Ensayo Poesía 

51 AÑOS DE UNOS POEMAS CIRCUNSTANCIALES

Lydda-Franco-Farías.web
Lydda Franco Farías, una delicada flor que nunca olvidaremos.
Simón-Petit,-escritor-del-l
Simón Petit, escritor del libro “El eco Formidable”, autor del presente trabajo crítico sobre la obra primigenia de Lydda Franco Farías.

                                                                                               SimónPetit

                     Especial para la Revista Caracola 

                                                                                          Qué hacer con esta ciudad chorreando orines milenarios,

                                                                                          espermatozoides puestos a secar en las esquinas

                                                                                          genitales de cópulas frustradas.

                                                                                                                                                    Lydda Franco Farías

Debo confesar, mea culpa, que en el 2015 tuve la firme intención de publicar un trabajo –que aún mantengo inédito- sobre los Poemas Circunstanciales de Lyyda Franco Farías, a propósito de cumplirse 50 años de su publicación. Por acontecimientos asociados a mis funciones burocráticas el tiempo saltó, hizo la finta y me burló en su gambeta. Sin embargo, hoy, cuando la ciudad mariana se presta para “celebrar” la fecha impuesta de su nacimiento como espacio territorial colonizado en los archivos de indias, he querido recordar a una escritora que sufrió en su tiempo los desplantes y el desprecio de una sociedad conservadora y pacata que la obligó posteriormente a residenciarse en Maracaibo.

Cuando Lydda Franco Farías ganó el concurso de poesía del Ateneo de Coro con motivo de su décimo aniversario de creación, el jurado integrado por Virgilio Medina, Antero Dupuy y Maximiliano Guevara, aún reconociendo los méritos y calidad de los textos que premiaron de Lydda, no imaginaron que aquella muchacha serrana de 22 años, se convertiría tiempo después en una de las más connotadas referentes de la poesía venezolana, sobre todo en la poesía escrita por mujeres. Corría el año de 1965 y a partir de mayo de ese año el nombre de Lydda comenzó a escucharse en los jóvenes de la época que con peso propio se hacían lugar en el ambiente poético, tales como Rafael José Alfonso, Enrique Arenas, Pedro Cuartín, Paul González Palencia, Peyo Sierra Graterol, Víctor Hugo Bolívar, entre otros, rompiendo el celofán y consolidando el patrimonio literario que ya estaba fortalecido con los poetas del grupo Coro.

Lydda irrumpe en escena con un libro que se llama Poemas Circunstanciales. Y ella viene a ser la voz del desenfado y el grito desordenado de la apacible ciudad. Vino a colocarse al lado de poetas como Rafael José Alvarez, Hugo Fernández Oviol, Luis Alfonso Bueno, Milán Brecht y Juan de la Cruz Estévez. Ya no era aquella muchacha pueblerina que veían con asombro venida de San Luis con un morral lleno de poemas. Ahora era quien con unos desafiantes textos le ganaba a Guillermo de León y otros importantes poetas del estado en ese concurso. Y al conocer el contenido e intención poética de estos Poemas, más de uno saltó condenándola que lo que había hecho era un insulto a Coro y su gente.

En-la-Antología-Poética-de-
La revolución bolivariana reivindicó la extraordinria poesía de Lydda Franco Farías y su obra fue recogida en una merecida antología que publicó la editorial gubernamental El Perro y la Rana bajo los auspicios de la Misión Cultura.

Qué hacer con la frigidez incipiente de los templos,

con la impotencia manifiesta de los dioses desterrados.

Sin duda que la poesía en su desarrollo y perpetuidad de ésta en las palabras, no deja pasmo para la fascinación. Como adelantándose a lo que podía sucederle por la osadía de escribirle de este modo a la ciudad, Lydda, sentencia:

No pudieron

moldearme a su antojo,

ni darle la forma requerida a mis palabras,

ni templar los metales de mi risa con sus martillos de odio,

ni siquiera lograron meterme de cabeza

en un canon infesto

por eso

vaciaron su rabia sobre mi sustancia imperturbable.

Las generaciones posteriores a Lydda reconocerían en ella que es la voz que les hubiese gustado ser. A Lydda la conocí gracias a otro hermano de lucha, Alí Primera, en 1981. Alí fue su gran amigo. Y gracias a esa amistad pude conocerle y de inmediato también nos hicimos hermanos. Recuerdo que al estrechar su mano lo primero que le dije en vez de “mucho gusto”, fue: “Qué hacer con esta ciudad chorreando orines milenarios”, a lo cual ella con una sonrisa me dijo: “Ayayayyy, Camarada, yo tengo otras cosas que he escrito” y me abrazó una tarde de Julio en Maracaibo.

Aunque ciertamente, Lydda tenía otros tantos libros, su libro famoso fue Poemas Circunstanciales porque incluso por él hasta Juan Liscano en esa oportunidad se metió con ella augurándole que no pasaría de ser una poetisa de segunda.  Luis Alfonso Bueno puede contar mejor que yo ese episodio.

Cuando releemos a algunos poetas y sobre todo si son amigos, uno suele no sólo deleitarse con sus poemas sino imaginar las condiciones que los generaron y el año en el que los escribieron. Parece mentira como un libro de hace 51 años logre cautivarnos todavía como cuando lo leímos por vez primera. Mucho tiempo después Lydda escribió “Recordar a los Dormidos” y me confesaría que en una frase de ese libro cerraba el ciclo de todo lo que aconteció en 1965 con los Poemas Circunstanciales y su llegada a Maracaibo:

Una vida se aplaza y se desplaza

mínima sustancia

                                             cerrazón

Pasada la página, y a pesar de la ausencia física de Lydda, ella, en la inmortalidad de sus textos, sigue siendo aquella muchacha de San Luis, la que en el último poema de ese libro se glorifica en aquellos días, intuitiva y premonitoria, hace 51 años:

primera-bienal-lidda-franco
Del 15 al 18 de octubre del año 2014, se realizó enMaracaibo, estado Zulia, la Primera Bienal de Literatura Lydda Franco Farías, en los espacios de la Biblioteca Pública del Zulia ‘María Calcaño’. Fue un merecido homenaje a la insigne poeta.

Ascenderé por los tallos

transformada,

me sentirás como nunca, palpitante,

en el latido de las hojas

y en el crujir voluptuoso de las ramas.

 

 

Related posts

Deja un comentario