Carta de Nicolás Maduro contra la amenaza intervencionista de Estados Unidos firmada por el pueblo de Venezuela

Momentos en que el Presidente Nicolás Maduro estampa su firma en la carta dirigida al presidente norteamericano exigiéndole saque sus manos de Venezuela. A su lado la Primera combatiente Cilia Flores, esposa del primer mandatario.

Caracas, 8 de febrero 2019. Caracola Press Service CPS – Revista Caracola. El presidente de la República, Nicolás Maduro, leyó este jueves la carta que redactó y propuso sea firmada por millones de venezolanos contra la amenaza intervencionista de Estados unidos, desde la Plaza Bolívar de Caracas, El siguiente tras la jornada de firmas iniciada el pasado miércoles.

“He hecho esta carta pensando en el futuro del país. En el derecho sagrado que tenemos a la paz, al desarrollo autónomo de acuerdo a como a nosotros nos dé la gana de desarrollar nuestro país sin injerencia alguna de ningún tipo”, dijo el presidente explicando su iniciativa.

El siguiente es el texto completo de la carta escrita de puño y letra por el Presidente Maduro y que después  que 10 millones de venezolanos la firmen será enviada a la Casa Blanca. El texto fue leído por el propio Presidente Maduro.

“Si algo sé es de pueblos, porque tal como ustedes, soy un hombre de pueblo. Nací y crecí en un barrio de Caracas, me forjé al calor de las luchas populares y sindicales en una Venezuela sumida en la exclusión y la desigualdad, no soy un magnate, soy un trabajador de razón y de corazón que hoy tengo el privilegio de presidir la nueva Venezuela arraigada en un modelo de desarrollo inclusivo e igualdad social que forjó el Comandante Hugo Chávez desde 1998, inspirado en le legado bolivariano

Vivimos hoy un trance histórico, corren días que definirán el futuro de nuestros países entre la guerra y la paz.

Le digo al pueblo de Estados Unidos: Vuestros representantes de Washington quieren traer a sus fronteras el mismo odio que sembraron en Vietnam, quieren invadir e intervenir Venezuela, ellos dicen, como lo dijeron entonces, en nombre de la democracia y la libertad, pero no es así. La historia de la usurpación del poder en Venezuela es tan falta con las armas de destrucción masiva en Irak. Es un caso falso, pero que puede tener consecuencias dramáticas para nuestra región entera.

Venezuela es un país que, por obra de su Constitución de 1999, ha expandido ampliamente la democracia participativa y protagónica del pueblo y que de forma inédita es uno de los países con mayor número de procesos electorales del mundo en los últimos 20 años.

Podrá no gustarles nuestra ideología nuestro aspecto, pero existimos y somos millones.

Dirijo estas palabras al pueblo de los Estados Unidos con la firma de millones de venezolanos para alertarlos de la gravedad y peligrosidad que pretenden unos sectores en la Casa Blanca de invadir Venezuela, con consecuencias impredecibles para mi Patria y para toda la región americana.

El presidente Donald Trump pretende además perturbar nobles iniciativas de diálogo impulsadas por Uruguay, México, con el apoyo de Caricom (Comunidad del Caribe), para una solución pacífica y dialogada a favor de Venezuela. Sabemos que por el bien de Venezuela tenemos que sentarnos y dialogar, porque negarse a dialogar es elegir la fuerza como camino. Tengamos presente las palabras de John F. Kennedy cuando dijo “nunca negociemos por miedo, pero nunca tengamos miedo de negociar”.

¿Tendrán miedo a la verdad los que no quieren dialogar?, nos preguntamos.

La intolerancia política hacia el modelo bolivariano, venezolano y las apetencias por nuestros inmensos recursos petroleros, minerales y otras grandes riquezas han impulsado una coalición internacional encabezada por el gobierno imperialista de los Estados Unidos, para cometer la grave locura de agredir militarmente a Venezuela bajo la falsa excusa de una crisis humanitaria inexistente.

El pueblo de Venezuela ha sufrido dolorosamente heridas sociales causadas por un criminal bloqueo comercial y financiero, que ha sido agravado por el despojo y robo de nuestros recursos financieros y activos en países alineados con esta demencial embestidas.

El pueblo caraqueño acude en masa a dar la firma que redactara el Presidente Nicolás Maduro. El primer mandatario utilizó esta estrategia política, movilizadora de grandes masas en todo el país, como una de las formas de lucha para enfrentar la agresión imperial y convertirla en una mano que frene una posible agresión armada por parte del gobierno fascista de Trump.

Sin embargo, gracias a un novedoso sistema de protección social, de atención a sectores más vulnerables, con orgullo seguimos siendo un país con índice de desarrollo humano alto y la menor desigualdad de América Latina.

El pueblo estadounidense debe saber que esta compleja agresión multiforme se ejecuta con total impunidad y en franca violación a la Carta de las Naciones Unidas, que expresamente proscribe la amenaza o el uso de la fuerza, entre otros principios y propósitos en aras de la paz y las relaciones de amistad entre las naciones.

Queremos seguir siendo socios comerciales del pueblo de Estados Unidos, como lo hemos sido a lo largo de nuestra historia, sus políticos en Washington, en cambio, están dispuestos a enviar a sus hijos a morir en una guerra absurda, en lugar de respetar el derecho sagrado del pueblo venezolano a la autodeterminación y al resguardo de su soberanía.

Como ustedes, pueblo estadounidense, los venezolanos y las venezolanas somos patriotas y defenderemos lo nuestro con todos los trozos de nuestra alma.

Hoy Venezuela está unida en un solo clamor: exigimos el cese de la agresión que busca asfixiar nuestra economía y sofocar socialmente a nuestro pueblo. Así como, el cese de las graves y peligrosas amenazas de intervención militar contra Venezuela.

Apelamos al alma buena de la sociedad estadounidense, víctimas de sus propios gobernantes, para que se unan a nuestro llamado por la paz. Seamos un solo pueblo contra el belicismo y la guerra.

¡Qué vivan los pueblos de América!

Nicolás Maduro Moros

Presidente de la República Bolivariana de Venezuela

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.