POR VIOLACION DE LOS DDHH Y TRATADOS COMO LA CONVENCION DE GINEBRA

6-EMPANTANAMIENTO COMO HA OCURRIDO EN  LA INTERVENCIÓN EN AFGANISTAN. Inquebrantable voluntad de lucha y resistencia de la insurgencia.

7.-INEFICACIA POR LA DESARTICULACION DE LAS FUERZAS, fragmentación de la unidad de mando como producto de la división del trabajo. 

En este contexto, aparecen inicialmente las orientaciones sobre guerra no convencional como guerra de baja intensidad, focalizada en promover planes desestabilizadores, derrocar gobiernos progresistas, combatir la lucha guerrillera en todo el mundo.

Para darle basamento doctrinario de estas acciones, el imperio elabora órdenes ejecutivas y circulares de entrenamiento (“Orden Ejecutiva Unitaria de Fuerzas de Guerra no Convencional” 30/09/2009.

“La guerra No Convencional.Fuerzas Especiales”.

Estado Mayor. Departamento del Ejército Washington, DC, 30 de noviembre de 2010.) donde se plantea:

“El Jefe del Comando de Operaciones Especiales de los Estados Unidos define la Guerra No Convencional como el conjunto de actividades dirigidas a posibilitar el desarrollo de un movimiento de resistencia o la insurgencia, para coaccionar, alterar o derrocar a un gobierno, o a tomar el poder mediante el empleo de una fuerza de guerrilla, auxiliar y clandestina, en un territorio enemigo.

INTRODUCCIÓN A LA GUERRA NO CONVENCIONAL 1-1. Los esfuerzos de EEUU con la Guerra No Convencional están dirigidos a explotar las vulnerabilidades sicológicas, económicas, militares y políticas de un país adversario, para desarrollar y sostener las  fuerzas de la resistencia y cumplir los objetivos estratégicos de EEUU.” 

Sin embargo, este enfoque no dio cuenta de la las amenazas emergentes, la versatilidad táctica y estratégica de actores no estatales, la combinación y simultaneidad  de las operaciones, las diversas variantes de en los nuevos tipos de guerra como los que vamos a reseñar a continuación: “GUERRA HIBRIDA”, “GUERRA SIN RESTRICCIONES”.

En el primer caso, la denominación de guerra híbrida aparece por primera  en el año 2005 y  fue reseñada por  Frank G. Hoffman (“El conflicto en el siglo 21: La subida de guerras híbridas (Arlington,Instituto Potomac de Estudios Políticos, 2007) haciendo la siguiente caracterización:

  • Esta combinación de las distintas variantes y tipos de guerra, plantean nuevos desafíos al imperio, toda vez que se pueden compensar o, en algunos casos, neutralizar la superioridad militar convencional de los países hegemónicos encabezados por EEUU,Isrrael, Alemania, Francia, entre otros.

Por otro lado,los coroneles chinos Qiao Liang y Wang Xiangsui  (“Guerra sin restricciones” Beijing,China: Ejército Popular de Liberación, 1999) definen  este tipo  guerra que no sigue ninguna regla o principios, si no que es cambiante y llena de incertidumbre:

  • Para hacer frente a las ventajas de los estados a la vanguardia tecnológica y militar de las grandes potencia se ha expandido la definición y el entendimiento de la guerra más allá del campo militar tradicional, siendo una guerra sin restricciones o más allá de los límites ( algo así como “todo vale”)
  • Sin restricciones o sin límites es la utilización en la guerra por parte de los mandos militares, de todo tipo de organizaciones y la combinación de todos los dominios del poder nacional puestos a su disposición como medios de guerra.
  • Por más allá de los límites, los autores plantean la utilización de todos los poderes multinacionales, como por ejemplo, a través de alianzas diversas que permitan imponer sanciones, boicot, vetos.
  • Se trata de dominar el arte operacional sin restricciones a base de sobrepasar las fronteras y las leyes cognitivas y morales de la guerra .
  • Conflicto  armado en  el  que se utilizan toda  clase  de medios y procedimientos  ya  sea la fuerza convencional o cualquier procedimiento, favoreciendo las aproximaciones indirectas y asimétricas. Lo más importante no es aniquilar al enemigo sino ganarse las mentes y los corazones de las poblaciones,
  • Guerra difusa o distribuida que utiliza la no linealidad del campo de batalla y el cambio de una confrontación entre masas de fuerzas buscando el Centro de Gravedad de Clausewitz a una guerra que se desarrolla en todo el espacio de batalla.

Ante los nuevos desafíos de la guerra hibrida  y sin restricciones, los EEUU viene impulsando como  Doctrina de Seguridad Nacional la VISION CONJUNTA. (“Visión Conjunta 2020” (Joint Vision 2020.Dirección de Políticas y Planes Estratégicos del Ejército de los EEUU. Octubre de 2015 ).

Cada cuatro años, esta doctrina viene siendo evaluada (“Revisión Cuatrienal de Defensa” (QDR) que incluye la  revisión de la  estrategia de seguridad nacional, estructura de la fuerza, planes de modernización .

Esta Revisión Cuatrienal de Defensa (QDR)  es una herramienta a mediano plazo que debe presentar la visión político-militar de las amenazas, capacidades combativas y estrategias, ubicando las respuestas rápidas a las contingencias de menor escala y  asimétricas.

En tal sentido, se hace pertinente valorar la última Revisión Cuatrienal de Defensa, en el documento prospectivo Joint Vision 2020, donde se desarrolla conceptualmente lo que se entiende como “Doctrina Conjunta”:

  • Lineamientos  que permiten el desarrollo y el éxito de las operaciones conjuntas y que requieren de la participación de dos o más componentes militares (tierra, mar y aire).

