Opinión 

El concejal derechista Fernando Albán tenía una vida oculta donde existía la pedofilia y el sexo gay en contradicción con su fundamentalismo religioso

Aquí está el exconcejal Fernando Albán con el Obispo de Margarita, Fernando Castro Aguayo., cuando le era entregado un reconocimiento.

La Tabla

Una vida oculta que contrariaba su fundamentalismo religioso, están entre las causas que llevaron Fernando Albán a quitarse la vida, al lanzarse del piso 10 del Sebin.

Así lo indica una evaluación de su perfil psicológico efectuada a Fernando Albán, por especialistas independientes y a la que tuvo acceso la plataforma informativa La Tabla.

Su muerte por lo tanto respondería a la pretensión de, como Cristo, convertirse en el “Salvador” de Venezuela y obviamente de su entorno más cercano, incluyendo a su familia y que la vida oculta que fue descubierta con su detención, jamás saliera a la opinión pública.

Su fallecimiento, tal como ocurrió, lo ha hecho realmente un “mártir”, un destino que lo ubica al mismo nivel que los fundadores del cristianismo. Y lo que ocultaría esa grave desviación moral que al parecer lo llevo a suicidarse.

Debe recordarse que Albán era un ferviente practicante religioso, que estaba estrechamente relacionado con los sectores más conservadores de la cúpula católica venezolana y mundial, puede destacarse con el Cardenal Urosa Sabino o con el Obispo de Margarita, Fernando Castro Aguayo.

Adicionalmente, pese a su activismo religioso, el concejal derechista y dirigente de PJ podría tener una “vida oculta” por la cantidad de vídeos pornográficos, poco más de 2 mil, localizados por la policía en su teléfono móvil, según la información obtenida por La Tabla. “El Fiscal General Tarek William Saab informó que en el teléfono móvil de Fernando Alban se localizaron 2084 videos y que algunos pudieran explicar su decisión de suicidio.”

Si bien no se detallaron las características del material la búsqueda se orienta a contenidos de prácticas de pedofilia, sexo gay entre otros.

Hallazgo que va en contra de su fundamentalismo religioso y que su descubrimiento pudo generar una alteración psíquica de Albán.

La revelación de la posesión de dicho material en un proceso judicial pondría en severo cuestionamiento a su reputación y prestigio entre familiares y allegados, y sería un motivo para evadir tal situación optando por una inmolación.

Redacción Lechuguinos/ La Tabla

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.