Noticia de Última Hora Opinión 

El tiro por la culata

Escenas de dramatismo y emoción a la llegada de los venezolanos que se fueron del país y hoy regresan gracias al apoyo solidario del gobierno revolucionario de Nicolás Maduro, que les facilitó el transporte aereo.

Carola Chávez

Especial de la autora para la Revista Caracola

De repente, hace una semana, todas las corporaciones mediáticas oootra vez en coro, titulaban sobre un éxodo masivo de venezolanos, que huyen a pie -¡a pie!- hacia Perú. Una serie de fotos que no resisten un análisis: gente enrollada en cobijas, caminando por una carretera andina, muchos con zapatos de Adidas y Nike que cuestan un ojo de la cara, ropa nueva, gorras tricolor. Un centenar de personas que se supone son decenas de miles en un éxodo masivo que aparece en un pedazo de carretera para una sesión de fotos y se convierte en primera plana.

No niego que hay gente que se ha ido del país. Lo que niego es la huida y menos a pie. Los medios les llaman desplazados y nos quieren convencer de que reciben refugio en Colombia, el país con más desplazados del mundo, después de Siria.

Dicen que son millones y que el éxodo no se detiene. La canciller Holguín hablaba hace unos meses de quince mil venezolanos cruzando, cada mes, la frontera para quedarse en Colombia. Dicen que hoy tienen 600 mil venezolanos que fueron para quedarse. Nosotros tenemos 6 millones de colombianos y no veo a nadie chillando.

Cuentan el tráfico por una frontera viva como un éxodo, callando que solo el 5% de los que cruzan lo hacen para no volver y que la mayoría son colombianos que regresan a su país. Y aun así, con todos los que regresan, el saldo sigue siendo que hay casi diez colombianos en Venezuela por cada venezolano que hay en Colombia.

La OEA llama a una reunión de urgencia. Ya sabemos para qué. Un expediente similar le montaron a Libia y a Siria y ya sabemos cómo terminaron esas historias. Ya sabemos cómo “salvaron” a esas pobres personas de los gobiernos malvados que las oprimían.

Justo cuando el Presidente Maduro implementa medidas económicas que ponen en jaque a las mafias colombianas de contrabando de gasolina. Justo cuando le enreda el yoyo a la distorsión cambiara generada en Cúcuta, justo cuando regresa la esperanza al pueblo venezolano, recrudece la campaña mediática que nos quiere conducir a un escenario de guerra.

Las cobardes gestiones de Ledezma, Borges y otros desalmados, allá en la segura distancia, lo que están logrando es que chavistas y opositores encontremos ese punto común que nos une por encima de todo: la paz de Venezuela.

Como siempre, les va a salir el tiro por la culata.

@tongorocho

 

Related posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.