  • A través de la historia que han demostrado que “…el concepto de “conjunción” representa la verdad histórica de que ni el poder aéreo, ni el terrestre, ni el marítimo ganan guerras por sí solos”
  • Es una cooperación constante que busca la coordinación permanente  utilizando eficiente de los medios disponibles y las capacidades de cada fuerza.
  • La coordinación se da no solo en los niveles de más alta jerarquía, sino que se presente en el nivel operacional y táctico,
  • Premisa básica de que actuando al unísono, los resultados son mayores y el costo relativamente menor.
  • Un esfuerzo único y concentrado, mucho más que un apoyo mutuo entre las fuerzas requiere interdependencia y aprovechamiento al máximo de todos los componentes.
  •  La acción conjunta combina  capacidades, maximizando las fortalezas y minimizando las vulnerabilidades
  • Estos efectos sinérgicos de la doctrina conjunta, constituye parte esencial de la Estrategia de Seguridad Nacional.
  • Todo lo anterior ha conducido a cambiar la forma de hacer la guerra, con nuevos conceptos operativos y formas de organización que buscan lograr el dominio de todo el espectro: superioridad de la inteligencia tecnológica, el trabajo interagencias y con otras fuerzas multinacionales, un mejor sistema de Comando y Control Conjunto, mayor apoyo a las Operaciones Psicológicas
  • Interoperatividad, que permite la unión conceptual, y física de las diferentes fuerzas que deben ser empleadas en el amplio espectro
  • Dominio Total del Espectro se puede considerar como la habilidad que tienen las fuerzas norteamericanas para derrotar a cualquier adversario, operando ya sea en forma unilateral o en combinación con otras fuerzas multinacionales o con otras agencias.

En esa dirección, debemos profundizar más puntualmente el análisis de la ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO que viene desarrollando el imperio actualmente en el marco de la DOCTRINA CONJUNTA. En esa perspectiva vamos a reseñar el trabajo de la investigadora mexicana Ana Esther Ceceña. “La dominación de espectro completo sobre AméricaRebelión. 30-01-2014

 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=180149 .

  • El concepto de dominación de espectro completo ha sido la clave de transformación en el arte de la guerra y orienta sus modalidades prácticas.  Es un concepto complejo que se actualiza mediante la experiencia cotidiana de la guerra en todos sus distintos escenarios.
  • Uno de sus aprendizajes más relevante es el de la aplicación simultánea y sin tregua de mecanismos variados que tiendan a confundir y a la vez a producir resultados combinados mientras agotan, en principio, las fuerzas físicas y morales del enemigo
  • Con la idea orientadora de “no dejar resquicio al enemigo”, ningún espacio de resguardo, ni un momento para tomar aliento,
  • Simultaneidad.  El mejor medio para desgastar al enemigo es atacarlo sin tregua por todos lados al mismo tiempo; como un ataque de un enjambre de avispas.  Con esta idea, se aplican simultáneamente mecanismos desestabilizadores o directamente de ataque en todos los ámbitos de la vida social..
  • La mayor novedad de esta concepción estriba en su virtud para articular y dar sentido general único a las estrategias sectoriales, parciales, específicas, temporales y más limitadas que se desplegaban desde diferentes emisores o agentes de la política de seguridad y de búsqueda de la supremacía de Estados Unidos en todos los campos.
  • Se sistematizó, con detalle científico, cada uno de los niveles o espacios del espectro donde pudiera parapetarse un potencial enemigo.  Espacio exterior, espacio atmosférico, aguas, superficie terrestre, bajo tierra; espacios públicos y privados que deberían ser penetrados mediante mecanismos panópticos (cámaras en las esquinas, en los bancos y oficinas, chips espías, sistemas de datos centralizados, etc.).  Vida cotidiana, vida productiva, pensamiento y acción.  Barrios populares con políticas diferenciadas de las de los barrios clase media o clase alta, estratificación competitiva, transporte, dotación de servicios, etc., todos puntos de observación y de manejo de poblaciones. 

EL AMPLIO ESPECTRO DE LAS 14 LINEAS DE GUERRA NO CONVENCIONAL IMPULZADAS POR EL IMPERIO ACTUALMENTE CONTRA VENEZUELA

Como veremos más abajo, en  la actual coyuntura se están empleando múltiples políticas dirigidas a “degradar” nuestras fuerzas por descomposición interna, buscando RESTAURAR el Pacto de Punto Fijo, VOLVER ATRÁS a la IV República, REVERTIR los avances político-sociales, CAMBIAR DE REGIMEN. 

En esa dirección, surgen variadas políticas como un ataque de enjambre: 

  • – Conflictos asimétricos y de baja intensidad
  • -Confrontación sin límites, donde se borran las fronteras entre lo político y lo militar. Enemigos difusos que se mezclan con la población civil.
  • – Ataque a los centros de gravedad del adversario para conseguir su colapso, más que su destrucción física: degradación o descomposició de las fuerzas
  • -Énfasis en el quiebre de la voluntad, por la acción psicológica.
  • -Explotación del déficit político social y diferencias étnicas, culturales y religiosas. Fuga de cerebro y diáspora
  • – Empleo de todas las formas de luchas
  • – Combinación híbrida de armamentos y procedimientos tácticos.
  • – Empleo de pequeñas unidades en un amplio teatro de operaciones
  • -Nueva manera de encarar la dispersión y concentración de las fuerzas.
  • -Anulación del mando y del control territorial
  • -Alianzas con la delincuencia, para-militares, narcotraficantes. Proxy y delegación de las fuerzas empleadas.
  • -Privatización y mercenarización de la guerra a través del outsourcing the intelligency.
  • -Manipulaciones financieras y monetarias.
  • -Ataque cibernético y guerra electrónica.

De allí  el ataque simultáneo y combinado de la ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO, orientada por siguientes objetivos:

  • Estimular la conflictividad social (desabastecimiento, alza de precios, inseguridad)

  • Fomentar rivalidades sectarias y grupales

  • Explotar déficits y carencias de bienes y servicios (transporte, gas, agua, luz)

*Generar desconfianza e incertidumbre en torno a las políticas gubernamentales

  • Deslegitimar el liderazgo

  • Propiciar la ingobernabilidad

  • Paralizar e inhibir la FANB: SÍNDROME ROSENDO 

Para cerrar esta PARTE III de este ensayo, queremos reivindicar el proceso investigativo para superar el conflicto cognitivo que está presente en la ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO.

Este aspecto cobra relevancia porque al no comprender la naturaleza de la actual modalidad de guerra en curso, se confrontan  unas limitaciones  cognitivas que pueden paralizar la capacidad de respuesta: parálisis paradigmática.

Hay carencias en la comprensión de la situación y del entorno geo-político, por falta de conocimiento adecuado de la guerra no convencional, netwar, guerra asimétrica, hibrida o sin restricciones: conflicto cognitivo por el simplismo-empirismo que no da cuenta de la complejidad y  simultaneidad del ataque contrarrevolucionario con la estrategia de amplio espectro.

