Opinión 

Aparece la punta de la madeja en el caso de las armas acústicas

 

Los EEUU desde el siglo XIX se ha querido tragar a Cuba, “La fruta madura” como siempre lo han dicho sus clases dominantes. Se anexaron a Puerto Rico, al cual hoy abandonan en la tragedia de los ciclones, pero Cuba siempre fue un hueso muy duro de roer, de romper, de fracturar pese a la guerra secreta que a través de la CIA le hacen con sus falsos positivos o sus agresiones criminales como la invasión de Playa Girón.

About Fernando Ravsberg

Un nuevo capítulo de la serie “El Maine acústico” viene de la mano de la agencia estadounidense de prensa AP. Sus periodistas aportan una pieza clave en este rompecabezas: las primeras víctimas de la supuesta arma sónica cubana pertenecían al servicio de espionaje de los EEUU.

“No fue sino hasta que los espías estadounidenses que trabajaban bajo cobertura diplomática reportaron oír extraños sonidos y sufrir efectos físicos que Estados Unidos detectó que algo iba mal, dijeron personas familiarizadas con la situación”, asegura la AP.

En otras palabras acabamos de descubrir la punta de la madeja y este nos lleva directo a la Agencia Central de Inteligencia de los EEUU, la CIA, especialista en guerra psicológica, promotora de golpes de Estado, organizadora de invasiones y financiadora de magnicidios.

La “denuncia” de ese servicio de inteligencia ocurre en medio de las negociaciones entre Raúl Castro y Barack Obama. Parece más que evidente la intención de minar el acercamiento y explica por qué el entonces Presidente de los EEUU no hizo pública la “denuncia”.

No es la primera vez que la CIA simula un falso ataque, también lo hicieron en el golfo de Tonkín, “fue una operación de falsa bandera organizada por los servicios secretos de EEUU, para usarla como pretexto en su participación en la guerra de Vietnam”, según Wikipedia.

También “sembraron” la idea de que el gobierno de Irak poseía Armas de Destrucción Masiva y que era necesario invadir ese país antes de que Sadam tuviera capacidad de utilizarlas. Todo fue mentira para así justificar la invasión, como antes lo hicieron en Vietnam.

La trama de las Armas Acústicas fracasó en un inicio porque chocaron con un Presidente que contaba en su staff con un inteligente asesor de Seguridad Nacional. Desconfiaron de la seriedad de la denuncia y decidieron guardar silencio mientras se investigaba.

Pero la CIA tuvo suerte y apareció el Presidente adecuado para seguir adelante con su operación. Ya tienen medio cerrada la embajada, no entregan visas a los cubanos y boicotean el turismo en Cuba. Son los primeros pasos que nos llevan de regreso a la Guerra Fría pero no serán los últimos.

Related posts

Deja un comentario