Desvergüenza latinoamericana

La empresa petrolera venezolana CITGO ubicada en los Estados Unidos del Norte y que controla al menos 3 importantísimas refinerías, y que el gobierno fascista de Donald Trump pretende robarle, como los viejos bucaneros y piratas ingleses, a nuestro país.

Oscar Bravo

Exclusivo del autor para la Revista Caracola

Desde que comenzó el año 2019, se ha potenciado un feroz ataque en contra de Venezuela, en la que se incluye a su gobierno legítimamente constituido, presionándolo para que renuncie y la amenaza velada de una intervención militar y a su pueblo que sufre las inclemencias del sabotaje y presión económica-financiera, que ha impedido la obtención, por ejemplo, de alimentos y medicinas, en las que hay incluir, el descarado e injustificable robo a su principal empresa petrolera, Citgo-PDVSA.

Los pueblos latinoamericanos ven con asombro y altísima perplejidad, el que gobiernos latinoamericanos, alineados en primer lugar en la auto llamada “Alianza para el Pacifico” y que luego se constituyeron en los que algunos le llaman “El Cártel de Lima”, sean los propulsores de ayudar al coloso del norte para que sancione y destruya la economía de “un país hermano”, sin importarles que eso significa el no respeto a los asuntos internos de los Estados, que tiene entre sus reglas básicas: “los problemas internos de los países, se resuelven entre sus connacionales”.

Es tanto el servilismo de algunos gobiernos latinoamericanos, que el imperio tiene una línea directa con ellos y que cuando los llaman algunos  del trío de la maldad política (Trump, Pence y Pompeo) y les dicen: ‘iene una llamada señor presidente por la línea directa’, dejan todo lo que están haciendo y responden de inmediato: ¡ordene! ¿dígame en que le soy útil!?,y dirán por dentro: ‘por un puñado de dólares y mantenerse en el poder, vale la pena!’.

En el horizonte surgen algunas preguntas: ¿Por qué los gobiernos de la derecha latinoamericana les fascina que los consideren el patio trasero de los Estados Unidos?

¿Estos gobiernos están conscientes de que se están convirtiendo en unos tontos útiles para el imperio, que tiene como objetivo obsesivo, derrocar al gobierno constitucional de Venezuela?

¿Estos gobiernos derechistas sabrán que el imperio tiene una frase estratégica: “no tenemos amigos, sólo aliados?”

¿Estos gobiernos latinoamericanos recordarán cuántos de nuestros países latinoamericanos y caribeños han sido invadidos y que han impulsados golpes de Estado, protagonizados por el imperio?

¿Ésta derecha latinoamericana no tiene sentido de pertenencia?

¿No se imaginan estos gobiernos derechistas, que el día de mañana, el imperio puede hacerle lo mismo que le están haciendo a Venezuela?

¿En dónde queda nuestra cultura integracionista indoamericana?

¿No existe una dignidad latinoamericana? ¿Se perdió el latinoamericanismo?

¿Qué estarán pensando Bolívar, Martí, y todos las y los ilustres libertadores, que eran ANTIMPERIALISTAS, que en el siglo 19, soñaron con la patria grande?

Politólogo.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.