Para conjurar esta amenaza de la PARÁLISIS PARADIGMÁTICA, proponemos los siguientes nueve cursos de acción:

1.-Seminario Permanente de Investigación y Formación sobre Guerra No Convencional.

2.- Concretar líneas de investigación sobre las diversas concepciones que existen en torno a la guerra no convencional: guerra de baja intensidad, de amplio espectro, asimétrica, sin restricciones.

3.-Elaborar la caracterización de la fase, etapa o periodización actual de la Guerra No Convencional.

4.-Ubicación del proceso de transición entre lo convencional y no convencional, líneas que rigen la metamorfosis de los componentes en la guerra de todo el pueblo.

5.- Ubicar en qué fase o etapa de la guerra la milicia deja de ser fuerza complementaria.

6.- Cualificación de los aprestos operacionales y la preparación y adiestramiento de la fuerza en correspondencia con los nuevos escenarios.

7.-Ejercicio permanente del control territorial, construyendo corredores estratégicos según las diversas características de las regiones

8.-Evaluar y sistematizar la estructura organizativa de la FANB (CEO.COMPONENTES) para ajustar su articulación con la Doctrina de Defensa Integral de la Nación.

9.- Impulsar procesos de reforma o transformación curricular en las academias y escuelas militares que den cuenta  de la guerra no convencional.

PARTE IV

En las anteriores entregas de este ensayo (PARTE I,II y III) donde sistematizo los contenidos de los talleres dictados en el periodo 2016-2017 sobre GUERRA NO CONVENCIONAL  en el seno de la FANB, examinamos en la parte inicial el marco general donde se inscribe la amenaza de Colombia-Clan Santos con el desarrollo de la Proxy War (Guerra delegada) contra Venezuela. Este es un enfoque  de guerra no convencional donde los EEUU evade la intervención directa  y utiliza a “terceros” actores que lo sustituyan en la agresión, utilizando  Colombia la coartada de la lucha contra la guerrilla y encubriendo su servilismo, por lo que ha recibido ingente recursos del imperio: asesoramiento, adiestramiento, equipamento, tal como se materializó en el  Plan Colombia y en la Política de Seguridad Democratica, cumpliendo con  el papel contrarrevolucionario  del “Irrael de américa”.

En este contexto examinamos algunos vértices de la estrategia imperial como la Inteligencia Tecnológica, la Operaciones Psicológicas y más particularmente, las Operaciones Encubiertas con Fuerzas Especiales.

Continuando con la PARTE III, reseñamos el enfoque norteamericano de guerra no convencional  y el desarrollo que ha venido alcanzado la doctrina “VISION CONJUNTA 2020” y los intentos de adecuación a los nuevos enfoques de guerras híbridas y sin límites. En esa perspectiva, surge una de las principales determinaciones de la doctrina VISION CONJUNTA 2020: EL DOMINIO DE ESPECTRO COMPLETO, conceptuado por nosotros como ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO, donde se rompe que las clásicas visiones o paradigmas de la guerra convencional focalizada principalmente en la cuestión militar, incorporando ahora una totalidad de aspectos que abarca desde la cuestión étnico – cultural, el ámbito socio-económico hasta  lo político-territorial. Todo esto redefine el marco estratégico, operacional y táctico en el empleo de medios y recursos.

Ahora, en esta última parte de este ensayo, retornamos a la amenaza de Colombia-Clan – Santos, examinando su alineación con la doctrina conjunta yanky y la versión de guerra híbrida, que combina:

  • Empleo del poder aéreo de las distintas bases de los EEUU instaladas en su territorio: ataque convencional sobre centros de gravedad, neutralización de puestos de mando y control, destrucción de infraestructuras y servicios esenciales.
  • Utilización de grupos élites y fuerzas especiales, tanto colombianas como norteamericanas.
  • Asociación con paramilitares, BACRIM, narcotraficantes y contrabandistas.
  • Ejemplo de focalización territorial en la franja fronteriza, específicamente norte de Santander-región Catatumbo y su articulación con las proyecciones separatista de la “media luna”: Estados Táchira-Zulia

LA ALINEACION COLOMBIANA CON LA VISION CONJUNTA 2020 Y SU VERSION DE LA GUERRA HIBRIDA,SIN LIMITES

Los EEUU ha tutelado (en el marco de la VISION CONJUNTA 2020) la implantación de las unidades y operaciones conjuntas en  Colombia desde el comienzo de la modernización de la FFAA en el año 2004, tal como lo reseñan actores comprometidos con esta  estrategia imperial (Borrero Mansilla, Armando. “Los Comandos Conjuntos. Problemas de Organización,Doctrina, Educación y Operación”. Estudios en Seguridad y Defensa. No. 4. Noviembre 2007,Almirante Moreno, David René. “Operaciones Conjuntas, Factor Clave en la Gerencia Estratégica de las Fuerzas Militares”, 2008.

En dicho materiales se recogen sin cortapisa los atributos de las premisas que trazó el imperio para adecuar sus fuerzas títeres. De allí el conjunto de medidas adoptadas por el Clan Santos para cumplir con esos propósitos:

  • Creación de Comandos Conjuntos y Fuerzas de Tareas Conjuntas, con responsabilidades jurisdiccionales, operativas y tácticas en áreas estratégicas.
  • Se ha promovido un “trabajo de grupo” en ciertas áreas, aprovechando e integrando las distintas capacidades existentes y poniéndolas bajo un solo mando en el nivel operacional.
  • .-La “conjunción de fuerzas” se fundamenta en el principio de la utilización racional del potencial militar, mediante su integración y coordinación en un solo esfuerzo único y concentrado
  • Esta lógica permite articular y flexibilizar el nivel de mando en teatro de operaciones específicos que son estratégicos, realizando “operaciones simultaneas, conjuntas y especiales”.

La Doctrina Conjunta podría ser catalogada como la mayor innovación en el proceso de transformación de las FF.AA colombianas, por encima inclusive de la formación de Batallones Contraguerrillas o Brigadas Móviles. El caso más relevante de esta transformación ha sido la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, creada en el en 2003-2004.

