Noticia de Última Hora Opinión Trincheras de Ideas 

El diablo los cría y el imperialismo yanqui los junta

La traidora a la Patria, Luisa Ortega, salió huyendo de la sede de la Fiscalía General de la República para no pagar sus crímenes. De allí saltó a Aruba, a Colombia, a… seguir vendiendo su alma al diablo.

Trincheras de Ideas

Humberto Gómez García

A propósito del asilo de Santos a la delincuente y traidora a la Patria Luisa Ortega Díaz

Igual a como hacen los gobiernos norteamericanos que protegen y dan asilo en su territorio a delincuentes y asesinos de todas partes del mundo, muchísimos venezolanos, por cierto, el flamante presidente colombiano, J.M. Santos, contumaz oligarca enemigo de Venezuela, su pueblo y su gobierno revolucionario, le dio “protección” en Colombia a dos prófugos y delincuentes de monta, la ex fiscal Luisa Ortega Díaz, corresponsable de los gravísimos sucesos políticos ocurridos en Venezuela durante 120 días (abril/julio) que suman, sólo en personas asesinadas por el paramilitarismo terrorista, 120, vale decir, quemados vivos, abaleados, sin contar la destrucción de bienes y de más de 3000 árboles talados para utilizarlos de hogueras o para trancar calles, ni los bienes públicos (autobuses, camiones, silos) y negocios privados destruidos; hechos igualmente propiciados por la extrema derecha fascista de la Mud, AD, v (im)popular, p (in)justicia, bandas de paramilitares colombianos, y que tuvo en esa mala venezolana una de sus principales autores intelectuales y políticos. Igualmente al ladrón del esposo, el capo mafioso de Germán Ferrer, líder de la banda de extorsionadores, integrada por fiscales, altas ejecutivas y ejecutivos y que funcionaba en la Fiscalía General de la República durante años. Sólo de sus últimas “operaciones” se logró detectar más de 6 millones de dólares en bancos… de Aruba.

¿Esa es la actitud del presidente de un país con otro el cual se tienen relaciones?                                                                                                          No habían transcurrido 24 horas de la llegada de los prófugos a Colombia cuando su presidente, en gesto de reto y burla al gobierno venezolano, les abrió incluso las puertas de Colombia para un posible asilo si lo solicitaban, e igualmente el presidente de senado neogranadino se apresuró a invitarla a una sesión especial. Todo ese apresuramiento –nada diplomático, por cierto– lo que se evidencia es que el señor Santos y su gobierno todo, no sólo sabía de esa fuga sino que formó parte de la organización misma. Esa fuga, previamente planificada, no es una fuga más, es parte la política injerencista y de agresión contra nuestro país, baste hacerle el seguimiento a las agresivas e injerencistas declaraciones de Santos desde ante del proceso constituyente y su estúpida y fatua decisión de “no reconocer” nuestra soberanísima Asamblea Nacional Constituyente, como si él gobernara aquí. No debe sorprender a nadie esa torpe decisión del señor Santos.

Clarita se ve, en primera instancia, la mano de la Agencia Central de Inteligencia CIA norteamericana, de la embajada yanqui y colombiana en la fuga del par de traidores a la Patria.

Clarita se ve, en primera instancia, la mano de la Agencia Central de Inteligencia CIA norteamericana, de la embajada yanqui y colombiana en la fuga del par de traidores a la Patria, seguramente también miembros de esa tenebrosa agencia, en la organización la fuga. Una fuga rocambolesca donde están metidos gobiernos como el del reino de Holanda, propietario de la isla casino de Aruba, adonde llegaron primero el par de delincuentes, y de allí alquilaron un vuelo chárter, seguramente pagado por Ferrer con los dólares que tiene en cuentas en esa colonia holandesa. Uno se pregunta: ¿quién o quiénes y cómo los sacaron de Venezuela, por vía marítima o en un avión privado? Ya se sabrá.

Pero hay todo un conjunto de interrogantes por lo que parece la inacción de los organismos de seguridad encargados del apresamiento de Ferrer, que ya había sido dictado y la custodia de la ex fiscal, comprometida hasta los tuétanos ya no sólo en los trágicos 4 meses donde prevaleció la impunidad y el delito en todas sus formas y expresiones adquirió ribetes tan trágicos y dramáticos que sólo con el desmontaje total y absoluto de la Fiscalía General de la República y del sistema tribunalicio, se podrá comenzar a construir un verdadero sistema de justicia en Venezuela. La banda de los Ortega/Ferrer hirieron de muerte a la justicia venezolana, el daño al país se pierde de vista.

¿Por qué el Tribunal Supremo de Justicia no le hizo seguimiento al apresamiento de Ferrer que ya estaba decretado y al control y seguimiento de la ex fiscal, quién tenía esa responsabilidad, cuántos dólares costó esa fuga dentro del Estado, qué funcionarios civiles, policías están metidos en eso? ¿Qué dice el Ministerio del Interior, Justicia y Paz?

