Opinión 

Día sesenta y dos / El Nuevo Cuadro Político Electoral por el Filo de la Navaja del 2018

El dinosaurio Ramos Allup quedó fuera del juego electoral, su amo yanqui no le permitió postularse en estas elecciones, era su última oportunidad. Su partido, el cacarón que queda de la otrora poderosa AD, languidece como su secretario general. Igual suicede con COPEI. RIP.

Sergio Briceño García*                                                                          Especial del autor para la Revista Caracola

En el siglo XIX los partidos Liberal y Conservador coparon la escena política en la historia de Venezuela pero no sobrevivieron en el siglo XX. Hoy en Venezuela los liberales y conservadores sólo figuran en las interesantes investigaciones de los historiadores. Igual  pasará, o está pasando, con AD y COPEI cuya longevidad parece haber llegado a su fin  por la inclemencia de los procesos históricos que no perdonan la caducidad, la decadencia y el anacronismo.

Las elecciones presidenciales del 2018 marcarán la desaparición electoral definitiva de AD lo cual será un logro específico de la revolución bolivariana. Prematuramente, por sus errores políticos y falta de recio liderazgo, le espera el mismo destino a la descendencia de COPEI liderada por Borges, López, Capriles y Guanipa conjuntamente con Maricori y todos los demás especímenes de la ultraderecha que renunciaron al camino electoral para lanzarse por el despeñadero de la conspiración antinacional, inconstitucional y antidemocrática contando con el salvavidas de la injerencia internacional.

COPEI ya está liquidado electoralmente desde hace tiempo y no mejorará su situación por ocupar un lugar en la balsa de Henry Falcón. Lo cierto es que la oposición electoral compró su pasaje, por la vía pacífica,  de sobrevivencia en el sistema de la democracia burguesa vigente en Venezuela. A la oposición no electoral no le arriendo ganancia alguna porque vendieron su destino político a Donald Trump y a sus títeres latinoamericanos a costa de la soberanía nacional y de la libertad de la Patria. Le apostaron su alma a la guerra, a la desolación, a las sanciones contra Venezuela y a los enemigos que apuntan contra el ejército del Libertador.

Una nueva oposición se posesionará en Venezuela después de estas elecciones presidenciales y el gobierno será el que decida la mayoría del pueblo venezolano en elecciones libérrimas y con plenas garantías constitucionales. El desenlace no será fácil porque los que abandonaron el diálogo y el camino de la paz, convertidas en serpientes venenosas, harán todo lo que esté a su alcance para descarrilar a los que se acogieron al juego democrático.

Maduro puede ser reelecto siempre que no se repitan los errores del 06/12/15 cuyos resultados del 56,2 % de los votos a favor de la oposición, superados por la búsqueda de la paz en las últimas tres elecciones, penden todavía, igual que un fantasma,  sobre la cabeza de la revolución bolivariana, como la espada de Damocles.  Maduro no va en igualdad de condiciones a enfrentarse con la derecha sino en medio de la crisis del hambre, arma principal del enemigo,  inducida por la “canalla” y achacada al gobierno. Del desenvolvimiento y la manera de enfrentar la crisis del capitalismo dependerá todo, porque con promesas no basta.

*Profesor universitario de Filosofía jubilado de la UPEL. Ex Director Ejecutivo (Fundador) de la Casa de Nuestra América José Martí.

 

Related posts

Deja un comentario