Como hemos señalado anteriormente en este ensayo, los EEUU y CIA, ha tenido como coartada o justificativo permanente para entronizar su dominio, la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

Por eso, en el caso de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, el pretexto fue evitar el avance del plan estratégico de las FARC en el sur del país, considerado como su retaguardia estratégica (Departamentos de Meta, Guaviare y Caquetá), tal como lo describe Javier A Flores H. en su tesis: “LA DOCTRINA CONJUNTA EN COLOMBIA: ANÁLISIS DE LA FUERZA DE TAREA CONJUNTA OMEGA”, (Universidad Nacional de Colombia Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales. IEPRI, Bogotá, Colombia 2012).

Destacamos la anterior coartada justificativa porque como ya hemos señalado, las fuerzas especiales en la guerra no convencional de amplio espectro, se emplean en OPERACIONES ENCUBIERTAS y específicamente en Colombia, esta es una fuerza de choque que nació en apariencia como fuerza conjunta contrainsurgente, pero que en la guerra delegada o “proxy war” constituye una estructura orgánica con capacidad de desarrollar “operaciones extraterritoriales” en la franja fronteriza de Venezuela.

El citado autor, refiriéndose a los   aspectos de comando y organizativos de OMEGA, señala su filiación con la VISION CONJUNTA norteamericana:

“Con los insumos adecuados, la cooperación de Estados Unidos, el análisis del adversario y los lineamientos estratégicos del gobierno y del comandante general, el J3 comenzó su labor y formuló la necesidad de crear unidades conjuntas que lograran darle más flexibilidad a la cadena de mando, rapidez a las decisiones y resultados a las operaciones ofensivas en medio de una guerra irregular.

Pero el tipo de organización militar debería variar, dependiendo del contexto al que se enfrentara. Por un lado se deberían crear unidades conjuntas jurisdiccionales, con vocación de permanencia, que articularan la institucionalidad castrense en espacios geográficos determinados. Era entonces una especie de nueva forma de organización territorial de las Fuerzas Militares. Por otro lado, se deberían crear unidades conjuntas transitorias, con jurisdicción cambiante, que tuvieran como misión el cumplimiento de un objetivo particular y determinado, considerado estratégico para el Plan de Guerra. Era una apuesta en doble vía, en primera instancia se planteaba la transformación profunda de las Fuerzas Militares, creando un nivel de mando completamente nuevo e independiente, que respondía directamente al Comandante General y no a los Comandantes de Fuerza y que, en sí mismo, respondía por una jurisdicción determinada, lo que significa que tenía bajo su mando las unidades jurisdiccionales de las tres fuerzas ubicadas en dicho territorio. Para dejarlo en palabras claras, se le quitaba poder a los comandantes de fuerza, trasladándoselo al comandante de la Unidad Conjunta. A estas unidades se les denominó, por tradición norteamericana, Comandos Conjuntos. Y el primero en crearse, fue Omega en 2004,

Se observa los rasgos flexible y operativo de esta fuerza, bajo un mando que no es el componente tradicional, pudiendo ser empleada en cualquier parte y en cualquier momento contra objetivos estratégico dentro del PLAN DE GUERRA (léase plan de agresión contra Venezuela).

Como unidad de operaciones conjunta, OMEGA en sus  inicios integró las siguientes fuerzas:

  1. Componente Terrestre: Tenía bajo su mando la Fuerza de Despliegue Rápido (FUDRA) que constaba de 5 Brigadas Móviles (Brigada Móvil 1, ubicada en La Macarena; Brigada Móvil 2, en Uribe; Brigada Móvil 3, en La Macarena; y Brigada Móvil 10, en La Julia)137. El número de hombres estaba cercano a los 7000.
  2. Componente Aéreo: Compuesto por integrantes de la Fuerza Aérea que tenían como función comandar las aeronaves asignadas a la unidad y coordinar o conseguir los apoyos aéreos necesarios adicionales para el cumplimiento de la misión. En principio, por las limitaciones nacionales de movilidad aérea, existían pocas posibilidades de asignación permanente de aeronaves. Se contaba con un helicóptero de comando y control (Huey-II) y otro de combate (AH60 Arpía). En cuanto a aviones, todos eran coordinados según necesidad, aunque a través de la cooperación norteamericana se disponía de un bimotor para el trasporte del Comandante de Omega y otras necesidades específicas de la unidad.138 Este componente tiene poca cantidad o magnitud de hombres, aproximadamente 10, sin contar los pilotos.
  3. Componente Fluvial: Se contaba con un Grupo de Tarea Fluvial compuesto de mando en Puerto Leguizamo. Estaba compuesto por aproximadamente 1200 hombres. En número de hombres durante este periodo, Omega variaba entre 8000 y 9000, dependiendo de las tropas agregadas momentáneamente.

En  el año  2008 Omega pasó de tener 10.600 hombres, a 17.800 durante 2009 y, finalmente, a partir de 2010 a 15.200 hombres, que es lo que tendría hoy aproximadamente, de los cuales el 86% son del componente terrestre, el 13% del componente fluvial y menos del 1% del componente Aéreo.

Destacamos este perfil de la Fuerza de Tarea Conjunta OMEGA, para ubicarla en el contexto de la GUERRA NO CONVENCIONAL que hemos estudiado a lo largo de este ensayo, particularmente resaltamos el papel que cumplen las fuerzas especiales: planificación de actividades subversivas , entrenamiento de fuerzas irregulares, operaciones encubiertas, donde se incluye como vimos el sabotaje, asesinatos selectivos, ataque a instalaciones militares.

En esa perspectiva, debemos reiterar la importancia de este tipo de fuerza y su operacionalización en la guerra por delegación o PROXY WAR.

En la PARTE I de este ensayo reseñamos el rasgos fundamental de la guerra subsidiaria o guerra proxy  que es un tipo de guerra que se produce cuando una  potencia, en este caso los EEUU, utiliza fuerzas títeres como sustitutos, en vez de enfrentarse directamente. El imperialismo ha utilizado países enteros como subsidiarios, normalmente se prefiere utilizar fuerzas especiales encubiertas, bandas criminales o delincuentes, mercenarios, grupos terroristas,  para golpear al oponente indirectamente. El objetivo es dañar, dislocar o debilitar a un oponente sin ir a un conflicto abierto. Sintetizando podemos señalar .que una  “guerra proxy” es un enfrentamiento bélico en el que las potencias utilizan “representantes”, en vez de enfrentarse directamente.

