LA ARTISTA

Por Yury  Weky Silva

Exclusivo de la autora para la Revista Caracola

«Está aquí muy cerca con los cuadros que me dejó».

Me dijeron que la artista decidió irse un martes. Yo lo supe el jueves por la tarde y la noticia me envolvió en un oleaje de recuerdos.  Aún me resisto a creerlo. Su partida me dejó desconcertada. Generó su viaje comentarios, silencios. En mí, interrogantes, dudas,  lágrimas e inevitablemente  a pensar en la vida y en la muerte. Admitir que todo principio  tiene un final y que nunca queremos saber de él. Mientras  más pienso en las últimas conversaciones con ella más difícil es admitir una partida tan precipitada, tan violenta, tan repentina que se hace confuso el motivo cuando más feliz la vi, cuando la segunda etapa de su pintura era más vibrante  con  la nueva firma que había adoptado.

Mis evocaciones me llevan a la primera juventud y la recuerdo estudiando medicina y pintando. En esa lucha de ocupación ganaron el lienzo y el pincel. Ella que tenía un culto por la vida, los viajes, los colores, la piedra y el barro así que  no podía asociársela con  tragedia. Eran sus tiempos de colores hermosos, palpitantes, enérgicos de líneas bien tratadas, de hacer y recrear su trópico. Su culto era por el espíritu del color, de la forma. El  pintar y esculpir. De aliento aventurero para cambiar espacio  sin darle a la aventura la exclusividad de marchitarla, en medio de sus miedos, salía a flote con  el arte.

El arte es tan  cruel como Dios porque es capaz de matar; entiendo que esa muerte concluye con la obra terminada y continua la vida con la obra que se inicia. Así era la artista, un constante y diario morir y renacer. Ella moria y resucitaba con los colores. Se abandonaba por horas en su trabajo pictórico o escultórico  y renacía en los colores vibrantes y brillantes. En ese rito celebrado cada día  le servía para evitar la muerte o retardarla. La envolvían dolores, tristezas, abandonos. Una mezcolanza de pasados e historias familiares  y que todas en su conjunto exorcizaba al crear. Sentimientos por el padre, la madre y las hermanas no creo fueran motivos de suceso alguno para quien tenía unas manos creadoras y un alma diáfana e inocente. La conocí y sé que no estaba relacionada con la noche sino con el sol.

Tras haber sufrido una serie de pruebas, de desamor y abandonos iba redescubriendo su capacidad creadora y tal vez el desencanto de los días que se la tragaban si dejar huella. No había surcos en su rostro, no había plata en su cabeza. No la aquejaba dolencia alguna. La belleza no cedía. ¿Por qué se fue la artista?

La recuerdo en muchas cosas. Está aquí muy cerca con los cuadros que me dejó, un maletín viejo de pintor, una paleta. Releo una de sus cartas escrita en una de sus huidas para pintar pegada al mar. Los Hicacos, su playa favorita. Allí sentía el poder de la soledad, cumplía su ritual con la naturaleza  y trascendía en el lienzo, aunque se sintiese huérfana, desamparada y desamada. Tenía un interés selectivo por la naturaleza por eso vemos en sus lienzos montañas, mares, cocos, geranios, árboles, plátanos, riqui riqui, cebollas,  piñas.  La ruta entre la naturaleza y sus cuadros  la transitaba con los pinceles. Experimentó también con varias técnicas y pintó algo de abstracto, pero decía que su inclinación era por lo figurativo. Deslumbró a su profesor en Pietrasanta, en  la costa norte de la Toscana  en la provincia de Lucca, en Italia, cuando hizo su primera escultura en mármol. Se dió licencias para amar  y no fue amada. Sus hombres no estuvieron a la altura de conocerla. Sus intentos no tuvieron la recompensa del amor que buscaba. El  amor, fuerza permanente de la vida sólo se la dió el arte. El amor destinado a  la cosecha se le escapó la primera vez y el fruto fue escaso. Su fertilidad estaba en sus manos. No hubo más estaciones para cosechar. El amor desertaba aunque la  artista lo buscaba.

Me dijo, un mes antes de su partida, que era feliz. No que se sentía feliz sino que lo era y me mostró su obra reciente, la casa compartida con su actual compañero, mientras me  comentaba su nuevo motivo para el dibujo: los caballos ocupaban ahora su interés.

artista muerta
Señala la artista mexicana Itziar Giner Salinas:  «Mi trabajo apunta a la ausencia, y no a la presencia. Lo singular lo es de un objeto, una imagen, un fragmento, un pensamiento que, según Rhotko, “se abre y cierra simultáneamente en todas direcciones”. La pintura es el medio donde manifiesto mis deseos y obsesiones, mi pintura es cosa de la carne, es ella la que desea y agoniza en un bastidor, la que por medio de él quiere afirmarse ante la muerte».

La artista era emoción y cuerpo. Tal vez su fragilidad la llevó a  la decisión última. Las emociones complejas y contradictorias sobre la vida y la muerte no eran tema de conversación para ella. Nunca le escuché manifestar la creencia de liberación por la muerte, temores o  miedo por la vejez. No supe  de sus inquietudes y fuerzas emotivas ante el dilema de vivir o morir. Sus apasionadas conversaciones conmigo eran sobre pintores, viajes y sus penas personales que no se resolvían con el aniquilamiento. En lo profundo de su naturaleza,  estaba su impulso creador que  yo traducía como su deseo de vivir.

El acto privado de su muerte, lejos de sus parientes, de quienes la amábamos se transformó en un hecho  público. Ese duelo lo cargamos, esa pena duele, el   nexo del afecto no ha sido roto.

Caracas, 06 de febrero 2016

La autora del presente trabajo, Yury Weky Silva fue Premio  Accesit (en ensayo) El  Nacional  1968, autora de los libros: ‘La  Revolución  es un  camino  sin tregua’ (2003). ‘Por  los  Caminos’ (2005). ‘Caminos  de  Revolución’  (2007)’. Coautora de: ‘El  Socialismo  en  el siglo XXI’ (2006). ‘Pedro  el  Insustituible’  (2008). Tiene registrados en el Sapi y que permanecen inéditos: ‘Mujer dispara por la vida’. ‘Desde el Sol  de  Maturín’. ‘Voces de  ausencia’.

 

 

 

 

 

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.