Hace rato que Colombia y el miserable gobierno del sátrapa Santos, y la pérfida y expansionista oligarquía tiene contra Venezuela una guerra de baja intensidad en el orden militar, económico, social. Extremadamente tolerante ha sido el Gobierno de Maduro, ¿hasta cuándo se van a tolerar las interminables agresiones de parte del gobierno colombiano? ¿Ya con esa vil acción las relaciones no deberían romperse y cerrar todas las fronteras con Colombia? Como dijo el Canciller Arreaza: “Bogotá se ha convertido en (el) centro de la conspiración contra la democracia y la paz en Venezuela. Vergüenza histórica del ‘Caín de América’”. Y Remató: “Con la cínica decisión sobre la ex Fiscal, prófuga de la justicia, gobierno de Santos protege la corrupción y el delito en Venezuela”.

Colombia, lo dijo el Fiscal General Tarek Willian Saab: “con el apoyo incondicional a la ex-fiscal prófuga: confirma que Colombia es el epicentro de la conspiración internacional contra Venezuela. “Santos sigue la repugnante tradición de ex mandatarios que dieron protección a venezolanos asociados al terrorismo y narcotráfico”.

Se debe investigar a fondo los interiores de la fuga, porque fue demasiado fácil, la exfiscal no estaba vigilada, el choro Ferrer, tampoco. Se debe ser implacable, caiga quien caiga pero hay que ver quiénes desde el Estado permitieron la fuga, que no fue de ellos solos sino de un grupo de delincuentes y delincuentes que los acompañaron en la “operación libertad”.

Los sectores guerreristas colombianos están chingos por tener una confrontación armada con Venezuela. Ya el capo y padre del paramilitarismo colombiano Uribe fanfarroneó siendo presidente que “le faltó tiempo” para una agresión militar a Venezuela, y todo estos años ha insistido en “la necesidad” de una invasión militar colectiva contra este país. Lo dicho por el presidente bocón norteamericano Ronald Trump en el sentido que dentro de las opciones políticas está la posibilidad de una agresión militar norteamericana a Venezuela. O sea, lo que los oligarcas colombianos y el militarismo fascista encompinchado con el antro del crimen que es la OTAN y el sionismo israelí, estaban esperando. ¡Nosotros somos la vanguardia en la probable invasión a Venezuela! Eso explica que el primer país de la gira del Vicepresidente estadounidense por Latinoamérica fuera Colombia, alineando –aún más si es posible– al gobierno ultra derechista de Santos en toda la política norteamericana contra Venezuela.

Santos compite con Narcouribe en cual de los dos es más falso y traidor, cuál es el que emula al histórico traidor neogranadino JP Santander y es más enemigo de Venezuela, quién tiene más falsos positivos en su haber.

Que el propio presidente Santos haya hecho un problema de honor para su gobierno la decisión del gobierno venezolano de ir a un proceso constituyente, algo absolutamente soberano por lo demás, llama la atención por el burdo y tosco injerencismo que viola cualquier ley internacional, la soberanía, la independencia, la Carta de la ONU, todo. No contento con eso, una vez elegida la Constituyente, vuelve Santos a amenazarnos “que no reconoce esa constituyente por antidemocrática”. ¿Quién carajo es Santos para estar de acuerdo o no con lo que decidamos soberanamente los venezolanos? Y no sólo eso, se postra ante el vicepresidente  norteamericano e incluso le agrega y enriquece las torpes propuestas anti venezolanas de Trump. Pero no puede aceptar públicamente conque está de acuerdo con una agresión militar gringa a Venezuela, porque es muy peligroso, ningún país latinoamericanos de los que pretenden cercarnos y nos están agrediendo aceptan una invasión, pero esa es la política de la oligarquía expansionista colombiana a través de sus gobiernos conservadores y reaccionarios que quieren tragarse a Venezuela, partirla y repartírsela, ya Uribe lo dejó entrever muy claramente.

En ese contexto es que hay que analizar el recibimiento con bombos y platillos a una delincuente como Luisa Ortega, cual si fuera aún la Fiscal General de la República Bolivariana de Venezuela. Tamaña falta de respeto e insolencia, falta de tacto son inadmisibles, pero es un paso de una conspiración transnacional contra nuestro país donde Colombia se está jugando todas las cartas, por eso apoyan la fuga de la dama, porque esa es una pieza de la conspiración contra el país que piensan es clave, ya veremos cómo después de utilizarla la botan, como el condón cuando ya no sirve.

Que quede claro, esa no fue una simple fuga, ella se inserta en el plan golpista en desarrollo, más lo que la ex fiscal revelará de secretos de Estado, por eso es que también es traidora a la Patria. En el senado colombiano entregará al país a los conservadores, pero allí se alzarán voces dignas que defenderán a Venezuela. Pero eso no debe quedar allí, la decencia, el decoro y la dignidad mancillada imponen un rompimiento de relaciones ¡ya! con ese gobierno enemigo público de Venezuela, igualmente cerrar de inmediato las fronteras: Táchira, Zulia, Apure, Amazonas. (21/08/17) (humbertocaracola@gmail.com) (@hgcaracola) (revistacaracola.com.ve)

Related posts

Deja un comentario