Colombia será nodal en esa guerra por delegación, base logística para operaciones armadas de desgaste, sabotaje y guerra sucia contra nuestra nación. En este caso, se utiliza la DOCTRINA CONJUNTA donde se  combinan estrategias y  métodos simultáneamente, abarcando desde el cerco diplomático, la asfixia financiera, la OPSIC, el degaste político-militar, tal como lo hemos categorizado en la  Estrategia de Amplio Espectro. Nueva forma de guerra en la que el mismo bando utiliza de forma simultánea la guerra convencional y la  combina con  diversas  dinámicas  irregulares como la guerrilla, siendo un sinfín de procedimientos y medios no regulados por las leyes y convenciones internacionales.

En el caso de Colombia-Clan Santos vienen empleando una diversidad de medios y procedimientos, comenzando con el cinismo de los “falsos positivos”, y la creación de la AUC, combinando todas las formas de lucha, realizando operaciones encubiertas en alianzas con paracos, BACRIM, contrabandistas y narcos, siendo una guerra “hibrida y sin límites”, que se rige por los siguientes principios:

1.- Una combinación de operaciones simultáneas y secuenciales para lograr efectos de espectro completo .

2.-Articulacion de métodos tradicionales, irregulares y disruptivos  para lograr ventajas operativas .

3.- Coordinación, sincronización  y  simultaneidad de las fuerzas regulares e irregulares Múltiples tipos de luchas, actores y escenarios utilizados simultáneamente por una flexible variedad de formas.

4.-Evita la confrontación directa con el fin de llevar al oponente a la capitulación, formas y medios de guerra de desgaste y agotamiento de los recursos a través del tiempo.

5.- Maximizar su eficacia a través de la aplicación simultánea de ataques sorpresivos, abrumar con una síntesis de fuerzas convencionales y no convencionales

6.-Capacidades sincronizadas y de formas integradas, lo que resulta en el poder de combate más eficaz y la eficacia operativa mediante una acción sinérgica.

7.-Estos procedimientos  se van adaptando en función de las circunstancias y disponibilidades en cada momento y teatro, y que cada día van adquiriendo nuevas y muchas veces desconocidas complejidades. En síntesis, se trata del empleo de  fuerzas regulares e irregulares que combaten de manera coordinada.

8.-De esta manera se crea  una lógica de guerra que impulsaría a los actores estatales y no estatales a abandonar el modo tradicional de hacer la guerra y a buscar una capacidad o algún tipo de combinación de tecnologías y tácticas que les permitiera obtener  ventajas significativas.

FOCALIZACION POLITICO-MILITAR Y SOCIO-TERRITORIAL DE LA ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO.

La anterior  caracterización de la guerra hibrida-sin límites y su concreción en la estrategia de amplio espectro, en Colombia se puede focalizar como un ejemplo en  la región Cúcuta-Catatumbo, donde se combinan históricamente aspectos socio-territoriales como el contrabando y el narcotráfico, igualmente, la para-política  y la autodefensa. Eso viabiliza una guerra sin fronteras, con múltiples expresiones económico – financiera,

Ya vimos con anterioridad como en  la nueva estrategia imperial, se establece el accionar con paramilitares en operaciones encubiertas .Por eso, desde el comienzo de la autodefensas en Colombia, los yankys han financiado y entrenados tales grupos. Este nacimiento y auge de estas fuerzas mercenarias está asociado a Santos y  al capo Uribe, quien es el padre de la PARAPOLITICA

Por supuesto, Uribe y Santos no andan solo en esto, ya que  han contado  con la alianza con latifundista, empresarios, cambistas que especulan con divisas, comerciantes estafadores.

Veamos a continuación el sistema de complicidades y alianzas entre estas fuerzas híbridas o para-estatales en el eje Cúcuta-Catatumbo:

1.-Territorialmente, este proceso tiene su más preciado exponente en el corredor Cúcuta-Catatumbo, donde se da la triple alianza: paracos, contrabandistas y narcotraficantes los cuales  realizan sicariatos, trafican con drogas, hacen contrabando de gasolina, de alimentos, medicamentos y de otras mercancías, como tráficos ilícitos, trata de blancas, blanqueo de capitales. Así encontramos un conjunto de interés y prácticas delictivas. Al lado de las actividades lucrativas, esta triple alianza en  Cúcuta, realizan sicariatos, desapariciones, masacres, desplazamientos forzados

2.-El entramado de la parapolítica y la especulación cambiaria se evidencia historicamente en la vinculación de tradicionales carteles de conrabandistas y mafias usureras como la que constituye la familia Velez Trillos, que en forma permanente a través de sus numerosas casas e cambio ha  financiado a diversos alcaldes, gobernadores y senadores del Norte de Santander. Esta articulación con la PARAPOLITICA, le permitió  a los paramilitares recibir en apoyo de los senadores como Clavijo, Corzo y Barriga.

3.-Los paramilitares lograron hacerse al control militar, económico y político de la ciudad de Cúcuta, infiltrando entes gubernamentales y organismos del poder local y regional. La injerencia paramilitar en Norte de Santander incluyó –según declaró Mancuso– el pago de mil millones de pesos para los servidores públicos que hacían parte de una “nómina paralela”, nómina que envolvía a altos funcionarios de la Fiscalía de Cúcuta, del Ejército, la Policía y el DAS. Los mandos de los para-militares son ex militares, ex policías y ex agentes del DAS, sumándoseles efectivos del ejército colombiano.

4.- No sólo son apoyados por policías, sino que uno de los alcaldes de Cúcuta, Donamaris Ramirez Paris, fue los jefes de la banda paramilitar los Rastrojos. Como ya anotamos, estos  paracos realizan control territorial, establecen toque de queda, hacen limpieza social y mantienen el orden público, cobran vacuna por protección. También los paras realizan labor filantrópica, ayudando a familias necesitadas, organizan micro-empresas, moto taxis, alquiler de teléfonos

En el caso de la región Catatumbo, el autor Freddy Milciades Ordóñez G. en su trabajo “Notas para una aproximación a la dinámica del conflicto armado en El Catatumbo” Ciencia Política nº 4 julio-diciembre 2007, nos hace una radiografía del interés económico-social de la contrarrevolución en esa zona:

  • Los paramilitares y sus aliados penetraron en la región del Catatumbo valorando su riqueza en recursos naturales, forestales, faunísticos, hídricos y minerales (principalmente petróleo y carbón), su condición de frontera, de la que goza igualmente todo el departamento Norte de Santander y, especialmente su capital Cúcuta (considerada la frontera más dinámica del país), hacen del Catatumbo una región de gran importancia geopolítica y geoeconómica.
  • Catatumbo es un área estratégica en biodiversidad y en recursos naturales y minerales como carbón y uranio. La explotación petrolera, de carbón, los proyectos de cultivo de palma africana y de explotación maderera han generado cambios en el uso del suelo, afectado bosques y alterado la regulación de los ríos.
  • En la ocupación y control de este territorio, el imperio y el Clan Santos, con sus aliados naturales, el narcoparamilitarismo, las Fuerzas Militares y parte de los políticos tradicionales, han  buscado quedarse con los negocios ilícitos en el área de frontera, expandir los cultivos de coca, exterminar al movimiento social y a la oposición política, tener un control fronterizo desde el cual poder golpear al proceso revolucionario venezolana, permitir la culminación del proyecto (paramilitar) de control territorial del corredor que une el noroccidente con el nororiente del país, expropiar al campesinado de las tierras, y asegurar la inversión de megaproyectos viales e inversiones petroleras, mineras y agroindustriales. El Catatumbo tiene una ventaja comparativa en los cálculos económicos dada su ubicación fronteriza con Venezuela y la cercanía al lago de Maracaibo, constituyéndose así un área geoestratégica ubicada en la mitad del continente americano. Esta posición le otorga primordial importancia a la región, como ya se había mencionado, en el aspecto geopolítico y geoeconómico.

Las riquezas que posee el Catatumbo hacen que allí se proyecten planes e inversiones por parte de las empresas nacionales y extranjeras, las cuales, en el marco de la globalización económica, tienen sus intereses puestos en la región con el fin de explotar los bienes y recursos naturales existentes. Catatumbo es un área estratégica en biodiversidad y en recursos naturales y minerales como carbón y uranio.

Ayer la ocupación del Catatumbo por las AUC, y hoy, la fuerte militarización tienen en común ser el elemento que garantice el control territorial para la exploración y explotación de carbón y petróleo.

Desde  el punto de vista de la proyección sobre el territorio venezolano, el citado autor, nos describe el control territorial que poseen los paracos (de viejo y nuevo cuño) sobre poblaciones y espacios transfronterizos:

 “… en el estado Zulia se observa el control territorial ejercido por los paramilitares en las ciudades de Maracaibo, El Guayabo, Casigua, El Cubo y Machiques (Codhes y otros, 2007. p. 108). La presencia de paramilitares colombianos en territorio venezolano quedó evidenciada en conversaciones interceptadas por la Fiscalía a comandantes de las auc y se ha dado a conocer en diferentes informes y estudios… por ejemplo la revista Coyuntura Política, nº 1, da cuenta de la presencia del grupo paramilitar Águilas Negras en los municipios del Estado Táchira: Orope, Boca de Grita, San José de las Palmas, Colón, La Fría, Coloncito, Ureña, San Antonio, Capacho y San Cristóbal; en el Estado Zulia, en la zona rural de Machiques y Casigua; y en El Vigía, en el estado Mérida…”

Igualmente, el autor hace también la radiografía de la militarización de la región Catatumbo y sus áreas aledañas:

 “ El Departamento Norte de Santander, así como la región del Catatumbo, hasta el mes de diciembre de 2005 formaban parte de la jurisdicción de la Quinta Brigada del Ejército Nacional…A partir de diciembre de 2005 se conformó la Trigésima Brigada, integrada por cerca de 4.800 soldados, y con una jurisdicción compuesta por 38 municipios de Norte de Santander y seis municipios del sur del Cesar. En enero de 2006 entró en operación la Brigada Móvil nº 15, esta última con jurisdicción exclusivamente en el Catatumbo y conformada por 1.300 hombres. Las unidades militares que quedaron a cargo de la Trigésima Brigada son los batallones García Rovira y Santander (con sede en Pamplona y Ocaña), el Grupo de Caballería Mecanizado Hermógenes Maza (con sede en Cúcuta), el batallón Plan Especial Energético y Vial nº 10, el Batallón de Contraguerrillas nº 46 Héroes de Saraguro, el Batallón de Servicios nº 30 y la Brigada Móvil nº15. La Trigésima Brigada y la Brigada Móvil nº 15 suman más de 6 mil soldados operando en Norte de Santander, a los cuales habría que adicionar los agentes de la Policía Nacional y de los distintos organismos oficiales que operan en el departamento para sumar el grueso de la Fuerza Pública que actúa en la región (aprox. 9.000 hombres), además se proyecta la implementación de nuevas brigadas móviles…”

Estos últimos aspectos que hemos enfatizado (referido a las relaciones de  fuerzas en lo militar-territorial) con el ejemplo anterior  de la Fuerza de Tarea Omega y esta  radiografía del eje Cúcuta-Catatumbo, pone en el tapete una amenaza en desarrollo:

  • Más de 20.000 hombres de fuerzas especiales (OMEGA) entrenados y dotados para realizar las más variadas operaciones encubiertas, con autonomía de mando y jurisdicción, sobre todo transfronterizas.
  • 000 efectivos de múltiples fuerzas especiales acantonadas en el eje Cúcuta-Catatumbo.
  • Cientos de operadores del narcotráfico, contrabandistas, BACRIM.
  • Control territorial del eje fronterizo, manejo táctico de miles de trochas y caminos adyacentes.
  • Presencia en ciudades y pueblo de los Estados Zulia y Táchira
  • Complicidades y apoyo de agentes gubernamentales del lado venezolano, incluidos gobernadores y alcaldes.

Con este entramado de fuerzas operando en el eje fronterizo, en muchas ocasiones kilómetros adentro de nuestro territorio, resulta incorrecto y mortal estar hablando de “invasión” como en la guerra convencional. Sin gran despliegue y movilización, el imperio y sus fuerzas títeres  están posesionadas en el terreno, haciendo posible lo que el Cmdt. Chávez denunció como la “media Luna”

En mayo de 2008  el Cmdt. Hugo Chávez en su programa Aló Presidente No.310 hizo referencia al movimiento separatista boliviano denominado “media Luna” y advirtió el peligro de que los estados Táchira, Barinas y Zulia que son territorios continuos, los cuales  forman una especie de media luna pegada a la frontera venezolana con Colombia, pudiesen caer  en manos opositoras, señalando: ‘Ellos van a tratar de levantar un movimiento secesionista, golpista, desestabilizador’. 

Ahora cuando la oposición posee el poder en tres estado de esa ‘media luna’ (Tachira, Mérida y Zulia) se facilita ese proceso de separatista, sirviéndole de plataforma territorial al imperio en su estrategia intervencionista.

Ese peligro lo denuncia María Fernanda Barreto en su  artículo Peligros en la “Media Luna” venezolana (http://misionverdad.com/LA-GUERRA-EN-VENEZUELA/la-peligrosa-alianza-entre-el-paramilitarismo-y-los-nuevos-gobernadores) planteando la caracterización de algunos de los gobernadores de  oposición electos en los recientes comicios:

“Este riesgo es máximo en el estado Táchira, donde asumirá la gobernación una abogada que fue parlamentaria por el estado Táchira desde 2015, prefecta del municipio Junín desde 2008 a 2012 durante la gestión de Acción Democrática (AD) y jefa de organización regional de AD en Táchira. El propio presidente Nicolás Maduro ha denunciado los vínculos de Laidy Gómez con el paramilitarismo colombiano. Hace mucho tiempo que Junín es un área de influencia de los grupos paramilitares Águilas Negras, Los Rastrojos y los Urabeños, que han disputado durante estos años su territorio…”.

“Hay que insistir en que el paramilitarismo es más que una fuerza militar. Es toda una economía paralela que le da razón de vida y que avanza en su propósito de doblegar y penetrar la economía venezolana a través del lavado de dinero, el contrabando de extracción y un arma de guerra que ha sido indudablemente efectiva: el dólar paralelo. Pero también tiene una maquinaria cultural…”.

Por otro lado, hay que destacar que en el caso del Zulia  el separatismo, tiene base social, donde  se encuentran sectores plebeyos, estratos medios y burgueses con apellidos de abolengo, los cuales tienen estrechos nexos con la triple alianza colombiana, con las transnacionales y el capital mundial. Estos grupos han venido construyendo una narrativa y un constructo sobre la “zulianidad”, traducido coloquialmente como la REPUBLICA DE MARACAIBO, siendo un soporte de los intentos de división. En la actual coyuntura esta es una amenaza que hay que confrontar ya que estos sectores trabajan con el imperio y el Clan Santos en la construcción de un espacio territorial que sea asiento del gobierno de “transición” o zona liberada en el marco de la guerra híbrida.

PREMISAS ESTRATEGICAS, OPERACIONALES Y TACTICAS PARA ENFRENTAR LA GUERRA NO CONVENCIONAL Y LA ESTRATEGIA DE AMPLIO ESPECTRO 

En el enfrentamiento a la nueva estrategia imperial,  ya sea  como guerra no convencional: hibrida y sin restricciones, nos apoyamos en la memoria histórica y en la larga resistencia desplegada por las fuerzas que han empleado el ingenio y la creatividad, el dominio del terreno y el apoyo del conjunto de la población para neutralizar la superioridad de las fuerzas utilizadas por el enemigo imperial, reivindicando los aportes de Guyen Giap en las tesis de la “Guerra de todo el pueblo”, las cuales las adecuamos nuestro contexto particular:

1.- Las fuerzas extranjeras pueden desplegarse y ocupar territorio, pero en el largo plazo no pueden sostenerse. Por ello, las fuerzas revolucionarias no pueden ser cortoplacista, ni se confrontan en términos de guerra de posiciones, tampoco se emplean a fondo en la fase en que las fuerzas de ocupación están a la ofensiva.

2.-Los componentes tradicionales de nuestra FANB se articulan con el conjunto de los sectores populares, migrando hacia la modalidad de milicias,

configurando escenarios donde se activan una multiplicidad de fuerzas en un amplio teatro de operaciones.

3.-Todo lo anterior implica la organización de las fuerzas en pequeños grupos (unidades operativas conformadas entre 5 y 7 combatientes ) difíciles de localizar e identificar porque están mimetizadas en el terreno y en el seno del pueblo, desarrollando de mil maneras el principio de dispersión y concentración de las fuerzas.

4.-El manejo táctico del terreno: montañas, cuevas, túneles, piedras, senderos escarpados, permite mantener la iniciativa y compensar la escasez de recursos logísticos, atacar sorpresivamente y preservar las fuerzas. Control territorial y manejo de corredores estratégicos, construcción de bases y puntos de apoyo.

La gráfica ilustra la disposición de las fuerzas en el terreno  a través diversos anillos:

  • Adyacente al 3° anillo se colocan observadores adelantados cuya función básica es la antelación o alerta temprana.
  • 3° anillo: está compuesto por sectores populares de base, los cuales se estructuran para trancar o aperturas vías, barricadas, puntos de control.
  • 2° anillo: es un punto de bloqueo y de contención, conformado por milicianos y colectivos con capacidad de combate urbano, con armamento popular.
  • 1° anillo: es un punto de defensa sólida, con armas de guerra convencionales como misiles, morteros, ametralladores pesadas, ya que implica contener fuerzas enemigas en esos puntos y proteger cuarteles, instituciones relevantes, centros de gravedad del poder.

Este  control territorial en un corredor estratégico, base o punto de apoyo, agrupa las fuerzas en tres estructuras:

 

–  Línea militar de masas en función de la movilización de todo el pueblo para la defensa integral

Unidades de milicias, las cuales desarrollan actividades múltiples.

–  Comandos de fuerzas especiales, para neutralizar fuerzas oponentes (mercenarios. Paramilitares.

5.- El empleo generalizado de las redes de inteligencia social es otra dimensión de esta guerra de todo el pueblo, lo cual garantiza la información oportuna, conociendo con antelación planes enemigos, sus movimientos y desplazamientos.

CORREDOR ESTRATÉGICO

6.-Seguridad en el sistema de comunicación y enlace, acudiendo a la creatividad y la improvisación para neutralizar la inteligencia tecnológica que emplea el imperio, particularmente la vigilancia electrónica. En tal dirección, es clave la compartimentación rigurosa en los organismos de dirección y la adopción de un sistema de contactos impersonales en los enlaces (uso de buzones y escondrijos), medidas de contrainteligencia en el empleo de teléfonos, transmisiones radiales y la utilización de la web.

6.–Desarrollo de una Estrategia Comunicativa Integral, basada en el conocimiento de las OPSIC empleada por el enemigo, el despliegue de nuestra propia agenda, el empleo de toda nuestra capacidad comunicativa, la diversificación de vocería y el marcaje de actores oponentes.

7.-Combates de decisión rápida que evitan ser fijado en el terreno y de esta manera neutralizar la movilización (fundamentalmente aerotransportadas ) y el poder de fuego enemigo.

8.- Contundencia operativa con el empleo masivo de explosivos populares que puedan garantizar la cobertura de fuego con minas y metrallas de todo tipo, los cuales tienen efectos devastadores en tropas de a pies o en vehículos.

9.- Articulación orgánica del armamento popular con los recursos bélicos como el AK, RPG, Minas. Nos toca a nosotros, los revolucionarios y revolucionarias en Venezuela, prepararnos al calor de estas premisas, no por afanes guerreristas, sino por una simple enseñanza de la historia: el imperio hoy no respeta frontera, no tiene controles ni límites.

ASPECTOS A TOMAR EN CUENTA EN LA CONSTRUCCION DE PUNTOS DE APOYO, BASES Y CORREDORES ESTRATEGICOS

-Tradición de lucha y memoria histórica

-Nivel de organización popular

-Potencial de actividades  socio-productivas sustentables

-Existencia en el territorial de condiciones topográficas favorable desde el ángulo topográfico: cuevas, callejones, alcantarillados, túneles y pasajes

-Ubicación  de actores oponentes (pranes, paramilitares, narcotraficantes)

-Experiencias y fortalezas en el sistema de comunicaciones y transporte.

-Puntos de apoyo para las actividades de masas: plazas, locales.

-Vías de evacuación y retirada escalonada

La adopción en Venezuela de la sabiduría militar milenaria de lo que el vietnamita Vo Nguyen Giap, arquitecto militar del triunfo sobre el imperialismo francés y estadounidense, llamaba “Guerra del pueblo, ejército del pueblo”.

Al privarle al agresor del centro de gravedad de su ataque –la destrucción física del ejército convencional– se le quita la posibilidad de la batalla decisiva y de la victoria rápida y se le obliga a la guerra popular prolongada, en la cual no podrá prevalecer.

En la guerra popular prolongada o guerra de todo el pueblo, cuando se pasa a la fase de resistencia y desgaste del enemigo, se realiza la metamorfosis de convertir los componentes  regulares en pequeñas unidades que operan en un amplio teatro de operaciones, perdiendo vigencia las grandes unidades agrupadas, los frentes de batalla, la retaguardia tradicional.

En este tipo de guerra no convencional los enfrentamientos de posiciones, son sustituido por combates de decisión rápida a cortas distancias y en ambientes confinados, lo que requiere de contundencia operativa basada en la sorpresa, la inteligencia, el dominio del territorio, el empleo adecuado de todo tipo de armamento, el manejo creativo de la dispersión y concentración de las fuerzas, con mandos tácticos flexibles.

FUENTES CONSULTADAS:

Carlos Lanz Rodríguez. THE OUTSOURCING OF INTELLYGENCE”, 2010.

Carlos Lanz. Rodriguez.“Crisis y Guerra Economica: la vigencia de la Crítica de la Economía Política” 04/01/2016.

 

Germán Espejo, “Operaciones Extraterritoriales: Riesgos y Alternativas”, Publicaciones FSD, 25/01/2005.

Andrés Villamizar, “Fuerzas Militares para la guerra. La agenda pendiente de la reforma militar”, FSD. Bogotá, Noviembre de 2003.

Germán Espejo y Andrés Villamizar.  “El Gasto en Seguridad y Defensa en Colombia: De la Contención a la Ofensiva”, (publicación FSD.2004), Juan M Santos, EL FUTURO DE LAS FUERZAS ARMADAS”,  Bogotá ,30 de Abril  de 2009.

Walter Goobar. “ISRAELI EN LA SELVA”

( http://www.waltergoobar.com.ar/notices/view/410/israelies-en-la-selva.html)

Carlos Lanz. “Crisis y Guerra Económica: la vigencia de la Crítica de la Economía Política”, 04/01/2016.

Visión Conjunta 2020”, Joint Visión 2020.Dirección de Políticas y Planes Estratégicos del Ejército de los EEUU, Octubre de 2015.

Orden Ejecutiva Unitaria de Fuerzas de Guerra no Convencional” 30/09/2009.

“La guerra No Convencional. Fuerzas Especiales”.

Estado Mayor. Departamento del Ejército Washington, DC, 30 de noviembre de 2010.

Frank G. Hoffman, “El conflicto en el siglo 21: La subida de guerras híbridas”, (Arlington, Instituto Potomac de Estudios Políticos, 2007.

Qiao Liang y Wang Xiangsui, “Guerra sin restricciones”, Beijing,China: Ejército Popular de Liberación, 1999

Borrero Mansilla, Armando. “Los Comandos Conjuntos. Problemas de Organización, Doctrina, Educación y Operación”. Estudios en Seguridad y Defensa. No 4, Noviembre 2007.

Almirante Moreno, David René. “Operaciones Conjuntas, Factor Clave en la Gerencia Estratégica de las Fuerzas Militares”, 2008.

Javier A Flores H. en su tesis “LA DOCTRINA CONJUNTA EN COLOMBIA: ANALISIS DE LA FUERZA DE TAREA CONJUNTA OMEGA” (Universidad Nacional de Colombia Instituto de Estudios Políticos y Relaciones Internacionales. IEPRI: Bogotá, Colombia 2012)

Ana Esther Ceceña. “La dominación de espectro completo sobre América”. Rebelión. 30-01-2014

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=180149 .

Freddy Milciades Ordóñez G. en su trabajo “Notas para una aproximación a la dinámica del conflicto armado en El Catatumbo”, Ciencia Política nº 4 julio-diciembre 2007,

 

 

 

 

Related posts

Deja un comentario